«Codex Rohonczi»: libro y análisis


«Codex Rohonczi»: libro y análisis.




El Codex Rohonczi (Códice Rohonczi) es uno de los libros prohibidos más extraños que existen. Al igual que el enigmático Manuscrito Voynich, nadie ha podido descifrarlo completamente.


Incluso el origen del Codex Rohonczi es desconocido. Se sabe que en 1838 fue donado por Gusztáv Batthyány, un acaudalado hombre de la nobleza, a la Academia de Ciencias Húngaras, junto con el resto de su extraña biblioteca, y que su nombre corresponde al de la ciudad de Rohoncz, al oeste de Hungría, que actualmente se conoce como Rechnitz, en el territorio austríaco. El libro permaneció allí hasta 1907, año en el que fue trasladado a Budapest.

Anteriormente, en 1885, el Codex Rohonczi fue copiado y remitido a Bernard Jülg, investigador alemán de la Universidad de Innsbruck, quien lo devolvió, alarmado, sin haber descifrado ni siquiera una palabra del texto. Antes de él, en 1840, Ferenc Toldy y Pál Hunfalvy también fueron derrotados por el libro.

Entre las pocas certezas que rodean al Codex Rohonczi está su antigüedad. El paleógrafo austriaco Albert Mahl la situó alrededor del año 1530 d.C, aunque ni él ni sus sucesores, Josef Jirecek y Konstantin Jirecek, lograron aportar algo más para desentrañar sus misterios. El pintor húngaro Mihály Munkácsy consiguió un permiso de la corte para trasladar el libro a París, con el objeto de efectuar un estudio en conjunto. Los resultados fueron igualmente decepcionantes.

Golpeados en su orgullo, los científicos zíngaros declararon que el Codex Rohonczi era un engaño, por cierto, muy elaborado, y denunciaron que su creador era nada menos que Sámuel Literáti Nemes (1796-1842), anticuario húngaro-transilvano, miembro fundador de la biblioteca nacional de Budapest, y ampliamente conocido como un falsificador de increíble talento. Esta opinión, muy improbable, fue defendida por numerosos especialistas hasta que finalmente fue descartada.

El Codex Rohonczi posee 448 páginas. Cada una contiene entre 9 y 14 filas de signos. En los márgenes hay 87 ilustraciones que detallan escenas de la vida comunal, religiosa y militar, de una sociedad desconocida. Extrañamente, los dibujos apuntan a una comunidad pluricultural, donde paganos, musulmanes y cristianos conviven en perfecta armonía, así como los símbolos que los identifican: la cruz, la media luna y el sol.

Los símbolos utilizados en el Codex Rohonczi multiplican por diez la cantidad de signos de cualquier alfabeto conocido. Algunos de ellos aparecen esporádicamente, lo cual da la idea de que no se trata de un alfabeto, sino de un silabario parecido a los ideogramas chinos, aunque infinitamente más complejo.

El lenguaje del Codex Rohonczi es tan desconocido como imposible, lo cual no impidió algunos saludables intentos de traducción e interpretación. Attila Nyíri, por ejemplo, colocó las páginas del códice al revés y volcó los símbolos en letras similares de nuestro alfabeto, y luego los ordenó en frases y párrafos, todos ilegibles, aunque de tanto en tanto emergía alguna alusión litúrgica. Por ejemplo:


Eljött az Istened. Száll az Úr. Ó. Vannak a szent angyalok. Azok. Ó.

(Tu Dios ha venido. Señor vuela. Oh. Hay santos ángeles. Ellos. Oh.


En este punto entra en escena una mujer notable: la filóloga rumana Viorica Enăchiuc, quien asegura haber encontrado cierta semejanza entre el idioma de Codex Rohonzci con las algunas formas dacias del Danubio. Según su estudio, el manuscrito está relacionado con el Latín Vulgar y el Rumano Antiguo, pero escrito en un alfabeto dacio deformado. Además, Viorica señala que el Codex Rohonczi narra las guerras del pueblo de Blaki contra los cumanos, aunque se abstiene de referirse a las imágenes pacíficas que se observan en el libro. En el primer capítulo se menciona un eclipse solar que realmente existió en el año 1090 d.C. Allí se lee, de derecha a izquierda y de abajo hacia arriba:


Solrgco zicjra naprzi olto co sesvil cas.

Oh, Sol de vida deja escribir lo que abarca el tiempo.


Hasta aquí, el Codex Rohonczi no parece entrañar demasiado interés; sin embargo, algunos estudiosos del libro creyeron haber encontrao referencias a una figura sumamente interesante: Jesús. Mahesh Kumar Singh, políglota hindú, afirma que la dirección del documento, escrito de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo, es una variante particularmente antigua de la escritura brahmi. Siguiendo su método logró traducir 24 páginas completas. En ellas queda claro que el Codex Rohonczi es una especie de evangelio apócrifo que habla sobre la infancia de Jesús, entre otros temas polémicos.

Lo cierto es que, aún hoy, las opiniones sobre el Codex Rohonczi varían notablemente, dependiendo de las inclinaciones y afinidades del investigador en cuestión. El libro, en última instancia, continúa siendo un misterio.




Codex Rohonczi.

Copia y pega el enlace en tu navegador para leer online o descargar en PDF el Codez Rohonczi:
  • https://web.archive.org/web/20160805225139/http://real-ms.mtak.hu/80/6/Rohonci_Codex_K_114.pdf




Libros prohibidos. I Libros extraños.


Más literatura gótica:
El artículo: Codex Rohonczi: libro y análisis fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Unknown dijo...

Siento una conexión con el libro no se, suena como si estuviera mintiendo pero.. Se me hace familiar la imagen que muestran parece que están alavando a un dios de piramide



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Crónicas del profesor Lugano.
Relato de H.P. Lovecraft.
Audio relato de E.A. Poe.

Artículo.
Poema de Elizabeth Barrett Browning.
Índice.