Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Tu mascota sabe exactamente lo que estás pensando.
Relato de Arthur Machen.
Clásicos del gótico.

Relato de E.A. Poe.
Obras completas de Morley Roberts.
Diccionario de sueños.


"Himno a la belleza": Charles Baudelaire y sus amores secretos


Himno a la belleza: Charles Baudelaire y sus amores secretos.




Existe una paradoja en Charles Baudelaire, más precisamente en su Himno a la Belleza (Hymne à la Beauté).

En realidad, más que una paradoja se trata de una evidencia acerca de la grandeza de Charles Baudelaire.

La visión que Charles Baudelaire tenía sobre la belleza no se manifiesta concretamente en su Himno a la belleza, sino a través de sus amores secretos, particularmente en su relación con La Bizca.

Charles Baudelaire puede convertirse en un hábito tan nutritivo como complejo. Su Himno a la belleza da cuenta de esa ambigüedad, patrimonio de los grandes artistas, que como lectores no debemos pensar como elementos que se excluyen, sino como aristas de un todo personal y ricamente diverso.

En 1840 Charles Baudelaire inició sus estudios en la Facultad de derecho. Al tiempo comienzan sus andanzas disipadas, lo cual es razonable, dada la naturaleza de sus estudios. Fue entonces cuando se relacionó a la Bizca.

Casi todas las biografías coinciden en que Charles Baudelaire ya era adicto a las drogas cuando conoció a esa enigmática mujer.

Se encontró con la Bizca en un maloliente prostíbulo parisino. Sarah —así se llamaba nuestra musa de la belleza—, era una muchacha hebrea de mala vida que sobrevivía a duras penas en el Barrio latino. Sus mayores virtudes estéticas consistían en una inobjetable calvicie, apenas disimulada por una peluca barata que despedía un hedor nauseabundo, y el talento innato para torcer la vista en cualquier ángulo imaginable.

Charles Baudelaire, con escasa originalidad, la llamó La Louchette, es decir, la Bizca.

Los amores de Charles Baudelaire
y la Bizca fueron ardorosos, especialmente para él, ya que allí se contagió de sífilis. Con el tiempo, Charles Baudelaire escribiría un horroroso poema que alude a su compleja y controversial relación con Sarah, la Bizca, publicado originalmente en Las flores del mal (Les Fleurs du mal).


Durante una noche junto a una horrible judía,
como un cadáver tendido, pensaba
al lado de aquel cuerpo vendido, en esta triste
belleza de la cual mi deseo se priva.



Los académicos dirán, y con toda razón, que en el Himno a la Belleza no hay ninguna referencia a la Bizca. Desde aquí, en cambio, nos gusta creer que esa malicia enmascara una revelación, una epifanía, y que el Himno a la belleza jamás pudo escribirse sin que Charles Baudelaire experimentara las caricias de aquella muchacha desgraciada.

El mismo y múltiple Charles Baudelaire es el autor de los dos poemas; aquel que repugna a la razón y los sentimientos, y el otro, el Himno a la belleza que redime a su creador, probando que la verdadera belleza adquiere muchos rostros, algunos de ellos monstruosos.

Como detalle adicional, diremos que la Bizca fue retratada por Edouard Manet en 1862. En honor a la verdad, en la pintura no se aprecian las deficiencias ópticas que el poeta le atribuyó con aguda crueldad.


Himno a la Belleza.
Hymne à la Beauté, Charles Baudelaire.

¿Vienes del hondo cielo, o surges del abismo
Oh Belleza? Tu mirar, infernal y divino
Vierte confusamente crimen y beneficio
Y se te puede por eso comparar al vino

En tu ojo contienes el poniente y la aurora;
Respandeces perfumes como noche de procelo
Tus besos son un filtro y tu boca una ánfora
Que al héroe vuelve blando y al niño resuelto.

¿Surges de la sima negra o bajas de los astros?
El Destino encantado cual can sigue tus enaguas
Siembras al azar la alegría y el descalabro
Y gobiernas todo y no respondes de nada.

Marchas sobre los muertos, Belleza, de los que ríes
De tus joyas el Horror no es el de menor encanto,
Y el Asesinato, entre tus más caros dijes,
Sobre tu vientre orgulloso baila apasionado.

La efímera encandilada vuela a ti, tambalea,
Crepita, arde y dice: bendigamos esta antorcha!
El enamorado jadeante sobre su pareja
parece un moribundo acariciando su fosa.

¿Que vengas del cielo o del infierno, que importa
¡Oh Belleza! ¡Monstruo enorme, horrible, incauto!
Si tu ojo, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un Infinito que amo y que no he visitado?

¿De Satán o de Dios, que importa? Ángel o Sirena,
¿Que importa, si vuelves – hada de ojos de terciopelo
Ritmo, perfume, resplandor – ¡Oh mi única reina!
Al universo menos repugnante y a los instantes mas ligeros?



Más poesía gótica:
El resumen del poema de Charles Baudelaire: Himno a la Belleza (Hymne à la Beauté) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Luna Lilith dijo...

hola, este es uno de mis poemas favoritos de Baudelaire pero en el libro que yo tengo como que me gusta mas la version, se que las palabras pueden cambiar al traducirlo pero les recomiendo que lean "Antologia de las Flores del Mal" precizamente de Baudelaire....

Ya le llegue dijo...

La verdad digo, La Louchette, como así la llamaban en realidad era bizca. Contagio a Baudelaire de sífilis esto explica su admiración y desprecio. Pero la del cuadro, no es Sarah, mas bien la musa es jeanne Duval, una actriz mulata haitiana de la cual el poeta se obsesiono, y la cual compartió la mayor parte de su vida. Manet, muy amigo de Baudelaire, decidió retratar a la musa de su amigo ya cuando esta, estaba enferma de sífilis, quien le transmitió el poeta, lo que le causo la perdida de una pierna a la misma.

Anónimo dijo...

se desvirtuo tanto,que a la belleza hoy en dia la llaman:liposuccion,botox,siliconas,colageno(y no se cuantos curros mas)sinceramente me gusta mas la vision que tiene baudelaire sobre la belleza ya que es mas verdadera.