«La destrucción»: Charles Baudelaire; poema y análisis


«La destrucción»: Charles Baudelaire; poema y análisis.




La destrucción (La destruction) es un poema maldito del escritor francés Charles Baudelaire (1821-1867), publicado en la antología de 1857: Las flores del mal (Les Fleurs du mal).

Resulta difícil identificar el núcleo de la destrucción a la que se refiere Charles Baudelaire, más allá de que el poeta cite al demonio como su causa original.

En lo personal me inclino a pensar que La destrucción, uno de los mejores poemas de Charles Baudelaire, se refiere en realidad a las distracciones que tientan al poeta, alejándolo de su arte y llenando sus horas de entretenimientos vacíos, estériles, improductivos y, por lo tanto, seductores.

Ahora bien, para entender la naturaleza de esas distracciones primero debemos entender que para Charles Baudelaire la poesía no es una simple búsqueda de la belleza; todo lo contrario, el objetivo del hecho poético consiste en retratar la mente y la imaginación del poeta, no ya como habitáculos de pureza sino más bien como heridas infestadas que supuran pus.

Esta idea de la poesía como vehículo del bien y el mal que nos habita trae consigo su carga de macabras impresiones, pensamientos depravados, e incluso experiencias ilícitas, cuya ausencia marcaría la ilegitimidad de todo hecho poético, convertido en una mera falacia, en una mentira.

Por eso La destrucción embate contra las distracciones que nos desvían de nuestro propio horror interior y, en el caso del poeta, de su genuina metabolización a través de la poesía.



La destrucción.
La destruction, Charles Baudelaire (1821-1867)

A mi lado sin pausa el Demonio se agita;
A mi lado flota como el aire intocable;
Lo bebo y siento cómo abrasa mis pulmones
ahogándome en un deseo culpable y eterno.

Adopta, a veces, pues conoce mi amor por el Arte,
la apariencia de la mujer más seductora,
y acudiendo a especiosos pretextos cobardes,
acostumbra mis labios a sus depravados hechizos.

Lejos de la mirada de Dios así me lleva,
Jadeante y deshecho por la fatiga, al centro
De las hondas y solitarias planicies del Hastío,

Y arroja ante mis ojos, de confusión repletos,
Vestiduras manchadas y entreabiertas heridas,
¡Y el sangriento artificio en donde habita la Destrucción!


Sans cesse à mes côtés s'agite le Démon;
II nage autour de moi comme un air impalpable;
Je l'avale et le sens qui brûle mon poumon
Et l'emplit d'un désir éternel et coupable.

Parfois il prend, sachant mon grand amour de l'Art,
La forme de la plus séduisante des femmes,
Et, sous de spécieux prétextes de cafard,
Accoutume ma lèvre à des philtres infâmes.

II me conduit ainsi, loin du regard de Dieu,
Haletant et brisé de fatigue, au milieu
Des plaines de l'Ennui, profondes et désertes,

Et jette dans mes yeux pleins de confusion
Des vêtements souillés, des blessures ouvertes,
Et l'appareil sanglant de la Destruction!


Charles Baudelaire (1821-1867)




Más poemas góticos. I Poemas de Charles Baudelaire.


Más literatura gótica:
El resumen y análisis del poema de Charles Baudelaire: La destrucción (La destruction) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Carlos Javier dijo...

El demonio a mi lado me asedia a tentaciones, flota a mí alrededor como un aire
Impalpable, lo respiro y lo siento abrasar mis pulmones, que llena de un deseo infinito y culpable, toma a veces la forma, sabiendo que amo el arte, de la más seductora de todas las mujeres, y con bajos pretextos que adopta `por su parte, acostumbra mis labios a nefandos placeres, lejos de la mirada de dios me ha conducido, jadeante y destrozado, de fatiga rendido,
A las tierras del tedio, profundas y desiertas, y ante mi vista arroja llenas de confusión, vestiduras manchadas y heridas entreabiertas, el sangriento aparato de toda destrucción.
este poema queda mejor en esta version

Anónimo dijo...

Es buena tu tradiccion carlos...saludos

Anónimo dijo...

No me gusta pierde el alma del verdadero poema

Anónimo dijo...

Es una aberración intentar comparar ese poema, con el intento de resumen que has hecho. Además de que te atribuyes que queda mejor que el original, cosa totalmente incierta, es que pierde su esencia completamente.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sara Teasdale.
Relato de Katherine Mansfield.
Poemas de Thomas Campbell.

Mitología.
Poemas de Campoamor.
Ensayo de Virginia Woolf.