«La lujuria de los ojos»: Elizabeth Siddal; poema y análisis


«La lujuria de los ojos»: Elizabeth Siddal; poema y análisis.




La lujuria de los ojos (The Lust of the Eyes) es un poema prerrafaelita de la modelo y escritora inglesa Elizabeth Siddal (1829-1862), publicado en manera póstuma en la antología de 1978: Poemas de Elizabeth Siddal (Poems of Elizabeth Siddal).

Elizabeth Siddal no sólo brilló como modelo para el poeta y pintor prerrafaelita Dante Gabriel Rossetti, sino también en algunos bellos poemas. Es importante señalar que el poeta le dedicó uno de los ciclos más impresionantes de la época: La Casa de la Vida (The House of Life).

Los poemas de Elizabeth Siddal son profundamente melancólicos, con típicos rasgos y características del romanticismo, donde se impone una visión y, a la vez, trágica del mundo.

La lujuria de los ojos, uno de los mejores poemas de Elizabeth Siddal; nos presenta a uno de estos indescifrables personajes: amante desinteresado que imprevistamente trasmuta su crueldad en una de las más extraordinarias y conmovedoras muestras de afecto del romanticismo. En cierta forma, es una especie de retrato del amor y sus circunstancias.

Ya en los primeros versos se aprecia el énfasis que Elizabeth Siddal le otorga al amor como rasgo de humanidad, acaso el único que vale realmente la pena; sin embargo, lo hace de forma extraña, casi invirtiendo el proceso. La narradora sostiene que el amor siempre estará allí, burlándose de las convenciones y los ritos del cortejo, tal vez porque nos distraen de la verdadera esencia del amor en bruto: un impulso, una pulsión que nunca llega a satisfacerse y que a menudo puede destruirnos.

En cualquier caso, la autora es un ejemplo de esta filosofía. La relación entre Dante Gabriel Rossetti y Elizabeth Siddal terminó de manera trágica. Ella se quitó la vida ingiriendo una dosis letal de láudano cuando intuyó que aquel amor ya comenzaba a desgastarse, pareciéndose horrorosamente a la amistad.




La lujuria de los ojos.
The Lust of the Eyes, Elizabeth Siddal (1829-1862)

No rezo por el alma de mi Dama,
aunque antaño haya adorado su sonrisa;
Su destino final no me atormenta,
ni cuándo su belleza perderá su encanto.

Sólo me siento a los pies de mi Dama,
mirando fijo sus ojos salvajes,
sonriendo al pensar cómo mi amor huirá
cuando su radiante belleza muera.

No me atribulan las plegarias de mi Dama,
pues sordo yace nuestro Padre en el cielo.
Mi corazón late con alegre melodía
al sentir que su amor me ha sido otorgado.

Entonces, quién cerrará los ojos de mi Dama?
Quién doblará sus frágiles manos?
Alguien la asistirá cuando sus ojos lluevan,
mientras, silenciosa, camine hacia las Tierras Desconocidas?


I care not for my Lady’s soul
Though I worship before her smile;
I care not where be my Lady’s goal
When her beauty shall lose its wile.

Low sit I down at my Lady’s feet
Gazing through her wild eyes
Smiling to think how my love will fleet
When their starlike beauty dies.

I care not if my Lady pray
To our Father which is in Heaven
But for joy my heart’s quick pulses play
For to me her love is given.

Then who shall close my Lady’s eyes
And who shall fold her hands?
Will any hearken if she cries
Up to the unknown lands?


Elizabeth Siddal (1829-1862)




Poemas góticos. I Poemas de Elizabeth Siddal.


Más literatura gótica:
El análisis, resumen y traducción al español del poema de Elizabeth Siddal: La lujuria de los ojos (The Lust of the Eyes), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Kagura Chan dijo...

Muy hermoso para dedicarlo a tu esposa la que te ha otorgado su amor solo a ti ❤



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Concepto platónico de tierra viviente.
Antología de Thomas Carew.
Relato de Clark Ashton Smith.

Poema de Mary Coleridge.
Antología de Sara Teasdale.
Índice de poemas.