«El extraño»: Walter De la Mare; poema y análisis.


«El extraño»: Walter De la Mare; poema y análisis.




El extraño (The Stranger) es un poema gótico del escritor inglés Walter De la Mare (1873-1956), publicado originalmente en la antología de 1912: Los oyentes (The Listeners).

El extraño, quizás uno de los poemas de Walter de la Mare menos conocidos, explora un motivo frecuente en la obra de este gran maestro. Escondidas en la naturaleza, remotas pero de algún modo accesibles, se alzan estructuras misteriosas: a veces una casa, una iglesia, un cementerio; cuya aparente inmovilidad se derriba cuando se la examina detenidamente. Nunca es aconsejable dar por sentado un poema de Walter de la Mare. No solo poseen una complejidad evidente, sino que, debajo de la superficie, se expanden territorios inexplorados.

El extraño nos sitúa en un cementerio, a la sombra de un tejo, donde hay una vieja tumba con su «lápida verde y torcida» cuyo epitafio se ha degastado por la lluvia, de manera tal que ni siquiera sabemos quién está enterrado allí. Con estos elementos Walter de la Mare construye una breve e inquietante historia.

A pesar del elogio de H.P. Lovecraft, Walter de la Mare sigue siendo una figura marginal, menos representativa del gótico que M.R. James o Sheridan Le Fanu. Esto se debe, quizás, a la originalidad de su obra. Algo [indefinible] está torcido en sus poemas, algo que se aparta de las características de lo fantasmagórico. T.S. Eliot alude a ese «algo» en su poema de 1948: Para Walter de la Mare (To Walter de la Mare), como «el misterio inexplicable del sonido». En efecto, los fantasmas de Walter de la Mare nunca son identificados o explicados con el tipo de lógica que suelen tener las historias de fantasmas: una lógica que aclara los motivos, los efectos y los propósitos de aquellos que regresan de la muerte. La fantasmalidad de Walter de la Mare es sensorial, como un escalofrío, una vaga sensación, una respuesta involuntaria del cuerpo. El extraño participa de esta elusiva sensorialidad interna, inmaterial e inexplicable que el lector puede captar [ver: Lo olfativo, lo visual, lo auditivo y lo táctil en el Horror Cósmico]

En Lo sobrenatural en la ficción (The Supernatural in Fiction), una conferencia dada en el Trinity College, Walter de la Mare considera el potencial de lo fantasmal como si buscara tantear sus límites:


«A menos que, de hecho, seamos meras máquinas, estos cuerpos nuestros son en sí mismos casas embrujadas. Una breve hora de soledad y oscuridad; un furtivo sonido que surge de lo desconocido, el chillido de un búho, un suspiro de viento en las chimeneas, y el fantasma inquieto que llevamos dentro se agita, despierta, escucha.»


De eso se trata El extraño. Describir sus elementos sería absurdo, porque su valor consiste en despertar en el lector la sensación de estar al límite de «algo», sin aliento, al borde de una revelación. Todo eso se traduce en algo sensorial, algo que reacciona dentro del cuerpo, quizás ese «fantasma inquieto que llevamos dentro» que «se agita, despierta, escucha» cuando algo externo vibra en su misma sintonía.




El extraño.
The Stranger, Walter De la Mare (1873-1956)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Medio escondida en un cementerio,
a la negrura de un tejo,
donde ninguna criatura se mueve
ni los rayos del sol atraviesan,

hay una lápida verde y torcida,
su leyenda desvanecida,
solo una cabeza de querubín desgastada por la lluvia
canta a lo desconocido.

Allí, cuando cae el crepúsculo,
el silencio se hace tan profundo
que parece que todo el viento que respira
sopla desde los campos del sueño.

El día amanece en una belleza descuidada,
encendiendo cada gota de rocío,
pero una sombra implacable
mora bajo el solitario este tejo.

Y, todo lo demás perdido y olvidado,
sólo esta cabeza que escucha
guarda con una extraña sonrisa muda
su secreto con los muertos.


Half-hidden in a graveyard,
In the blackness of a yew,
Where never living creature stirs,
Nor sunbeam pierces through,

Is a tombstone green and crooked,
Its faded legend gone,
And but one rain-worn cherub’s head
To sing of the unknown.

There, when the dusk is falling,
Silence broods so deep
It seems that every wind that breathes
Blows from the fields of sleep.

Day breaks in heedless beauty,
Kindling each drop of dew,
But unforsaking shadow dwells
Beneath this lonely yew.

And, all else lost and faded,
Only this listening head
Keeps with a strange unanswering smile
Its secret with the dead.


Walter De la Mare
(1873-1956)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Poemas góticos. I Poemas de Walter De la Mare.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Walter De la Mare: El extraño (The Stranger), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Warlord dijo...

Muy bueno el poema

Anónimo dijo...

Tu lirismo es tremendamente bueno y se nota tu talento al narrar lo del signicado del poema.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Shirley Jackson.
Mitos de Cthulhu.
Taller gótico.

Poema de Hannah Cowley.
Relato de Thomas Mann.
Apertura [y cierre] de Hill House.