«Nada dorado puede permanecer»: Robert Frost; poema y análisis


«Nada dorado puede permanecer»: Robert Frost; poema y análisis.




Nada dorado puede permanecer (Nothing Gold Can Stay) es un poema metafísico del escritor norteamericano Robert Frost (1874-1963), compuesto en 1923 y publicado en la edición de octubre de ese mismo año de la revista Yale Review. Posteriormente sería reeditado en la antología: New Hampshire, la cual le valió a Robert Frost la posibilidad de adjucarse el premio Pulitzer.

Nada dorado puede permanecer, uno de los grandes poemas de Robert Frost, expresa con delicada sencillez las preocupaciones humanas en un mundo cambiante, donde nada permanece realmente, donde todo parece deslizarse como arena entre los dedos.

En este contexto, Nada dorado puede permanecer de Robert Frost recurre a una sucesión de imágenes cambiantes que reflejan la imposibilidad humana de retener esos momentos fugitvos.




Nada dorado puede permanecer.
Nothing Gold Can Stay, Robert Frost (1874-1963)

El primer tinte de la naturaleza es dorado,
para mantener su verde más intenso.
Su hoja temprana va floreciendo
y vive apenas una instante.
La hoja muere al caer, danzante,
como se hundió el Edén muy a su pesar,
así el alba día a día desciende.
Nada dorado puede permanecer.


Nature’s first green is gold,
Her hardest hue to hold.
Her early leaf’s a flower;
But only so an hour.
Then leaf subsides to leaf.
So Eden sank to grief,
So dawn goes down to day.
Nothing gold can stay.


Robert Frost
(1874-1963)




Poemas góticos. I Poemas de Robert Frost.


Más literatura gótica:
El análisis, resumen y traducción al español del poema de Robert Frost: Nada dorado puede permanecer (Nothing Gold Can Stay), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reprodución escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Charles R. Tanner.
Relato de Charles R. Tanner.

Etimologías y curiosidades.
Relato de Amelia Reynolds Long.
Artículo.