Hombre vestido de lobo


El hombre vestido de lobo.

Los Wargs (forma promigenia del término werewolf, hombre-lobo) son una raza de licántropos provenientes de la mitología nórdica. J.R.R. Tolkien los proyectó a una celebridad elitista haciéndolos parte de las criaturas de Sauron y Morgoth.

Comprender el concepto de Warg es, de algún modo, descubrir la esencia de la licantropía, al menos tal como se la concebía en Europa. Y para hacerlo es preciso realizar un recorrido etimológico del misterio.

La palabra para designar a un hombre lobo en inglés es Werewolf. Were, en inglés antiguo, significa hombre, y wolf, lobo; pero no en un sentido identificativo, sino como generalidad. En otras palabras, lo que normalmente traducimos como "Hombre lobo" es, en realidad, un reflejo. Lo mejor sería pensar el término como "Hombre bestia" u "Hombre que también es bestia".

Were tiene un largo arraigo en las lenguas germánicas. Designa al hombre como individuo, no como raza. En sánscrito es Vira, en latín, Vir, en irlandés, Fear, en gótico, Wear, en antiguo alemán Werr, etc. Pero esta raíz no siempre es atribuída al término Werewolf. Algunos eruditos señalan que Were proviene de la palabra Weri, to wear, en inglés moderno: "el que viste".

Siguiendo esta teoría, la traducción más adecuada para Werewolf no sería Hombre lobo, sino Hombre vestido de lobo. Es decir, un hombre que se viste con la piel de un lobo.

Dejando de lado la cuestión poética, cuya fuerza es innegable en el mito de los licántropos, es saludable aclarar que la piel del lobo es un elemento estético muy utilizado por las tribus germánicas en el combate, y cuyo sentido no sólo tenía como objetivo atemorizar al contrario, sino dotar a su portador con las características del lobo, en general, temibles.

La diferencia entre Hombre lobo y Hombre vestido de lobo es sutil, pero genial en términos de influencia psicológica. Un Hombre lobo es justamente eso, un hombre mezclado con lobo, alguien que modifica su aspecto, que muta; matarlo no ofrece mayores dificultades que las de matar a un lobo corriente. En cambio, un Hombre vestido de lobo carece de todo rasgo sobrenatural, es un hombre envuelto en el éxtasis de la batalla, una entidad alucinada, demencial, cuyo horror reside en no ser un lobo, sino en un hombre que cree serlo.

Como afirma Eurípides en Medea: es más sencillo matar a un dios que a un hombre que se cree divino.

Aelfwine.



Más relatos de hombres lobo. I Índice de licantropía.


Más mitología gótica:
El artículo: El hombre vestido de lobo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Mnemea dijo...

Siempre resulta interesante leerte." Hombres Lobos"... un mito que nos asusta... y nos atrae!
Saludos.

Nota: "un hombre que se cree invencible... inmortal... divino. Un hombre redimensionado".

Lithël Aelfwine dijo...

Buenas tardes, Aelfwine. Tengo dos cosas para decirte: una va a gustarte y la otra ya la escuchaste.
La primera sea felicitarte por el blog, pues muchos tildan el hecho de bloggear como "grafitear con puntuación".

Luego puedo decirte que justamente ahora estoy escuchando la canción "El Lobo" de Real de catorce, una banda de blues Mexicano. muy adecuado para este artículo. Y sobre eso es la segunda cosa que tengo para decirte: Cómo lo haces? quiero decir, el análisis etimologico y la investigación que haces en el blog. Quiero hacer mas o menos lo mismo, pero me resulta muy difícil. por favor, pido que me lo expliques. gracias.

Aelfwine dijo...

Estimado Lithël:
Gracias por el aporte musical, voy a chequearlo apenas tenga un rato.
Con respecto a lo segundo, no me desagrada para nada, al contrario. Si querés agregame a tu Facebook (estoy como Aelfwine Bregalad) y te paso algunos datos en privado. En realidad, no hay secretos ni fórmulas místicas, sino una especie de "mecanización" para incorporar datos técnicos o académicos a los artículos. Pensá que el blog tiene ya ocho años largos online.

Mandame un mensaje y lo hablamos por ahi.
Abrazo grande!



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Misterios.
Relato de Lord Dunsany.
Poemas de Joseph Von Eichendorff.

Microficción.
Relato de Charles Nodier.
Obras completas de Ludwig Tieck.