«Soneto 29»: el mejor poema de amor de William Shakespeare


«Soneto 29»: el mejor poema de amor de William Shakespeare.




Los Poemas de amor de William Shakespeare (Love Sonnets of William Shakespeare) son un conjunto de 154 poemas de amor que siguen la estructura del soneto inglés, dedicados principalmente al amor, pero también a la filosofía y la política.

Probablemente estos poemas de amor de William Shakespeare fueron compuestos a lo largo de muchos años, menos como una obra inmediata que como recopilación de pequeños poemas a amor dispersos en la obra de William Shakespeare.

Los primeros Poemas de amor de William Shakespeare fueron publicados en 1599, y se debió esperar al menos diez años para que la segunda serie salga a la luz.

William Shakespeare entiende mejor que nadie la combinación de sublimes sentimientos con la vulgaridad de quien ama reclamando amor para sí. Por cierto, no es que el amor sea algo vulgar, pero su definición, lejos de entregarse mansamente a las grandes abstracciones, se expresa con mayor énfasis, y acaso de forma más genuina, a través de apasionados lugares comunes.



Soneto 29: el mejor poema de amor de William Shakespeare.
Sonnet 29, William Shakespeare.

Cuando caído en desgracia ante la Fortuna y los hombres
y en soledad lloro mi condición de proscrito,
y perturbo los indiferentes cielos con mis lamentos;
cuando me contemplo a mí mismo y maldigo mi destino,
deseando parecerme a otros más ricos en esperanza;
ser tan hermoso como ellos, y como ellos disfrutar de muchos amigos;
cuando envidio el arte de aquél, y el poder de este otro,
descontento de lo que más placer me da.
Y cuando hundido en estos pensamiento casi me desprecio,
de pronto, felizmente pienso en ti, y toda mi alma,
como la alondra que asciende al surgir del día,
se eleva desde la sombría tierra y canta ante las puertas del cielo.
Porque el recuerdo de tu dulce amor me llena de riquezas,
y en esos momentos no cambiaría mi destino por el de un rey.


When in disgrace with Fortune and men's eyes,
I all alone beweep my outcast state,
And trouble deaf heaven with my bootless cries,
And look upon myself and curse my fate,
Wishing me like to one more rich in hope,
Featured like him, like him with friends possess'd,
Desiring this man's art, and that man's scope,
With what I most enjoy contented least.
Yet in these thoughts myself almost despising,
Haply I think on thee, and then my state,
Like to the lark at break of day arising
From sullen earth, sings hymns at heaven's gate;
For thy sweet love remember'd such wealth brings
That then I scorn to change my state with kings.


William Shakespeare.




Más poemas góticos. I Poemas de amor de William Shakespeare.


Más literatura gótica:
El análisis y resumen del Soneto 29: el mejor poema de amor de William Shakespeare fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a: elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

priscila dijo...

es el poema mas hermoso que he leido,y tal vez hermoso no es la palabra correcta ...en fin,que lastima que la mayoria solo conosca la novela Romeo y Julieta...

Anónimo dijo...

Una vez más compruebo por qué las obras de Shakespeare han prevalecido al paso del tiempo. ¡Excelente poema!

Unknown dijo...

Me encanto el poema



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de William Blake.
Antología de Samuel Taylor Coleridge.
Relato de Sheridan Le Fanu.

Relato de Clark Ashton Smith.
Antología de Rudyard Kipling.
Índice de poemas.