La noche que los ángeles se embriagaron


La noche que los ángeles se embriagaron.




Los sótanos del bar inducen al desenfreno. Dios, a quien ya habíamos encontrado encerrado en el baño, no estaba presente en ese revoltijo de cuerpos y voces. En su ausencia, un ángel se embriagaba entre nosotros.

Para ser un ángel, hay que decirlo, Uriel demostró tener una gran resistencia al alcohol. Bailó, cantó, apostó fortunas que no poseía a intuiciones fatuas, maniobró con mujeres expertas sobre los taburetes, sobre las mesas. Sus alas, por un momento, se marchitaron, se hicieron diminutas, ridículas, como tumores u omóplatos desencajados.

El profesor Lugano se encargó de que el licor corriera rápido y las mujeres aún más.

En la hora incierta que precede al amanecer, exhaustos y con los rostros entumecidos, salimos a la calle.

Nos despedimos del ángel con gran entusiasmo. Ya lo imaginábamos abandonando las delicias laxas del cielo y encaminándose a la fatal repetición de resacas del sótano. Sin embargo, sus alas se expandieron, recuperaron todo su esplendor, y voló, créalo, hacia las nubes con una sonrisa que jamás olvidaré.

Uriel nunca regresó, pero de tanto en tanto recibimos a otros: ángeles curiosos que revolotean por el salón y se pierden como niños entre el humo y las risas del sótano.

Hasta ahora nadie se atrevió a preguntarles por qué lo hacen. Sencillamente no hace falta. En el cielo nunca ocurre nada. No hay dolor ni tristeza, no hay desesperanza ni tragedia; por eso los ángeles intuyen lo que nosotros, los del sótano, sabemos desde la noche de los tiempos: quien desconozca el precio de la felicidad no puede ser feliz.




Filosofía del profesor Lugano. I Egosofía: filosofía del Yo.


Más literatura gótica:
El artículo: La noche que los ángeles se embriagaron fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Microficción.
Relato de Charles Nodier.
Obras completas de Ludwig Tieck.

Poema de William Stafford.
Relato de M.R. James.
Obras completas de Ernst Raupach.