16 relatos de espíritus perturbados


16 relatos de espíritus perturbados.




Calificar de «perturbado» a un espíritu, además de constituir una inocua maniobra editorial, acaso se relaciona con la vasta bibliografía sobre relatos de fantasmas, aparecidos y otros obstinados entes sobrenaturales; cuyas antologías más conocidas acapararon los mejores títulos.

Esta colección de cuentos de fantasmas, titulada: Espíritus perturbados (Perturbed Spirits), nos ofrece 16 relatos de espíritus perturbados; historias que, por su parte, subrayan el carácter alienado de los revinientes, a menudo contrarios a las necesidades simples de demonios y vampiros en general.





Espíritus perturbados.
Perturbed Spirits.
  • El ojo invisible (The Invisible Eye, Erckmann-Chatrian)
  • El valle muerto (The Dead Valley, Ralph Adams Cram)
  • La doncella de D'y's (The Demoiselle D’y's, R.W. Chambers)
  • La nave abandonada (The Derelict, William Hope Hodgson)
  • Vera (Vera, Villiers De L’Isle Adam)
  • El demonio en el pantano (The Devil on the Marsh, H.B. Marriott Watson)
  • El hombre de la nariz (The Man with the Nose, Rhoda Broughton)
  • Fantasma del honor (Ghost of Honor, Pamela Hansford Johnson)
  • La chimenea (The Fireplace, Henry S. Whitehead)
  • La estación embrujada (The Haunted Station, Hume Nisbet)
  • La habitación perdida (The Lost Room, Fitz-James O’Brien)
  • La luz cadavérica (The Corpse Light, Dick Donovan)
  • La máscara de la muerte (The Death Mask, H.D. Everett)
  • La torre de Wolverden (Wolverden Tower, Grant Allen)
  • La tumba inquieta (The Unquiet Grave, F.M. Mayor)
  • Mortmain (Mortmain, John Metcalfe)




Antologías. I Relatos góticos.


El resumen y análisis del libro: Espíritus perturbados (Perturbed Spirits) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de August Derleth..
Poema de Percy Shelley..
Análisis de «Más allá del muro del sueño»..

Relato de May Sinclair.
Espíritus que golpean las paredes.
Relato de Elizabeth Bowen.