Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


Los peligros de la magia negra

La Magia Negra, aquella rama del ocultismo dedicada a asuntos francamente censurables, ha sido denunciada por un número considerable de esoteristas; entre ellos, Papus, Eliphas Levi, Annie Besant y H.P. Blavatsky, por mencionar a los más conocidos.

No obstante, una de las más agudas intérpretes de la Magia Negra elaboró sus hipótesis basándose parcialmente en la tradición del ocultismo, y, en cambio, se apoyó en la psicología para estudiar su influencia; especialmente en los estudios de Nandor Fodor, Marie Bonaparte, Sigmund Freud y Carl Jung.

Para descubrir los secretos de la Magia Negra citaremos una de las obras capitales de Dion Fortune (1890-1946), autora de La cábala mística (The Mystical Qabalah); Órdenes esotéricas (Esoteric Orders and Their Work); Filosofía esotérica del amor y el matrimonio (The Esoteric Philosophy of Love and Marriage) y Magia aplicada (Applied Magic); titulada: Autodefensa psíquica (Psychic Self Defence).

Allí se habla de una misteriosa Logia Negra, fraternidades siniestras que captan a los incautos, y cuya influencia -comenta Fortune- puede lograr un alcance insospechado en nuestra sociedad.


Peligros de la Magia Negra.
Dion Fortune.

Los hechos considerados en el capítulo anterior, aunque deberían hacernos extremadamente cautos al sopesar la evidencia, no deben cegarnos al hecho de que hay ovejas negras en todo rebaño y que una fraternidad que comenzó con las mejores intenciones puede, bastante inadvertidamente, por la ignorancia o las imperfecciones de sus líderes, empezar a desviarse hacia el Sendero de la Izquierda. Gente perfectamente inocente entra en ella cuando está en el proceso de desvío pero aún no es manifiestamente negra, y puede encontrarse en aguas que son desagradablemente sucias, incluso si no realmente peligrosas.

Los peligros esotéricos serán estudiados en detalle en el siguiente capítulo, pero podemos muy bien considerar en este lugar los peligros exotéricos que pueden ocurrir detrás del Velo del Templo, pues la naturaleza humana es siempre la misma dondequiera que la encontremos, y muestra poca originalidad en escoger su ruta hacia la Fosa. Podría pensarse que en un libro tal como éste no habría necesidad de tocar estas materias, pero si este libro ha de servir el propósito para el que se destina, es necesario hacerlo así por tres razones; en primer lugar porque la mayor proporción de estudiantes de esoterismo son mujeres, e incluso en estos instruidos días ellas son usualmente ignorantes de la vida del inframundo, y una Logia Negra conduce por un camino directo y estrecho a la tierra de los apaches y demimondaines, aparte de sus otros defectos.

En segundo lugar, un conocimiento de estos hechos es esencial para el diagnóstico diferencial. En tercer lugar, los poderes ocultos no se usan infrecuentemente para obtener fines puramente mundanos, por lo tanto cuando aparece la cuestión de la criminalidad ordinaria en conexión con una organización oculta, el resultado puede ser complicado por una mezcla de métodos que pertenecen a otro plano.

Debemos recordar siempre que una logia puede no haber sido formada necesariamente para el propósito expreso de evadir la ley; puede haber comenzado con un fin perfectamente legítimo a la vista, y haber sido explotada por los hacedores del mal para sus propios propósitos, pues, debido a la reservada naturaleza de sus procedimientos, la forma de organización de la fraternidad se presta a diversas formas de violación de la ley.

Es bien conocido que una organización oculta ha estado envuelta asuntos criminales. Una tercera degeneró en lo que era poco mejor que una casa de mala fama, y su cabeza era un experto abortista. Otras han estado envueltas en políticas subversivas. Aquellos que se unen a las fraternidades sin investigarlas apropiadamente y a los credenciales de aquellos que las dirigen pueden encontrarse implicados en cualquiera o todas de estas cosas. Detrás del velo del secreto, guardado por impresionantes juramentos, pueden suceder muchas cosas, y es por lo tanto esencial informarse de modo sumamente cuidadoso concerniente al carácter, los credenciales y el registro de los líderes de una organización.

Si estos no están fácilmente accesibles, algo esta mal. El Extranjero Misterioso, que ha llegado recientemente de Oriente o del Continente, ambas direcciones más bien vagas, es probablemente un fraude.

Si se experimenta alguna dificultad en descubrir los antecedentes de un supuesto adepto, podrían hacerse investigaciones del bien conocido periódico Verdad, de Carteret Street. Verdad fue fundado originalmente para exponer los abusos en la vida financiera y pública, y con este fin guarda una "Lista Negra" de individuos que mejor es evitarlos. Es honrada y valiente en sus métodos, ni perseguidora, ni respetadora de personas. Mantiene un ojo vigilante sobre el campo oculto y los charlatanes de picota, una tarea por la que debería tener la gratitud y el apoyo de todos los que tienen la causa de la Religión de la Sabiduría en el corazón.

El peligro más común a que está expuesta una persona que entra en la compañía de indeseables, es que sea inducida a participar con más dinero del que es conveniente por los honrados por el tiempo expedientes de la estafa y el chantaje, siendo el último con mucho la forma más común de desagrado en las Logias Negras. El único remedio en todos esos casos es poner la cuestión en manos de la policía. En primer lugar, es tu deber como ciudadano a fin de que otros no puedan ser victimizados como tú lo has sido. En segundo lugar, si no lo haces tus perseguidores no te dejarán hasta que hayan chupado hasta dejarte seco, e incluso ni siquiera entonces si pueden encontrarte todavía un uso como mandado. Nunca se deshace uno de un chantajista dándole dinero. Es meramente una invitación a que llame de nuevo. Actuad rápida y firmemente al comienzo y pronto estaréis al final de vuestros problemas.

El exigir dinero con amenazas es chantaje, y el coercionar a cualquier curso de acción por amenazas es también un crimen. Cualesquiera arreglen los que se entre, o documentos firmados a consecuencia de amenazas, no atan. Las amenazas no han de ser necesariamente groseras y abiertas, como el apuntar con un revólver; cualquier cosa que te coacciones contra tus inclinaciones puede ser interpretado como una amenaza. Por ejemplo, suponiendo que te fuera intimado, aunque con tacto, que si no contribuyeras a los fondos de una organización, tu interés en el ocultismo estaría expuesto a ser cotilleado, y posiblemente te involucraría en desavenencias con tus familiares, o tus empleados, esto, ante los ojos de la ley, sería chantaje. Cualquier cosa, de hecho, que juegue sobre los temores de una persona es amenaza.

Consideremos ahora cuál es la mejor cosa a hacer si eres amenazado. Es rara vez sabio el responder a la amenaza con la amenaza. La mejor cosa es responder que pensarás sobre ello y ver qué puede hacerse, y entonces ir en directo a la estación de policía más próxima y contar toda la historia. Puedes estar seguro de la mayor cortesía y gentileza, y que se hará todo esfuerzo por ayudarte, incluso si tienes que admitir que no has sido del todo inocente tú mismo. Al venir a la policía y contarles francamente la posición de tus negocios, has, en el lenguaje popular, "cambiado la evidencia del Rey", y las autoridades irán un largo camino hacia proteger a alguien que hace esto.

No te acobardes por el hecho de que no puedas presentar ningún testimonio adicional en apoyo de tu afirmación. La policía puede decirte que no hay evidencia suficiente para pedir una orden de arresto; no obstante harán investigaciones, y el hecho mismo de que la policía esté haciendo investigaciones será suficiente para atemorizar a los chantajistas sacándoles de su gorroneo y probablemente del país; ni se detendrán usualmente en hacer los descubrimientos amenazados en route, sino que "irán mientras lo que va es bueno". Más aún, tu queja irá a los registros de la policía, y se mantendrá una vigilancia; en el curso debido puede hacerse otra queja, o, por lo que sabes, puede haber sido hecha ya, y entonces la red comienza a apretarse Recuerda siempre que el chantajista tiene mucho más que temer de la exposición abierta que tú; pues cualesquiera fastidios que puedas tener a la espera, él tiene que prever un largo término de servicio penal, y posiblemente el temido "gato" si el caso es malo. Un recuerdo a tiempo de este hecho hace maravillas con pretendientes a chantajistas.

Ni debe detenerte el temor a la exposición de tus propios errores. La naturaleza de los cargos traídos contra ti por el chantajista nunca serán mencionados. No eres tú quien está siendo sondeado. Ni será revelada tu identidad. Se te referirá como Mr. A. o Mrs. B. Lejos de ser tratado como un hacedor de mal o tener el dedo del escarnio apuntado hacia ti, encontrarás que eres considerado como una persona que está haciendo un servicio público y se hará todo esfuerzo por aquellos en la autoridad para suavizar tu sendero. Se está haciendo un esfuerzo decidido en el momento presente por aplastar este crimen abominable, y los jueces están dando sentencias ejemplares y protegiendo a los perseguidores en todos los modos a fin de animarles a presentarse.

Pero aparte de cualquier forma de coerción, gente imprudente puede, mientras está llena de entusiasmo o embelesada por la nueva revelación, desprenderse de considerablemente más dinero del que puede confortablemente dispensar; pueden incluso poner literalmente todo lo suyo sobre el altar, y entonces, desilusionados por los hechos posteriores, lamentarse grandemente de haberlo hecho así. En muchos de tales casos un abogado competente puede asegurar una devolución de fondos. Los tribunales no miran con favor a las contribuciones excesivas a los "movimientos".

Ni que decir tiene, que ninguna organización correctamente conducida consentirá en aumentar sus fondos a expensas de la ruina de uno de sus miembros. Debe, por supuesto, protegerse igualmente contra los caprichos, la malevolencia, y las maquinaciones de la clase de mentalidad que trata de comprar influencia por suscripciones. Ha sido siempre nuestra costumbre en la Fraternidad de la Luz Interna el insistir que cualquier mujer que se proponga dar una gran donación debe consultar a su consejero financiero antes de hacerlo. Por una razón u otra hemos rehusado más de veinticinco mil libras durante los últimos siete años. Y no tuvimos ninguna razón para lamentar el haberlo hecho así. La fuerza de una organización oculta no yace en el plano físico.

Es bien sabido que hay diversas sustancias que pueden usarse para exaltar la conciencia e inducir un psiquismo temporal. Puede no ser igualmente bien conocido que la mayoría de estas substancias caen bajo las regulaciones del estado, y que obtenerlas de fuentes irregulares, o incluso ser encontrado en posesión de ellas salvo para un fin legítimo, es exponerse a persecución, y en este caso también las autoridades están extremadamente alertas y los magistrados son extremadamente drásticos.

Todos los iniciados del Sendero de la Derecha están de acuerdo en declarar que exaltar la conciencia por medio de sustancias es un proceder peligroso e indeseable. Puede haber trabajadores investigadores que por razones legítimas deseen llevar acabo experimentos, pero no puedo concebir ninguna razón legítima para introducir a un neófito al hábito de la consumo. En cualquier caso, si se llevan acabo tales experimentos, deberían ser conducidos bajo la supervisión de un practicante médico cualificado que estará en posición de impedir la catástrofe o tratar con ella si surgiera.

Las sustancias que alteran la conciencia afectan también al corazón, y los corazones no son siempre todo lo que deberían ser. Más aún, la composición de las sustancias raras no está normalizada y varía enormemente; están expuestas a contener diversas impurezas, y las muestras pueden llegar a ser inusualmente tóxicas. El fastidio de tener sobre las manos de uno un cuerpo inesperado y del que no se puede dar cuenta es superado sólo por el fastidio de volverse uno mismo el cuerpo, cualquiera de cuyas eventualidades pueden suceder cuando la gente comienza a experimentar con sustancias que "aflojan las vigas de la mente".

Las morales de la humanidad dejan mucho que desear en general desde el punto de vista del purista, y las organizaciones ocultas, ocupando como lo hacen, la costa marina de Bohemia, dejan más de lo usual. Unas pocas de las mejores, manteniendo que el ocultismo es esencialmente una religión, sostienen una norma elevada; el resto están bendecidas con una caleidoscópica colección de almas compañeras. Esto no necesita concernirnos aquí. Si la gente escoge patear las cintas del delantal de Mrs. Grundy, ese es su problema.

Todo lo que necesitamos considerar en este capítulo es la forma puramente normal de ligero vivir que se camufla bajo una pretensión de ocultismo. De esto he visto numerosos casos. La cabeza de un grupo seducía sistemáticamente a sus pupilas bajo el pretexto de que era parte de su iniciación, y el grupo aceptaba la situación en un espíritu del más puro autosacrificio.

Varias otras navegaron desagradablemente cerca del viento, con el resultado de que fueron prevalecientes las "opresiones" y las crisis nerviosas subsiguientes. Apenas debería ser necesario decir que tales métodos no forman parte del Sendero de la Derecha.

Es asombroso hasta qué punto las mujeres de los mayores ideales y de buena familia y amplia cultura pueden ser inducidas a aceptar tales teorías y prácticas. El peligro de ser miembro de un grupo así para chicas jóvenes o mujeres no sofisticadas puede ser imaginado prontamente. He sido acusada a menudo de ser de mentalidad estrecha en mi actitud hacia los grupos en los que se permite que vayan adelante tales cosas, pero el costo en sufrimiento humano es tan grande y la desmoralización general tan sórdida que la tolerancia viene peligrosamente cerca del cinismo.

Puede no ser realizado generalmente, pero hay tanto peligro de corrupción en una Logia Negra para chicos y jóvenes como lo hay para las mujeres. Ha habido un número de casos tan flagrantes que la policía ha intervenido, tanto aquí como en el extranjero.

En tiempos antiguos, y entre las gentes primitivas, el sacrificio humano era un incidente común en conexión con las prácticas ocultas. No es desconocido en la Europa Oriental incluso en el presente día. El cuento para niños de Barbazul tiene su origen en las prácticas del infame Gilles de Rais, Mariscal de Francia y camarada de Juana de Arco, que asesinó a innumerables niños y jóvenes en conexión con sus experimentos mágicos. Nunca he oído de un caso en Inglaterra, pero ha habido en diversos tiempos algunas matanzas curiosas reportadas de los Estados Unidos que parecían sospechosamente crímenes rituales, pero en ausencia de información adecuada es imposible llegar a una conclusión final sobre ellas. Recientemente llegó a mis manos, sin embargo, un libro sobre magia publicado para la circulación privada, en el que se hace la afirmación de que el sacrificio de sangre ideal es un niño macho.

El cargo de actividades revolucionarias es uno que ha sido hecho frecuentemente contra el movimiento oculto. Hay ciertas cosas, sin embargo, que deben tenerse presentes al calibrar la verdad de este cargo. En primer lugar, el movimiento oculto no es un todo homogéneo. Es totalmente inorganizado e inregulado, y puede ser comparado mejor al estado de Inglaterra antes de la Conquista Normanda. Las condiciones en los diversos grupos y asociaciones varían ampliamente, y lo que es verdad de uno puede no ser verdad de otro. No puede haber duda alguna que diversas organizaciones en diversos momentos han estado implicadas en la política, como lo testimonia la asociación de la Sociedad Teosófica con movimientos políticos Indios; pero debemos tener presente que los revolucionarios de una generación son los reaccionarios de la generación siguiente. Después de todo, la política es una cuestión de opinión, e incluso la gente con la que no estamos de acuerdo puede estar en lo correcto al final.

Personalmente soy de la opinión de que es extremadamente imprudente para una fraternidad oculta el implicarse en política por razones que he sentado en otro de mis libros, Ocultismo Sano, y en las que no entraré ahora, pues no son relevantes a estas páginas. Pero puesto que las gentes desde tiempo inmemorial se han agrupado para la acción política no podemos hacer excepción a lo que la ley permite. La gente que se une a una organización establecida para el trabajo político lo hace con sus ojos abiertos y presumiblemente para los fines para los que fue fundada. Surgen bases para la objeción, sin embargo, cuando se funda una organización para objetivos no políticos y posteriormente los líderes, sin consultar, o incluso informar a sus sustentadores, emprenden actividades políticas por su propia cuenta y usan su organización para el propósito, involucrando así a sus seguidores sin su consentimiento en cualesquiera complicaciones que puedan surgir, y usando dinero contribuido para un propósito específico para otros fines distintos de los que los donantes tenían a la vista.

Puede preguntarse qué uso, en el día presente, podrían hacer los revolucionarios de las organizaciones ocultas. Dentro de mi conocimiento personal las han usado, o han intentado usarlas, con el fin de hacer llegar cartas a gente cuya correspondencia está siendo vigilada, y yo misma recibí una vez una petición de permitir a una persona que había sido deportada retornar al país bajo un nombre asumido y residir en una de nuestras casas de comunidad como miembro, y se ofrecieron unos cientos de libras por hacerlo así. No hace falta decir que la correspondencia fue enviada directamente a las autoridades.

Los problemas que hemos considerado en este capítulo no son peculiares a las fraternidades ocultas, sino que son comunes a cualquier organización que no discrimina entre sus miembros. Las organizaciones que se anuncian deben por fuerza aceptar a todos los que vienen y clasificarlos a la luz de la experiencia posterior, y algunas de estas experiencias pueden ser muy curiosas en verdad. No se puede reprender a una organización que toma ocasionalmente a una oveja negra; uno sólo toma la excepción si retiene una acumulación de ellas.

Una logia de dudosa blancura puede ser reconocida prontamente por el tipo de gente que pertenece a ella, que puede ser descrita mejor corno el tipo desharrapado de aventurero con una rociada de gente avispada de la sociedad que tiene a menudo un gusto por un sabor crudo en la forma de sensación. Las Logias realmente Negras están guardadas tan cuidadosamente como las Logias Blancas de alto grado, y ningún intruso puede conseguir la entrada a ellas. El estudiante serio del Ocultismo Negro está a la búsqueda de conocimiento y experimentación mágica, y no va a perder su tiempo con el novicio. Aquellos que escogen graduarse en una Logia Negra después de servir su aprendizaje en la Corte Externa de una Logia Blanca lo hacen así con sus ojos abiertos, y la experiencia debe ser su instructora.

Uno no puede sentir que merezcan mucha simpatía si la experiencia es dolorosa. La persona a la que busco ayudar es la persona que es una víctima, no el que es izado por su propio petardo. El hombre o la mujer que, rechazando el grado persistente de la Vía de la Iniciación, escoge ir hacia arriba con un cohete hará mejor en venir abajo con el garrote.

Cualquier petición de una gran suma de dinero debería ser considerada siempre como una señal de peligro. Es una de las condiciones más estrictas de la iniciación el que el conocimiento oculto nunca puede venderse o usarse para ganancia. Sé de un ocultista que cobra £300 por una de las iniciaciones que confiere; y se la dará a cualquiera que tenga £300. En mi opinión,  la persona que paga £300 para tal fin merece la clase de iniciación que va a conseguir.

Es también un mal signo cuando un ocultista da vía libre a señales y maravillas ante el no iniciado. Ningún adepto genuino hace esto nunca. La persona que lee tus encarnaciones pasadas, describe tu aura, hace rodar sus ojos, se crispa, y te da un mensaje de tu Maestro tan pronto como se presenta, es una persona a ser evitada.

Cuanto mas veo del movimiento oculto, tanto más asombrada estoy de las cosas que la gente puede decir y hacer y con las que "puede escapar". La persona corriente se encuentra desbordada cuando trata de asuntos psíquicos. Usualmente va a través de tres fases. Primero, cree que todo es superstición y fraude. Segundo, siendo roto su escepticismo, creerá cualquier cosa. Tercero, si es que llega alguna vez tan lejos como tercero, aprende la discriminación, y distingue entre las Fraternidades Negras, las Fraternidades Blancas y las Fraternidades Fatuas.


Más libros prohibidos. I Libros malditos.


Más biblioteca oculta:
El artículo: Los peligros de la Magia Negra fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com