«Una dama cruel»: Thomas Carew; poema y análisis


«Una dama cruel»: Thomas Carew; poema y análisis.




Una dama cruel (A Cruel Mistress) es un poema isabelino del escritor inglés Thomas Carew (1595-1640), publicado en la antología de 1640: Poemas (Poems).

Una dama cruel, probablemente uno de los mejores poemas de Thomas Carew, fue escrito con una fe absoluta en la tradición del caballero; es decir, con un sentido de profunda veneración por la mujer amada, incluso si se trata de una mujer cruel.

Thomas Carew vindica la adoración de la mujer amada, cuyo nombre en particular ha desaparecido en el tiempo. Sin embargo, nos queda el testimonio de sus versos y la vaga sombra de un culto solitario.



Una dama cruel.
A Cruel Mistress, Thomas Carew (1595-1640)

Hemos leído sobre reyes y amables dioses
Que llenaron sus cálices en el arroyo;
Pero diariamente, sin decir gracias, vuelco
El flujo de mis lágrimas convertidas en río.
Un toro sacrificado puede aplacar la cólera de Jove,
Un caballo al Sol, un cordero al Dios del Amor,
Pero ella desdeña las inmaculadas ofrendas
De un corazón puro, abatido a los pies de su altar.
Vesta no me desprecia, en su urna casta
Dónde las sombrías llamas arden por siempre;
Pero sí mi Santa indiferente, en cuyo nombre
He consagrado un fuego imperecedero.
El rey asirio ha devorado a los temerarios
Que ante su imagen no osaron postrarse;
Yo, con las rodillas desgarradas adoro a mi Dama,
Sin embargo ella se consume en su propia idolatría.
De tal Diosa el tiempo no dejará registro,
Cuando el fuego derribe el templo donde fue adorada.


We read of kings and gods that kindly took
A pitcher fill'd with water from the brook;
But I have daily tender'd without thanks
Rivers of tears that overflow their banks.
A slaughter'd bull will appease angry Jove,
A horse the Sun, a lamb the god of love,
But she disdains the spotless sacrifice
Of a pure heart, that at her altar lies.
Vesta is not displeased, if her chaste urn
Do with repaired fuel ever burn;
But my saint frowns, though to her honour'd name
I consecrate a never-dying flame.
Th' Assyrian king did none i' th' furnace throw
But those that to his image did not bow;
With bended knees I daily worship her,
Yet she consumes her own idolater.
Of such a goddess no times leave record,
That burnt the temple where she was adored.


Thomas Carew (1594-1640)




Poemas góticos. I Poemas de Thomas Carew.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Thomas Carew: Una dama cruel (A Cruel Mistress), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Lady Girl dijo...

Querido Aelfwine:

Hermoso poema, pero a la vez como el título lo dice Cruel... como siempre en la mayor parte es el Amor. Es un sentimiento tan bello, pero a la vez es doloroso.... pero no por eso, deja de tener un significado en nuestras vidas, de alguna u otra forma, todo dependerá de cada uno en encontrar ese Amor, o tal vez nunca sea hallado... Un abrazo, tu amiga que te quiere mucho... Lady Girl....



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

El apocalipsis transgénico de Margaret Atwood.
Relato de Fitz James O'Brien.
Poemas de Dinah Craik.

Las almas de los hombres y las mujeres.
Poemas de Thomas Hood.
Novela de Sarah Wilkinson.