"La sepultura": un poema medieval sobre la muerte


La sepultura: un poema medieval sobre la muerte.




Existe un poema que pocos pueden tolerar. En él habitan incontables formas, una para cada testigo de sus versos.

Se puede argumentar que toda la literatura funciona de ese modo: el autor imagina algo, lo describe, y el lector lo decodifica según su propia experiencia, otorgándole una textura personal que el autor tal vez jamás imaginó.

A esta justa objeción opondremos otra, igualmente válida, que afirma que la verdadera dimensión del arte es imperceptible, que nunca, ni siquiera para hacedor de la obra, se pueden conocer todos los colores y matices de una creación.

Hagamos el siguiente ejercicio:

Pensemos, por ejemplo, en las pirámides egipcias. Todos saben cómo imaginarlas. De hecho, todos imaginarán más o menos lo mismo. Pero si yo describiera a la muerte, las posibilidades y formas que esa idea puede producir son, si bien no infinitas, considerables.

Por eso La sepultura es un poema diferente; no porque sea el único poema anglosajón que no supura esa religiosidad rancia de las malas elegías, tampoco por sus metáforas; de hecho, apenas una, y discutible; La sepultura es diferente porque es un poema que se desarrolla desde hace siglos, incansablemente.

La sepultura, como todo buen poema, exige algo del lector: la certeza irrenunciable de que algún día moriremos.

La conciencia de la muerte, saber que existe una cifra arcana que solo los hados conocen, no implica el conocimiento de esa verdad inefable. Todos sabemos que moriremos, sin embargo, nos gusta vivir como si fuéramos inmortales.

Pero entonces la certeza de nuestra finitud se filtra a través de pequeñas fisuras en la realidad cotidiana. De pronto, todo se tambalea, nuestras pequeñas desdichas nos parecen tesoros sagrados; queremos vivir, nuestras células quieren vivir, nuestra alma, no importa a qué precio, cualquier cosa con tal de dilatar la existencia siquiera para saborear los mismos momentos insípidos que hasta hace minutos detestábamos.

Pero pase lo que pase, sea cual sea el dios que agita nuestras oraciones, moriremos. Todos y cada uno de nosotros. Algún beso será el último, alguna luna nos bañará por última vez; y aunque los besos y la luna sigan siendo detalles cotidianos para los vivos, nosotros no estaremos allí para experimentarlos.

De eso se trata La sepultura, un poema que nos recuerda nuestra pequeñez, lo efímero de nuestra existencia, que nos impide el olvido de esa cifra incierta que compone los días de nuestra vida.

La sepultura es un recordatorio de que algún día moriremos, y que luego morirán todos aquellos que nos han conocido, y más adelante los que alguna vez, por capricho o azar, hayan escuchado nuestros nombres. Incluso llegará la noche terrible en la que desaparezca el último hombre que haya leído La sepultura.

Superado este este insufrible exordio, es oportuno señalar que La sepultura no es un mito, sino un poema medieval traducido al inglés moderno por Henry Wadsworth Longfellow. A continuación citamos la versión en español realizada por el escritor argentino Jorge Luis Borges.



La sepultura.

Para ti una casa fue construida,
incluso antes de que nacieras,
para ti el polvo fue destinado,
antes de que salieras de tu madre.
No está concluida aún,
ni su hondura ha sido medida,
ni se sabe aún qué largo tendrá.
Ahora te conduzco hacia donde estarás;
ahora te mido y a la tierra después.
Tu casa no es alta,
es baja y yacerás ahí.
El techo se alza muy cerca de tu pecho.
Así habitarás helado en el polvo.
Sin puertas es la casa,
y oscura está por dentro,
allí estarás fuertemente encarcelado
y la Muerte tendrá la llave.
Atroz es esa casa de tierra
y terrible habitar allí;
vivirás allí
y te dividirán los gusanos.
Así estarás acostado
y dejarás a tus amigos.
Ningún amigo irá a visitarte.
Nadie irá a ver si te gusta la Casa,
nadie abrirá la puerta.
Nadie bajará hasta ti
porque pronto serás aborrecible para la vista.
Porque pronto tu cabeza será despojada de su cabello;
y la belleza del cabello se apagará.




Más poemas góticos. I Poemas de la muerte.


Más poesía gótica:
El resumen del poema: La sepultura fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

15 comentarios:

NeKro dijo...

Es que la muerte es lo único seguro que tenemos verdad? quizás la tumba sea nustro único hogar, un lugar para los desamparados y olvidados... Durante nuestra vida podremos idolatrar el amor y la nobleza, la valentía y la libertad... pero la muerte reina más arriba. Angustia que sabe mejor con una buena lectura y un sabroso vino... si mis versos fueron los últimos no importará ya, pero si sus besos son encarcelados en esa sepultura me volvería completamente loco y ninguna tumba me acojería jamás... (así me afecto la Sepultura querido aelfwine)

Aelfwine dijo...

Muy bellas reflexiones, amigo Nekro.
Has sabido captar la esencia del poema es sus detalles más sutiles.
Excelente aporte.

Un saludo.

Cibernauta dijo...

Sin más solo deseo decirles que he leído el poema. A la vez que las sensaciones son adecuadas, luego que han trascedido en el tiempo. Finalmente mi agradecimiento...

cruelity dijo...

La muerte es nuestra unica salvación es lo unico que nos puede sacar de este mundo inutil cruel en donde no haces nada mas que sufrir y hacer sufrir a los demas es lo unico que nos puede salvar.LA MUERTE ES EL ULTIMO DOLOR.

Anónimo dijo...

hoy volvi a acordarme de ti y al hacerlo se volvio a abrir la vieja herida que sufrrio mi corazon..corazon que antes se llenara de felicidad y reogcijo al saber que eras mia.. ahora solo queda un enorme espacio vacio en el cual habitan el dolor y el desasociego..
si hoy volvi a acordarme de ti y los recuerdos se agolparon en mi cerebro.. tu cara... tus labios .. tus ojos.. tu ser.. y esa risa que en otros tiempos fuera la mas dulce de las canciones que acariciaran mis oidos a..y estremecieran todo mi ser..
ahora es untormento que lastima que castiga.. que mata por su ausencia..
tus ojos .. esos ojos que me cubrieran con la mas dulce de las miradas..miradas de amor...y esos labios que tantas veces bese que tantas veces acaricie.. mis labios ahora frios por su ausencia extranan su tibiesa ..
si hoy me volvi a acordar de ti y el corazon volvio a palpitar..volvio a vivir.. volvio a sentir..con el dulce recuerdo de tu ser,..y se que es solo eso..un dulce y tormentoso recuerdo que ahora invide todo mi ser.. aun que se que nunca volveras. hoy te volvi a recordar..


joel galicia.

amy_vampire dijo...

ola! me gusta mucho tu pag. es una de mis favoritas, me encantan las grandes maravillas que tienes aki a todos esos maestros de la poesia.
bueno saludos espero q ande todo bien

++dulce noche, eterna oscuridad++

Finster Maskarade dijo...

Bonsoir. Espero no tomarme una libertad que no debería, pero no puedo evitar comentar algo, no sólo sobre este poema(sobre el que no puedo decir más que no haya sido dicho ya por vos), si no sobre este bellísimo sitio. De los pocos recintos que en verdad pueden llamarse dignos de un nombre que les adjudique la belleza del Arte oscuro. ¿qué podría deciros? Una suerte de felicitación sería estulto, un agradecimiento tambien, pero tambien más apropiado. ¿Puedo permitirme agregaros en el nuestro?
Me despido desde el rincón de mi jardín de rosas, Madrágoras y Adormideras.

Au revoir.
Madame Absinthine Baudelaire.

Aelfwine dijo...

Es grato que te hayas tomado la libertad, y no me parece un acto de estulticia adornar las huellas de tu paso con palabras tan elogiosas.
Desde ya que el cumplido es inmerecido, aunque siempre es grato saber que estos pequeños desvaríos y secretos placeres no apreciados de alguna manera.
Gracias por tu visita, y desde ya que puedes llevarte del espejo lo que necesites, tanto un texto como una palabra de aliento.
Saludos.

Eris dijo...

También yo me tomo la libertad de dedicar unas líneas a uno de los sitios más interesantes que hay en la red.
Tiene un abanico de posibilidades amplísimo y espléndido.
Llevo leyendo cosas aquí desde hace bastante tiempo y cada vez que entro hay alguna nueva aportación curiosa.

Simplemente mis felicitaciones.

XxX

Anónimo dijo...

solo queda dormir en los sueños
de deseos oscuros
donde parecen volar a lo lejos sin rumbo
el frio viento los hace caer
enterrarse en la tumba de lo te deja solo otraves
xke trae el despertar de la muerte para no vivir en el profundo
silencio del sentimiento.

Anónimo dijo...

ya no estas aqui con migo
mi alma se va de mi cuerpo
dejando tu amor en el pasado
para salir del sufrimiento.

me dejaste por esa escoria
que nada mas queria tu cuerpo
tu lo savias, pero sin envargo
me dejaste solo para destruirme por dentro

daniel dijo...

esta es una muy buena pagina

Paco dijo...

oscuridad es lo unico que obserbo en mi alma, y esta noche me bañaré en cenizas bajo la centelleante luna

Sergio dijo...

Excelente introducción a tan tremendo poema.El cual leí por primera vez teniendo quince años, y fue mi primer sensación palpable de la finitud;luego vino Quevedo, con su cumulo de muerte;luego una muerte real y no literaria, la de mi padre, que en paz descanse.Yo creo que la muerte define nuestras vidas, lo que pensamos y hacemos antes de morir; lo que hallamos, contemplamos, admiramos y cambiamos antes de morir; y después....quien sabe

elpoetaencapuchado dijo...

Luna reina de la oscuridad compañera de la noche, a ti aclamo cada dia disfrutando la calma de tu soledad,adonde vaya siempre te veo.
A ti glorioso espero en la noche y me desespero cuando las nubes tapan tu belleza tu Luna la que ejerce esa oscuridad siniestra pues eres tan bella cuando estas llena tus fiels seguidores aclaman por ti los hombres lobos y hasta vampiros van por tu sinigual belleza.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Antología de Jean Lorrain.
Relato de M.R. James.
Relatos de William Faulkner.

El libro del tercer ojo.
Relatos de E.F. Benson.
Relato de Jean Lorrain.