Nazgûl: poderes y habilidades de los sirvientes más letales de Sauron


Nazgûl: poderes y habilidades de los sirvientes más letales de Sauron.




En El Señor de los Anillos, J.R.R. Tolkien explica en numerosas ocasiones lo poderosos y letales que son los Nazgûl; sin embargo, en múltiples ocasiones le fallan gravemente a su amo, Sauron. Algunos ejemplos:

Frodo y los Hobbits escaparon tanto durante la persecución en la Comarca como en Bree. En la Cima de los Vientos, Aragorn solo es capaz de luchar contra cinco de ellos [por supuesto, Aragorn es un gran guerrero, pero si solo él puede luchar contra cinco Nazgûl, probablemente no sean tan poderosos después de todo] Glorfindel también los supera; y Gandalf es capaz de bloquear momentáneamente la entrada del Rey Brujo a Minas Tirith [ver: Los extraños poderes de los Nueve Anillos]

Entonces, ¿qué tan poderosos son los Nazgûl si Gandalf, Glorfindel y Aragorn los derrotaron o engañaron en varias ocasiones? ¿Es su único poder real el miedo que infunden?

En primer lugar, Glorfindel pudo superarlos porque su montura era mejor que las de los Nazgûl. Por otro lado, Gandalf es un Maia extremadamente poderoso, así que no creo que esta sea una comparación justa. Después de todo, el viejo se cargó a un Balrog [ver: ¿Qué sucedió durante la lucha entre Gandalf y el Balrog?]

Además, no olvidemos que los Nazgûl no tiene ojos, por lo que no pueden ver el mundo real, y esa es una de las razones por las que Frodo y los Hobbits pudieron esconderse de ellos. Sin embargo, pueden sentir el Anillo Único [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]

En efecto, el mayor poder de los Nazgûl radica en el miedo que infunden. Causan desesperación dondequiera que vayan, en el corazón de los hombres y otras criaturas.


[Los Nazgûl regresaron... como buitres que esperan saciarse de carne de hombres condenados. Volaron fuera de la vista y, sin embargo, estuvieron siempre presentes, y sus voces mortales rasgaron el aire. Más insoportables se volvían, no menos, con cada nuevo grito. Al final, incluso los valientes se arrojaban al suelo cuando la amenaza oculta pasaba sobre ellos, o se quedaban de pie, dejando caer sus armas de las manos insensibles mientras la oscuridad entraba en sus mentes y no pensaban más en la guerra, sólo en esconderse y arrastrarse. El retorno del rey]


Pero los Nazgûl también son eternos [a pesar de la Profecía]. El Rey Brujo de Angmar solo pudo ser asesinado después de que la espada de Merry rompiera el poderoso hechizo que le otorgaba esta especie de no-vida eterna:

Los encuentros cercanos o prolongados con un Nazgûl causaban inconsciencia, pesadillas y eventual muerte: un efecto conocido como «Aliento Negro». Aragorn usó la hierba Athelas para tratar a las víctimas del Aliento Negro, incluidos Frodo, Faramir, Éowyn y Merry. Además, los Nazgûl son casi invisibles para los mortales a menos que usen capas o armaduras. Todo eso es cierto, pero si alguien con habilidades de lucha, como Aragorn, y una antorcha, puede vencer a cinco de ellos, no parecen demasiado terribles después de todo, ¿verdad?

Durante la Batalla de Minas Tirith, cuando el Rey Brujo entró en la ciudad, Gandalf estaba preparado para luchar contra él, pero el Rey Brujo fue atraído por los Rohirrim. Luego, Merry le pide a Gandalf que ayude a salvar a Faramir de su padre, y Gandalf insinúa fuertemente que se lo necesita en otro lugar para evitar más muertes [a saber, Théoden]. Tolkien no lo expresa específicamente, pero se da a entender que si Gandalf hubiese ido a ayudar, Théoden habría vivido [ver: ¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron?]

Por otra parte, Aragorn no es un simple hombre que resulta ser un hábil luchador. Es el legítimo rey de Gondor y tiene algo de sangre élfica en las venas. En el mundo de Tolkien, esto equivale a ser muy poderoso. Aragorn es capaz de resistir el horror psicológico de los Nazgûl porque está hecho de una fibra más resistente que otros hombres.

Los Nazgûl parecen tener mayor poder cuanto más cerca están de Mordor, también se vuelven más fuertes a medida que Sauron crece en poder. Sauron incluso puede mejorarlos con algo de poder adicional, como lo hizo durante la Batalla de los Campos del Pelennor, pero, como dice Gandalf:


[Los Espectros del Anillo son enemigos mortales, pero son sólo sombras del poder y el terror que poseerían si el Anillo Regente estuviera de nuevo en manos de su amo.]


Lejos, en el norte, los Nazgûl usaban el sigilo y las tácticas de evasión. Rara vez se involucraban en combates para no atraer la atención de sus enemigos, específicamente los miembros del Consejo Blanco y los poderosos señores Elfos. Desde su origen sabemos que eran guerreros y hechiceros incluso antes de convertirse en Espectros. Se dice que el aura de miedo incapacitante y el Aliento Negro son su mejor arma, pero también son ágiles y rápidos sin caballos. Además, no pueden ser destruidos por medios convencionales:


[Corrieron hacia él. Desesperado, sacó su propia espada y le pareció que parpadeaba en rojo... Dos de las figuras se detuvieron. La tercera era más alta que las demás... en su yelmo había una corona. En una mano sostenía una espada larga y en la otra un cuchillo; tanto el cuchillo como la mano que lo sostenía brillaban con una luz pálida. Saltó hacia adelante y se abalanzó sobre Frodo.]


Además, las espadas que golpean a los Nazgûl parecen sufrir algún tipo de deterioro. Después de la escaramuza en la Cima de los Vientos, Aragorn levanta del suelo un manto negro que había quedado oculto. A un pie por encima del dobladillo inferior había un corte:


[Este fue el golpe de la espada de Frodo —dijo—. Me temo que ese es el único daño que le hizo a su enemigo; porque está ileso, pero perecen todas las espadas que atraviesan a ese terrible Rey. Más mortífero para él era el nombre de Elbereth.]


Sin embargo, aquí los Nazgûl se sorprenden un poco, y hasta parecen sentirse un poco intimidados por la presencia de la espada de los Tumularios, marcada con «hechizos para la perdición de Mordor»; y quizás forjada para dañar específicamente a los Espectros del Anillo. Pero el Rey Brujo, en muchos sentidos más poderoso que los otros, pudo cumplir su objetivo: apuñalar al Portador del Anillo con una hoja de Morgul, la cual convertiría a Frodo en un Espectro obediente bajo su mando.

Es lícito afirmar que Aragorn no los derrotó absolutamente en la Cima de los Vientos; los Nazgûl se retiraron. El fuego usado por Aragorn y los hobbits solo afectaron su capacidad para percibir el mundo al disipar las sombras. Por eso los Nazgûl temen a los que empuñan el fuego, porque los coloca en desventaja:


[Un grito agudo resonó en la noche; y (Frodo) sintió un dolor agudo, como si un envenenado dardo de hielo atravesara su hombro izquierdo. Incluso mientras se desmayaba, captó un atisbo de Trancos saltando de la oscuridad con una antorcha en llamas en cada mano. Con un último esfuerzo Frodo deslizó el Anillo de su dedo.]


El siguiente pasaje explica algunas de sus acciones antes de que los hobbits llegaran a Rivendel. Aparentemente los Nazgûl no esperaban esta particular «resistencia mágica» que tienen los hobbits. Después de todo, la herida causada por la hoja de Morgul sometería incluso a un guerrero humano poderoso:


[—Creo que ahora entiendo mejor las cosas —dijo (Trancos) —. Parece que sólo había cinco enemigos. No creo que esperaran que se les resistiera. Volverán otra noche, si no podemos escapar. Solo están esperando, porque piensan que su propósito está casi cumplido y que el Anillo no puede ir mucho más lejos. Sam, me temo que creen que tu amo tiene una herida mortal que lo someterá a su voluntad.]


Más adelante, Aragorn reflexiona:


[Fui demasiado descuidado en la cima de la colina —respondió Trancos—. Estaba muy ansioso por encontrar alguna señal de Gandalf; pero fue un error que tres de nosotros subiéramos y nos quedáramos allí tanto tiempo. Porque los caballos negros pueden ver, y los Jinetes pueden usar hombres y otras criaturas como espías, como encontramos en Bree. Ellos mismos no ven el mundo de la luz como nosotros, pero nuestras formas proyectan sombras en sus mentes, que solo el sol del mediodía destruye; y en la oscuridad perciben muchos signos y formas que se nos ocultan: entonces son más temibles. Y en todo momento huelen la sangre de los seres vivos, deseándola y odiándola. También hay otros sentidos además de la vista o el olfato.]


Por su parte, Gandalf pudo mantener su posición contra los Nazgûl en la Cima de los Vientos usando su poder, y aún así fue difícil para él; de hecho, Gandalf dice «al amanecer escapé y huí hacia el norte», lo cual prueba que los Espectros del Anillo constituían un peligro para el mago.

Tolkien es extremadamente sutil en el uso de la magia en la Tierra Media, y rara vez se refiere a ella en esos términos [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]; sin embargo, son varios los pasajes donde los Nazgûl muestran algún tipo de poder relacionado con la hechicería:


[Entonces el líder, que ahora estaba a medio camino, se puso de pie amenazando en sus estribos, y levantó la mano. Frodo se quedó mudo. Sintió que la lengua se le pegaba a la boca y el corazón le dolía. Su espada se rompió y cayó de su mano temblorosa. El caballo se encabritó y resopló.]


Aquí, con un solo gesto del Nazgûl, Frodo queda inutilizado, como si sufriera un hechizo paralizante; y su espada se hace añicos a la distancia.

Los Nazgûl definitivamente tienen poderes nigrománticos; como cuando despiertan a los Tumularios [ver El misterio de los Tumularios]:


[El Capitán Negro se quedó (en los Túmulos) durante algunos días, y los espectros de los túmulos se despertaron, y todas las cosas de espíritu maligno, hostiles a los Elfos y Hombres, estaban al acecho con malicia en el Bosque Viejo y en los Túmulos. La Caza del Anillo]


Incluso en plena batalla el Rey Brujo muestra sus habilidades como hechicero:


[Sobre las colinas de la matanza apareció una forma espantosa: un jinete, alto, encapuchado, vestido de negro. Lentamente, pisoteando a los caídos, avanzó sin prestar atención a ningún dardo. Se detuvo y levantó una espada larga y pálida. Y, mientras lo hacía, un gran temor cayó sobre todos, aliados y enemigos por igual; y las manos de los hombres cayeron a sus costados y ningún arco cantó. Por un momento todo quedó en silencio.

Entonces el Capitán Negro se levantó en sus estribos y gritó con una voz espantosa, hablando en alguna lengua olvidada palabras de poder y terror para desgarrar tanto el corazón como la piedra. Tres veces gritó. Tres veces retumbó el ariete. Y, de repente, con el último golpe, la Puerta de Gondor se rompió. Como golpeada por un hechizo explosivo, estalló en dos: hubo un relámpago y las puertas cayeron al suelo en fragmentos rotos.
]


El Rey Brujo de Angmar también parece tener un arma capaz de encenderse en llamas a voluntad:


[El Jinete Negro se echó hacia atrás la capucha y he aquí que tenía una corona real. Los fuegos rojos que ardían sobre los hombros cubiertos por el manto eran amplios y oscuros. De una boca invisible salió una risa mortal.

—¡Viejo tonto! —dijo—. Esta es mi hora. ¿No conoces la muerte cuando la ves? ¡Muere ahora y maldice en vano!

Y con eso levantó su espada y las llamas corrieron por la hoja.
]


También parece estar en el poder de los Nazgûl «inspirar» a sus sirvientes a luchar mejor, influyéndolos mentalmente e induciendo miedo en sus enemigos:


[Algunos decían que no se podía ver, como un gran jinete negro, una sombra oscura bajo la luna. El miedo se apoderaba de nuestros hombres más audaces, de modo que el caballo y el hombre cedían y huían. Sólo un remanente de nuestra fuerza del este regresó, destruyendo el último puente que aún se encontraba en medio de las ruinas de Osgiliath. Han pagado caro el cruce, pero menos caro de lo que esperábamos. Fue el Capitán Negro quien nos derrotó. Pocos resistirán y soportarán incluso el rumor de su venida. Su propia gente se acobardará ante él, y se matarán a sí mismos si él lo manda.]


Las armas típicas de los Nazgûl parecen ser espadas, cuchillos encantados de Morgul y algunos dardos con un potente veneno. Esto nos lleva de vuelta a la Cima de los Vientos, donde parece que Aragorn hizo retroceder a los Espectros del Anillo. ¿Lo hizo? Quiero decir, en este punto el Rey Brujo ya había herido a Frodo, de modo tal que los Nazgûl podían darse el lujo de retirarse. ¿Por qué molestarse en una pelea con un enemigo peligroso? A partir de entonces, es un juego de espera para ellos. El hobbit pronto se deslizaría al mundo de los espectros y lo tendían.

Esto está respaldado por las siguientes palabras de Aragorn:


[Por supuesto, subestimaron la resistencia de los Hobbits y la reunión con Glorfindel fue algo que no habrían anticipado.]


Dejando a un lado su imponente presencia, este es el mismo grupo de seres que tomaron y retuvieron Minas Ithil, reclamaron y reconstruyeron Dol Guldur y, en el caso del Rey Brujo, fue el lugarteniente elegido por Sauron por destruir los reinos del norte de Arnor, una tarea en la que tuvo un éxito absoluto. Como estrategas militares, los Nazgûl parecen haber liderado todos los principales ataques de Sauron [ver: El horror cósmico en El Señor de los Anillos]

En resumen, los Nazgûl eran lo suficientemente poderosos como para ser llamados «los sirvientes más letales de Sauron». Es importante recordar que, además, los Nazgûl fueron una vez Hombres. No tienen los poderes de los Ainur, los Istari o los Elfos más encumbrados, pero todavía son una fuerza extremadamente poderosa contra enemigos convencionales. Desafortunadamente, solo conocemos los antecedentes de dos Nazgûl: el Rey Brujo, un Numenoreano; y Khamûl, un oriental.

Podría decirse que el Rey Brujo de Angmar es el más fuerte de los Espectros del Anillo. Después de todo, no se le llama el Capitán Negro sin razón. Tolkien menciona en un par de ocasiones que, de los Nueve, el Rey Brujo era el que mejor podía moverse a la luz del día. No le tenía miedo al agua y podía sentir la presencia del Anillo Único mucho mejor que los demás.

De Khamûl se dice que, después del propio Capitán Negro, era el que mejor percibía la presencia del Anillo. En el Vado de Bruinen, sólo el Rey Brujo y otros dos, con el atractivo del Anillo frente a ellos, se habían atrevido a entrar en el río. Además, podía romper armas.

Es evidente que los Nazgûl eran muy poderosos.

En casi cualquier enfrentamiento directo se podría esperar que salgan victoriosos haciendo que el oponente entre en pánico y haga algo estúpido, como Frodo poniéndose el Anillo en la Cima de los Vientos. Eran lo suficientemente hábiles con las armas, como vemos en todas las batallas y escaramuzas en las que los vemos involucrados. Sin embargo, en el contexto de El Señor de los Anillos, es importante tener en cuenta que los Nazgûl tuvieron la desgracia de enfrentarse a algunos de los mejores de su época; entre ellos, Gandalf, Glorfindel y Aragorn.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: Nazgûl: poderes y habilidades de los sirvientes más letales de Sauron fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Tierra Media.
Tierra Media.

Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».
Relato de August Derleth.