Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


El alma de los vampiros

El alma de los vampiros.


Entre los vampiros se relata la siguiente historia:

Hubo un tiempo, conocido como Hnu, tan remoto como incalculable, en el que las almas se rehusaban a habitar un cuerpo.

Eran, en cierta forma, un principio y también un fin en sí mismas.

Las lenguas latinas lo contradicen, creyendo que solo la inteligencia es merecedora de un alma. La palabra "anima" designa un principio móvil, una esencia capaz de manifestarse a través del movimiento.

Pero las almas, relatan los vampiros, eran entidades inertes, absortas, completas en sí mismas y, en consecuencia, incapaces de amplificarse sobre el universo.

De hecho, para las almas, todo el universo estaba en ellas.

Y llegó un día terrible, signado por el fuego, en el que las almas estuvieron completas. No decrecían pero tampoco se expandían. No había fronteras, ni arrabales, ni estribaciones que anunciaran un final o un principio.

Entonces las almas se rebelaron.

El signo inequívoco de esa rebelión, que los hombres juzgan fundacional, fue el mundo: los mares, las montañas, las hondonadas.

El alma las hizo para que ella sea.

Las almas son moluscos con sed de universo, un gusanos ciegos incapaces de vibrar, de estremecerse, salvo a través de un órgano marginal cuya función es permitir que el alma sienta.

Así nacieron los hombres, los animales, las cosas que se mueven, que crecen, que respiran, que nadan, que echan raíces. El alma gobierna sobre todos ellos. Es un emperador cuyo imperio no tiene fronteras.

El alma ocupa, y es ocupada, por cada cuerpo vivo que la justifica, que la sostiene, que le permite sentir el mundo como algo ajeno a ella misma.

Y es así que, sofocada, el alma de los hombres se sirve de sus huéspedes, al menos durante un tiempo, para sentir el universo.

Pero los vampiros saben que el alma es traicionera, y que su destino es abandonar la carne y respirar el mundo libremente.



Más Diario de un vampiro. I Egosofía: el conocimiento del Yo.


Más literatura gótica:
El artículo: El alma de los vampiros fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso!
Jamás se me habría ocurrido

Vianey dijo...

Vaya! nunca me imaginé algo como eso, aunque es muy subjetivo debido a la complejidad de las oraciones, se me hizo un poco difícil entenderlo pero creo que esto es porque cada quien lo entiende a su manera, no sé si este era el objetivo del relato pero aún así me gustó mucho!!
Nos leemos ;)