Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Microficción.
Poema de Coventry Patmore.
Poemas de soledad.

Poema de Sara Teasdale.
Mejores poemas de soledad.
Secretos del mejor poema de E.A. Poe.


Banshee: de hada a lavandera


Banshee: de hada a lavandera.


Es una creencia común pensar que las hadas son femeninas. Nada más errado, según atestiguó un folklorista licencioso del siglo XVII. Algunas hadas, por supuesto, sí son mujeres, y un reducido grupo de ellas se ha filtrado al mundo de los hombres y allí han permanecido, a despecho de los oficios indignos que la sociedad les ha encargado.

Tal es el caso de las Banshees, una de las pocas criaturas mágicas de las que podemos estar seguros de su femineidad. En un mundo machista no es asombroso que su destino, otrora poderoso, sea compartido por el de las lavanderas.


Banshee significa Mujer-Hada. Su nombre proviene del irlandés antiguo Bean (mujer) y Sith (montículo de las hadas). La historia de las Banshees comienza en Irlanda y Escocia, cuya presencia augura una muerte en la familia. Su arraigo en las leyendas es tan profundo que la policía de Dublín, por ejemplo, recibió denuncias sobre apariciones de Banshees hasta mediados del siglo XX.


Las Banshees pueden aparecer de numerosas formas, tanto como una vieja repulsiva como bajo el fulgor de una joven deslumbrante. Aunque no se la vea, los moribundos pueden detectar su voz, y sobre todo, su presencia.

En 1437 el rey James I de Escocia fue abordado por una Banshee, quien le profetizó su muerte bajo los auspicios del earl de Atholl. Desde entonces las Banshees han sido asociadas a la casa real de Escocia e Irlanda, y en general a todas las familias poderosas de aquellas tierras. Este vínculo ha resultado tan fructífero que todas las familias reales de Irlanda poseen una Banshee particular, que lloran prolijamente cuando uno de sus miembros está al borde de la muerte. Pero el mito es mucho más antiguo que las casas reales, se proyecta hacia un pasado incalculable, donde los caudillos celtas podían contraer matrimonio con hadas y otras criaturas del mundo mágico.


Tradicionalmente, cuando una persona muere sus deudos lloran, y cuando no lo hacen, o cuando son demasiado pocos para generar cierto revuelo, se contrataban "lloronas", mujeres dedicadas a llorar, estremecerse, aullar, e incluso desmayarse de emoción en los funerales. Las Banshees, señala la leyenda, eran las lloronas de los monarcas. Cuando el rey moría, las Banshees acudían por decenas a su funeral, entonando el Caoineadh, el llanto mortuorio de las hadas.

En algún momento de la Edad Media las Banshees dejaron de ser una exclusividad real, y pasaron a ocupar el rol de lloronas en muchas familias tradicionales de Escocia e Irlanda, tales como los O'Brien, O'Connor, O'Grady y O'Neill. La Banshee de los O'Brien, llamada Eevul, llegó a ocupar una de las habitaciones principales de la mansión familiar, residencia que también hospedaba al cortejo de veinticinco hadas que acompañaba a Eevul. Incluso sobreviven algunas curiosidades de esa extravagante convivencia entre humanos y hadas en los diarios de cocina de los O'Brien, que apuntan con lujo de detalles los apetitos culinarios de Eevul, sus hadas, y su rara inclinación por los hongos y raíces.


Eventualmente las Banshees desaparecieron de los palacios, y ya no se las volvió a ver, salvo cuando moría uno de sus habitantes, momento en el que regresaban bajo la forma de una anciana gris y marchita, que lloraba sonoramente para espanto y deleite de los más jóvenes.

El declive de las Banshees alcanzó su pico en Escocia, donde dejaron asistir a los funerales, grandes o modestos, y se convirtieron en Bean Nighe, "Mujer lavandera". En Gales, por ejemplo, el deterioro de las Banshees no fue tan abrupto. Si bien su nombre cambió a Nigheag Na Hàth (La pequeña lavandera), sus hábitos se volvieron tenebrosos. Se dice que en las noches frías del invierno asisten a las lavanderas aliviando el dolor de sus manos erosionadas, susurrando una melodía nostálgica que habla de los días antiguos, cuando las hadas poco tenían que ver con la higiene textil, y donde los hombres sabían apreciar a las mujeres como compañeras, nunca como esclavas.

Aelfwine
lord-aelfwine@hotmail.com



El artículo: Banshee: de hada a lavandera fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Vianey dijo...

Un ejemplo muy común sobre como al paso de los años los hombres dejan de ver a sus esposas como amantes o compañeras de vida y comienzan a verlas como esclavas, claro que algunos siempre las ven de esa manera tan machista; aunque espero que así como las noches de invierno exista alguien que calme los dolores de las mujeres aunque sea por un momento.
Me gusto mucho gracias por esta información Lord Aelfwine.