Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Hechizos y amor

Hechizos y amor.

Existe una fuerte controversia sobre si podemos asociar el amor a los hechizos

La gente supone que los hechizos coartan la libertad del destinatario, y que por lo tanto sus respuestas no pueden vincularse al amor.

Nada está más lejos de la verdad. Los hechizos predisponen al amor, no lo condicionan.

Los hechizos no obligan a nadie a un comportamiento indeseado, sino que despiertan aquello que ya desean secretamente. 

La verdadera magia defiende la libertad y nunca busca complacer los deseos de una sola parte de la trama.

Ciertamente los parámetros de la ética esotérica a menudo son deformados por personas inescrupulosas, pero dentro de la magia cada actitud perjudicial conlleva un castigo, que no siempre es previsible o equilibrado con relación a su origen. 

Un mago puede actuar de buena fe y causar mucho daño, especialmente sobre sí mismo.

La filosofía de la magia no obliga: inclina, favorece.

Es mejor desoir a los que prometen el amor de una persona a través de hechizos, pues si bien es posible despertar el deseo y el interés de alguien aparentemente indiferente, el amor corre por caminos demasiado íntimos y personales con los que nunca se debe jugar sin conocer la responsabilidad que pesa sobre el oficiante.

La magia, y en especial los hechizos de amor, carecen de garantías.

Los límites de la magia son desconocidos. A veces un hechizo que busca algo puntual termina cerrándolo definitivamente, pero también abre otras posibilidades hasta el momento desconocidas.

Es importante que al manejar la magia estemos concientes de lo que estamos haciendo. Todo hechizo de amor es una forma de canalizar energías que una vez liberadas se mueven con autonomía. Por eso mismo es vital que antes de empezar cualquier hechizo entendamos que el otro no es un objeto a poseer, sino una persona cuyo interés deseamos captar mediante herramientas lícitas.

La magia no es, como normalmente se cree, algo que requiere una estructura mental propicia. Todos somos magos y todos usamos la magia cotidianamente, aunque son pocos los que son plenamente concientes de ese uso. 

El hechizo más poderoso opera sobre la mente del oficiante, modifica su estructura mental, y cada idea, aún la más pequeña e inocente, esconde un hechizo poderoso que puede favorecer o destruir cualquier proyecto.

Conviene ser cuidadoso a la hora de decidirse por un hechizo de amor. Investiga, lee, estudia y nunca te arrojes sobre lo primero que parece aludir a tu problema. No siempre sucede, pero a veces el hechizo correcto se presenta luego de varios errores.





El artículo: Hechizos y amor fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ateneahelenaus@gmail.com o elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Erick Aroni (Morbith Angel ) dijo...

ahora lo unico que se es que morire pero se que tu nunca lo haras pues fuiste creado para la eternidad ,tu frio corazon jamas se dentendra por el amor que siempre vivira ,debajo esa piel azulada la bondad siempre estara y esa luz en tus ojos por siempre brillara;en los acantilados de los cielos mi amor te esperara,por siempre y para siempre la llama del amor en lo alto de los cielos ardera; anunciando la llegada del paraiso donde viviras donde las promesas de un amor eterno se hagan realidad donde la felizidad no tenga un final un lugar donde el adios jamas sera debajo de mis alas descansaras en el sueño del calor de un abraso por la eternidad mi amor contigo siempre estara por el amor que siempre vivira