Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


El Nuevo "Desorden" Mundial


El Nuevo "Desorden" Mundial.


A menudo leemos con horror informes apocalípticos sobre el destino de la humanidad, documentales que exponen el poder feroz de las grandes corporaciones, grupos económicos, monopolios mediáticos, etc; dejando de lado que eso que algunos denominan el "Nuevo Orden Mundial", es también una forma de control.; ya que en virtud de sus postulados nos obliga a aceptar una dualidad que no es tal, un maniqueismo post-moderno que resulta aberrante para cualquiera que se atreva a analizarlo.

No negamos aquí la existencia de tales poderes socio-económicos. Sería absurdo hacerlo. Las corporaciones existen, están allí al alcance de todos; lo que sí negamos es la teoría de una conspiración mundial, de un "Nuevo Orden" pensado para dominar al hombre en sus fibras más íntimas.

¿De qué sirve una conspiración cuándo se tiene todo el poder imaginable?

Umberto Eco, hombre de probada agudeza humanística, sugiere que de todos los tópicos planteables existe uno que la gente creerá sin dudar, uno sólo que aceptará sin siquiera cuestionarlo: la teoría conspirativa.

Apelando a cierto delirio paranoide, el devoto de las hipótesis sobre el Nuevo Orden Mundial nos enumerará infinidad de pruebas. Allí, justamente, reside lo endeble de sus argumentos, pues para él todos los problemas humanos y sociales son el producto de una conspiración, y no de lo que realmente son -y fueron, y serán-: la consecuencia lógica de fuerzas, conceptos e ideas políticas que se confrontan abiertamente.

En primer lugar, hay algo que refuta de raíz cualquier teoría conspirativa global: que simplemente no coincide con las estructuras de poder que desde hace siglos gobiernan el destino del hombre.

La hipótesis del Nuevo Orden Mundial postula que un grupo reducido de individuos altamente acaudalados desarrollan a cabo una suerte de carrera de poder hacia el dominio total del mundo. Pensemos en el amo y señor de una descomunal multinacional. Para el adepto al mito del Nuevo Orden Mundial éste ya no estaría interesado en desarrollar su poder económico, que por otro lado, ya posee con creces; sino en dominar al mundo mediante la imposición de un Gobierno Mundial Único.

El error fundamental de este enfoque es creer en una suerte de sinfonia finamente organizada detrás de cada movimiento político. La realidad es mucho más banal, más prosaica, si se quiere. Los políticos y los grandes grupos económicos buscan el poder desde siempre, pero la idea de un Gobierno Único es tan audaz como ridícula, más aún si tenemos en cuenta la creciente "individualidad nacional" de algunos países, como China o Rusia, cuyos gobiernos lejos están de asumir una postura sumisa ante occidente.

Basta revisar la historia para advertir que todas las teorías conspirativas del pasado fueron sugeridas por movimientos populistas de derecha, desviando las causas de diversas problemáticas sociales hacia grupos incognoscibles, tan remotos y poderosos que sus nombres son perfectamente desconocidos, y a quienes se les atribuye la génesis de una degradación moral, ética y social cuyo verdadero origen yace en cada uno de nosotros.

El mito del Nuevo Orden Mundial apela a lo más básico de nuestra psíquis. Nos señala claramente al enemigo, aunque no podamos verlo, y nos ubica inmediatamente en el bando de los buenos, de los nobles, de los que han sido despojados de sus derechos. Curiosamente, este Enemigo a menudo encarna las características de una minoría. Los judíos, casi siempre, se llevan la peor parte; pensados como gigantescos directores de orquesta de la economía mundial, son señalados como culpables de cualquier consecuencia indeseable del liberalismo.

Desde aquí me confieso un pesimista en cuanto al destino de la humanidad, cuyo horizonte es -y siempre ha sido- el olvido.

El mito del Nuevo Orden Mundial apunta a un plan sistemático pensado por unos pocos, cuando la realidad es mucho más compleja. Todos somos parte de ese Nuevo Orden, todos, en mayor o menor medida, marchamos hacia el ocaso de nuestros derechos individuales, una suerte de Ragnarok social y financiero.

El verdadero enemigo no se reune en secreto, ni debate en oscuros salones en lo alto de una montaña, sino en las pequeñas decisiones y tentaciones tecnocráticas a las que cedemos en nuestra vida cotidiana.

El Enemigo tiene innumerables nombres, entre ellos, el tuyo y el mío; y se disimula con evidente audacia cuando balbuceamos hipótesis irracionales cada vez que algún imbécil recorta nuestro derecho a pensar, a ser libres, a jugar nuestra vida como se nos cante el culo; cuando en realidad deberíamos apelar a la única herramienta que nos queda: pensar.

En virtud de ella debemos echar a la basura tanto al Nuevo Orden Mundial como a quienes denuncian cacofónicamente sus crímenes, pues ese señalamiento oculta el verdadero rostro del horror, el cual podemos encontrar en cualquier espejo.

Desde este humilde espacio nos inclinamos por la idea de un Nuevo "Desorden" Mundial, un alejamiento de las convenciones, de las teorías, de los que se autoproclaman nobles y los señalados como Maquiavelos. La humanidad no existe, existen los hombres, la diversidad, la capacidad universal de no ceder ante los arquetipos conspirativos. Vivamos, pues, como si fuésemos a morir. Salgamos a derrochar nuestros ahorros, a amar y emborracharnos como se debe, a leer y escribir, a filosofar en un bar hasta que las palabras se vuelvan abstrusas, a soñar; a creer que, en definitiva, los buenos y los malos son apenas una construcción pasajera, efímera, que nos incluye a todos.

Aelfwine.



El artículo: El Nuevo "Desorden" Mundial fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

9 comentarios:

Maika Duvnj"ack dijo...

Estas tocando temas muy interesantes. Visto desde la perspectiva que podrian tener "personajes siniestros" como Pinky y Cerebro, la idea de un Nuevo Orden Mundial es hilarante. Creo que es una idea admisible por muchos porque se trata de una especie de falacia del razonamiento logico: muchos relacionan el hecho de que las corporaciones hoy se convierten rapidamente en monopolios
(lo cual es cierto), con el hecho de que pocos seran los dueños de todo manejando el mercado (lo cual tambien es cierto) y de ahi la
idea de un Nuevo Orden Mundial se desprende con total naturalidad. Pero, independiente de la verdad de sus premisas,
la conclusion es falsa porque el
principio logico que se aplica es incorrecto, no valido...el Nuevo Orden Mundial (en donde hablamos no solo de un "monopolio" economico y politico sino de una "voluntad" de someter al resto que va mas alla de lo politico/economico)no es una conclusion logica, no es
"necesaria" ...no es "irrefutable". Pensar que en la universidad siempre me pregunte para que querria un estudiante de filosofia aprender logica matematica asimilando a la fuerza todo el libro de Irving Copi
y recien ahora lo entiendo: es realmente util para analizar el discurso :P

ALTIVOLANTIS dijo...

El caos es el Orden natural, solo falta que lo tengamos asumido.muy bueno artículo.
Gracias desde mi blog donde teneis espacio de destaque.
abrazo

Aelfwine dijo...

Interesante es tu capacidad de síntesis, Maika. Con mucho menos que yo exponés el error fundamental de este "razonamiento". Creo que desde tu primer comentario, allá lejos y hace tiempo, me dí cuenta que las cosas suelen invertirse en los espejos, y que quien lee a menudo debería ser el que escribe...

¡A ver cuándo te animás a cruzar el cristal y sumarte al grupete!


Gracias, Altivolantis. Estuve chusmeando en tu blog y me pareció realmente bueno.

Anónimo dijo...

Yo creo que acabas de plantear algo muy lindo y que no se puede negar atractivo... pero siento que hay fallas en los argumentos, muy vacíos e ilusorios al plantear a países que prostituyeron el Comunismo. Ademas que Eco planteo algo mas que una Conspiración corporativa, si se toman las ideas sin contexto se ajustan muy bien a cualquier teoría.

ALTIVOLANTIS dijo...

bueno...pues adelante, chusmeandonos iremos entre luces y sombras...

Daniela dijo...

simplemente uno de los mejores articulos que he leido, creo que lo que estudiaria en toda mi carrera se resume basicamente en los anteriores parrafos.

Arturo dijo...

Que tal! Hace tiempo que sigo al "el espejo gótico" y todo el contenido me agrada mucho, felicidades y gracias; seria un gusto para mi que vieras, y a quien le interese también, el siguiente cortometraje elaborado por un grupo de amigos, que por poco, casi estamos compartiendo la misma idea...

"En un futuro incierto quizas no tan distante, post-apocalíptico, donde los humanos residentes antaño, son concebidos como un recuerdo, a traves de un archivo guardado dentro de una maquina, una especie de pantalla la cual transmite información..."

http://www.youtube.com/watch?v=rO7Rlb_C0fo
Esperando sea de su agrado, cualquier comentario es bueno.

Gracias.

Anónimo dijo...

Estupenda reflexión. El último párrafo es ..vivir. me ha gustado muchísimo este concluir.

MarcosRisco dijo...

te equivocas amigo,el nuevo orden esta llegando,hay infinidad de pruebas,te deseo suerte para ti y tus descendientes pues la van a necesitar si no quieren acabar siendo esclavos capitalistas como tu y yo, que no hicimos NADA por luchar contra la injusticia y la opresion,saludos