Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de John Keats.
Wallpapers del romanticismo.
Poemas de William Wordsworth.

Relato de Lord Dunsany.
Microficción.
Poema de John Keats.


La pasión de la Nueva Eva: Angela Carter

La pasión de la Nueva Eva (The Passion of New Eve) es una novela distópica de la escritora inglesa Angela Carter (1940-1992) -autora de Noches en el circo (Nights at the Circus, Angela Carter) y la revisión de la leyenda de Caperucita Roja: En compañía de lobos (The Company of Wolves)-, publicada en 1977.

La novela nos ubica en un escenario inquietante. Estados Unidos se desangra luego de una guerra civil que dispersó definitivamente sus impulsos de unidad. El país está dividido, segmentado, internamente desgarrado en pequeñas comunidades ideológicas, raciales, políticas y genéricas.

Para algunos La pasión de la Nueva Eva es una especie de sátira que se burla de las primitivas nociones acerca del género y la identidad. Desde aquí no tenemos nada para refutar ese argumento, pero nos atrevemos a sumar un detalle. Angela Carter elabora su sátira a partir de una perspectiva post-feminista que no pone el acento estrictamente sobre los hombres como individuos, sino sobre las paradojas de una sociedad que por un lado promueve la libertad individual y por el otro la condena.

La pasión de la Nueva Eva nos presenta a Evelyn, un profesor inglés en camino a ocupar un puesto estable en la Universidad de Nueva York. El hombre solo tiene una pasión: Tristessa de St Ange, una antigua estrella del cine mudo. Su admiración y deseo por esta mujer lo lleva a sostener varias obsesiones, entre ellas, rastrear a cualquier dama de rasgos similares a la la estrella para obtener favores sexuales.

En cierto sentido, Evelyn es un misógino consumado. No solo utiliza a las mujeres en beneficio propio, sino que a menudo se da a la fuga cuando aquellas reclaman algo más que atenciones epidérmicas. Ya en una Nueva York sórdida, Evelyn embaraza a Leilah, una exótica y seductora muchacha negra que ejerce el oficio más antiguo del mundo. Temeroso de afrontar las consecuencias de esa unión, Evelyn huye al desierto de Arizona, donde La pasión de la Nueva Eva realmente comienza.

Evelyn es capturado por una tribu de mujeres que habita en cuevas subterráneas. Su reina es llamada Madre (Mother Godess), una especie de diosa autoproclamada que controla un culto insólito. Ella misma se ha implantado una hilera de pechos siempre rebosantes de leche, quizás para dar una impresión de maternal abundancia. Evelyn, el misógino más obsecado que podamos imaginar, es condenado a convertirse en una hermosa mujer, Eva (Eve). Una vez en ese rol, la condena se duplica fabulosamente. Evelyn no solo será mujer, sino que su destino es ser fecundado por su propia simiente, es decir, por el producto de su propia castración, en orden de gestar al nuevo Mesías del desierto.

Lo que se dice venganza de género en estado puro.

Después de incontables vejaciones Eva logra escapar nuevamente, solo para caer en manos de otra tribu de mujeres, un grupo de esclavas sumisas gobernadas por Zero el poeta, un regente machista y brutal que somete a sus esclavas a una forma peculiar de concebir las relaciones. La metamorfosis de Eva es tan perfecta que Zero no sospecha su naturaleza masculina y la recluye dentro de su harem. Una vez allí, y luego de renovadas torturas, Eva logra llegar a la mansión de cristal Tristessa de Saint Ange, aquella actriz que lo obsesionó en sus épocas de misógino; y que ahora aparece como una reina gótica, rodeada de figuras de cera y ataúdes ricamente ornamentados.

Finalmente Angela Carter nos presenta una última comunidad, acaso la más escalofriante de todas: el Ejército de los Niños.

Los problemas sociales de este país distópico son tan alarmantes que un grupo de huérfanos se organizan como un ejército con el propósito de resistir como una burguesía organizada. La ideología de esta comunidad oscila entre el fascismo y la devoción cristiana; una fe oscura que parece alimentada por una identificación homosexual con el líder, un muchacho de catorce años que se hace llamar Coronel y que padece de nictofobia, es decir, de miedo a la oscuridad.

Eva entra en contacto con Lilith, una rebelde y paria del desierto. Juntas se encuentran nuevamente con Madre, y con una mujer extraño que acaso representa la superficialidad de la ancianidad: una vieja maquillada como un payaso que se alimenta de excrementos y vodka. Recién en presencia de Lilith, Eva recapitula sobre sus amores con Leilah, y le atribuye una naturaleza alucinatoria, es decir, una manifestación de su propia corrupción y lujuria.

Además de las metamorfosis de Evelyn/Eva, La pasión de la Nueva Eva nos narra los crueles enfrentamientos entre estos tres grupos, que buscan afirmar una supremacón física e ideológica sobre los demás; aunque el verdadero interés de la novela gira en torno a la decisión final de Eva, quien eventualmente deberá elegir si continúa siendo una mujer o si regresa a su anterior estado masculino.

Que yo sepa, no existen versiones digitales en español de La pasión de la Nueva Eva. De todas formas, los interesados en esta variante asombrosa de la ciencia ficción distópica harán bien en adquirirla por medios tradicionales.




Más novelas utópicas. I Novelas apocalípticas.


Más literatura gótica:
El resumen de la novela de Angela Carter: La pasión de la Nueva Eva (The Passion of New Eve) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com