«Laustic»: María de Francia; poema y análisis.


«Laustic»: María de Francia; poema y análisis.




Laustic (Laüstic) —también conocido como Balada del Ruiseñor (Lai du Laostic)— es un poema de amor de la poetisa francesa María de FranciaMarie de France—, escrito a finales del siglo XII.
Laüstic significa «ruiseñor» en celta bretón, y aunque estamos frente a una balada medieval, esto no impide que la temática de este gran poema de Maria de Francia sea actual. Aquí, una dama engaña a su marido con el vecino. Por las noches, cuando su esposo duerme, ella habla con su amado escuchando el canto del ruiseñor. Cierto día, impulsado por la ira, este marido engañado mata al pájaro creyendo que este es el culpable de las dilatadas vigilias de su dama.




Laustic.
Laüstic, María de Francia (siglo XII)

Os contaré una aventura
de la que los bretones un romance compusieron;
Laustic es su nombre, así dijeron
-así se llama en aquel país-,
es el Rossignol en francés
y Nightingale en perfecto inglés.
En Sain Malo la encontré,
fue una ciudad renombrada.
Dos caballeros allí habitaban
en dos casas próximas.
El uno tenía mujer,
prudente, cortés y encantadora.
El otro era estudiante,
muy célebre por sus hazañas.
Amó a la mujer de su vecino,
tanto la solicitó, tanto la suplicó,
y tan intensamente la sintió
que ella enseguida lo retribuyó.
Se amaron con prudencia,
mucho cuidaron su secreto,
no fueron molestados ni difamados.
Próximas estaban sus casas,
sus miradores, sus salas:
no había obstáculo ni empalizada
que los separara.
Donde por la noche o por el día
juntos pudiesen hablar;
nadie los podía observar.
Largo tiempo se amaron,
tanto que los campos reverdecieron
y los huertos florecieron.
Los pájaros, con gran dulzor,
llevan su alegría bajo la flor;
quien entienda esta astucia
entenderá el amor.
Cuando la luna brilla, frustrada,
ella a menudo se levanta,
se disfraza bajo su manto.
Una cosa se ha de pensar,
que es el ruiseñor quien la llama.
Pronto, no hay criado que no haga trampas,
teja redes y cuerdas,
No hay avellano ni castaño
donde no pongan lazos.
Atraparon al ruiseñor y lo llevaron a su amo.
¡Venid, señora! atrapado está el ruiseñor
por el que tanto habéis velado.
En paz podrás reposar,
el ruiseñor nunca más despertará.
La dama lo escuchó con dolor,
pero por las noches siguió sus paseos.
Su marido muchas veces la reprendió,
y ella respondía que en este mundo
no hay alegría mayor
que escuchar el canto del ruiseñor.
Con irritación le arrojó las plumas,
El cuerpo ensangrentado,
y salió de la habitación.
La dama tomó el pequeño cuerpo,
llora y maldice a los hacedores de trampas,
los tejedores de lazos y cuerdas.
"No podré por las noches sentarme en la ventana,
donde solía ver a mi amigo".
En dorado paquete envolvió el cuerpo,
bordado en oro envió el mensaje.
Ante el caballero de al lado
llega el cadáver del ruiseñor.
Dolido por el acontecimiento,
hizo forjar un estuche,
sin hierros ni aceros,
todo en oro fino y aros selectos,
con hilos bien sujeto,
escondió al ruiseñor,
y desde entonces lo lleva sobre el pecho.


Une aventure vus dirai,
dunt li Bretun firent un lai.
Laüstic a nun, ceo m’est vis,
si l’apelent en lur païs ;
ceo est russignol en Franceis
e nihtegale en dreit Engleis.

En Seint Malo en la cuntree
ot une vile renumee.
Dui chevalier ilec maneient
e dous fortes maisuns aveient.
Pur la bunté des dous baruns
fu de la vile bons li nuns.
Li uns aveit femme espusee,
sage, curteise e acesmee ;
a merveille se teneit chiere
sulunc l’usage e la maniere.
Li altre fu uns bachelers,
bien coneüz entre ses pers

de pruësce, de grant valur,
e volentiers faiseit honur.
Mult turneiot e despendeit
e bien donot ceo qu’il aveit.
La femme sun veisin ama.
Tant la requist, tant la preia
e tant par ot en lui grant bien
qu’ele l’ama sur tute rien,
tant pur le bien qu’ele en oï,
tant pur ceo qu’il ert pres de li.
Sagement e bien s’entramerent.
Mult se covrirent e guarderent
qu’il ne fussent aparceü
ne desturbé ne mescreü.
[Bl. 165c] E il le poeient bien faire,
kar pres esteient lur repaire,
preceines furent lur maisuns
e lur sales e lur dunjuns ;
n’i aveit barre ne devise
fors un halt mur de piere bise.
Des chambres u la dame jut,
quant a la fenestre s’estut,
poeit parler a sun ami,
e il de l’altre part a li,
e lur aveirs entrechangier
e par geter e par lancier.
N’unt guaires rien ki lur desplaise.
Mult esteient amdui a aise,
fors tant qu’il ne poeent venir
del tut ensemble a lur plaisir ;
kar la dame ert estreit guardee.
quant cil esteit en la cuntree.
Mes de tant aveient retur,
u fust par nuit, u fust par jur,
qu’ensemble poeient parler ;
nuls nes poeit de ceo guarder
qu’a la fenestre ne venissent
e iloec ne s’entreveïssent.
Lungement se sunt entramé,
tant que ceo vint a un esté,
que bruil e pre sunt reverdi
e li vergier erent fluri.
Cil oiselet par grant dulçur
mainent lur joie en sum la flur.
Ki amur a a sun talent,
n’est merveille s’il i entent.
Del chevalier vus dirai veir :
il i entent a sun poeir
e la dame de l’altre part
[Bl. 165d] e de parler e de reguart.
Les nuiz quant la lune luiseit
e sis sire culchiez esteit,
de juste lui sovent levot
e de sun mantel s’afublot.
A la fenestre ester veneit
pur sun ami qu’el i saveit,
ki altel vie demenot
e le plus de la nuit veillot.
Delit aveient al veeir,
quant plus ne poeient aveir.
Tant i estut, tant i leva
que sis sire s’en curuça
e meinte feiz li demanda
pur quei levot e u ala.
’Sire’, la dame li respunt,
’il nen a joie en icest mund,
ki n’ot le laüstic chanter ;
pur ceo me vois ici ester.
Tant dulcement l’i oi la nuit
que mult me semble grant deduit ;
tant m’en delit e tant le vueil
que jeo ne puis dormir de l’ueil’
Quant li sire ot que ele dist,
d’ire e de maltalent en rist.
D’une chose se purpensa :
le laüstic engignera.
U n’ot vaslet en sa maisun
ne face engin, reiz u laçun ;
puis les metent par le vergier.
N’i ot coldre ne chastaignier
u il ne metent laz u glu,
tant que pris l’unt e retenu.
Quant le laüstic orent pris,
al seignur fu renduz tuz vis.
[Bl. 166a] Mult en fu liez, quant il le tint.
As chambres a la dame vint.
’Dame’, fet il, ’u estes vus ?
Venez avant ! Parlez a nus !
J’ai le laüstic engignié,
pur quei vus avez tant veillié.
Des or poëz gisir en pais ;
il ne vus esveillera mais ! ’
Quant la dame l’a entendu,
dolente e cureçuse fu.
A sun seignur l’a demandé,

e il l’ocist par engresté.
Le col li runt a ses dous meins :
de ceo fist il que trop vileins.
Sur la dame le cors geta,
si que sun chainse ensanglenta
un poi desur le piz devant.
De la chambre s’en ist a tant.
La dame prent le cors petit.
Durement plure e si maldit
cels ki le laüstic traïrent
e les engins e les laz firent,
kar mult li unt toleit grant hait.
’Lasse’, fet ele, ’mal m’estait !
Ne purrai mes la nuit lever
n’aler a la fenestre ester,
u jeo sueil mun ami veeir.
Une chose sai jeo de veir,
il quidera que jeo me feigne.
De ceo m’estuet que cunseil preigne :
le laüstic li trametrai,
l’aventure li manderai ! ’
En une piece de samit,
a or brusdé e tut escrit,
a l’oiselet envolupé.
[Bl. 166b] Un suen vaslet a apelé.
Sun message li a chargié,
a sun ami l’a enveié.
Cil est al chevalier venuz.
De part sa dame dist saluz,
tut sun message li cunta,
le laüstic li presenta.
Quant tut li a dit e mustré
e il l’aveit bien esculté,
de l’aventure esteit dolenz ;
mes ne fu pas vileins ne lenz.
Un vaisselet a fet forgier.
Unkes n’i ot fer ne acier :
tuz fu d’or fin od bones pieres,
malt preciüses e mult chieres ;
covercle i ot tresbien asis.
Le laüstic a dedenz mis.
Puis fist la chasse enseeler,
tuz jurs l’a faite od lui porter.

Cele aventure fu cuntee,
ne pot estre lunges celee.
Un lai en firent li Bretun,
le Laüstic l’apelë hum.


María de Francia (siglo XII)




Poemas franceses. I Poemas góticos.


El análisis y resumen del poema de María de Francia: Laustic (Laüstic) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Unknown dijo...

vine por una tarea gracias me encanto la poesia
but vine buscando cobre y acabe encontrando oro



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Percy Shelley..
Análisis de «Más allá del muro del sueño»..
Relato de May Sinclair.

Espíritus que golpean las paredes.
Relato de Elizabeth Bowen.
Psicología.