Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de E.A. Poe.
Obras completas de Morley Roberts.
Diccionario de sueños.

Novela de Théophile Gautier.
Relatos y novelas de J.D. Beresford.
Poema de Emily Dickinson.


Zagám: el demonio de la alquimia

Zagám: el demonio de la alquimia.




Los grimorios y libros prohibidos de la Edad Media lo llamaron "el trasmutador"; naturalmente, asociando al demonio Zagám con los devotos de la alquimia.

La alquimia patrocinada por Zagám fue entendida con una encomiable lucidez por sus acólitos.

Los verdaderos alquimistas, o al menos los alquimistas que adoraban a Zagám, sostenían que su tarea no se limitaba a las sublimaciones de lo material, por ejemplo, convertir el agua en vino, o transformar los metales burdos en oro; sino que aludía al sinuoso terreno de la personalidad humana.

Tal es así que, se dice, Zagám es capaz de trasmutar las características del ser; por ejemplo, de dotar de sabiduría al insensato, de valentía al cobarde, de arrojo al tímido, y de equilibrio al inestable.

Sin embargo, un detalle singular ensombrece alto grado ético que podemos suponer en una criatura de semejante poder, y que en cierta forma corrobora la complejidad de la mitología.

Zagam, ante todo, perteneció a las altas jerarquías angélicas antes de caer a los infiernos. Los demonólogos critican su buen juicio, ya que Zagám es incapaz de reprimir el goce frenético que le produce entregar sus habilidades libremente entre sus seguidores.

Esta falta de juicio, sumada a un comportamiento exaltado, hacen que la invocación de Zagám, aún en términos lúdicos, entrañe para el convocante un riesgo fácil de imaginar: que de hecho se presente ante él y que se disponga a cumplir cualquier ruego, por extraño e imposible que parezca..




Más diccionario demonológico. I Diccionario de demonios femeninos.


Más diccionario demonológico:
El artículo: Zagám: el demonio de la alquimia fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios: