El misterio de Baya de Oro


El misterio de Baya de Oro.




Baya de Oro [Goldberry] apareció por primera vez en el universo de J.R.R. Tolkien en el poema de 1934: Las aventuras de Tom Bombadil (The Adventures of Tom Bombadil), donde se narra cómo ella atrae a Tom al río antes de que él escape, regresando más tarde para capturarla y convertirla en su novia. Se la describe como una mujer joven, hermosa, con un largo cabello dorado. Al igual que su esposo, Tom Bombadil, los orígenes de Baya de Oro son enigmáticos. A continuación intentaremos resolver este misterio [ver: El misterio de Tom Bombadil]

Originalmente, la secuencia de Baya de Oro parece ser un homenaje a la protagonista femenina del cuento de hadas de George MacDonald: La llave de oro (The Golden Key, 1867). Allí, la protagonista, llamada Tangle, después de haber sido casi asfixiada por un árbol [en un episodio que recuerda al del Viejo Hombre-Sauce], y creyendo que está siendo perseguida por los osos de Ricitos de Oro [Goldilocks], es acogida por una amable anciana vestida de sirena. De hecho, la propia Baya de Oro recuerda al personaje de Ricitos de Oro; no solo por las similitudes físicas, sino por esta especie de comodidad hogareña que ambas mujeres han logrado establecer.

En la Tierra Media, sin embargo, Baya de Oro combina lo doméstico y lo sobrenatural. De algún modo está conectada con río Tornasauce [Withywindle] en el Bosque Viejo [Old Forest]. Algunos han sugerido que Baya de Oro podría ser una divinidad menor en la mitología de Tolkien, como una Maia; aunque todo ser enigmático de la Tierra Media suele ser explicado de este modo, en general, de forma bastante insatisfactoria [ver: ¿Ungoliant y Shelob eran Maiar o algo más?]

Lo cierto es que Tolkien nunca exploró [ni explicó] los orígenes de Baya de Oro. Tom Bombadil claramente la identifica como «descubierta» por él en el río Tornasauce, y su título: «Hija de la Mujer del Río» [River-Woman's Daughter] sugiere fuertemente que Baya de Oro no es una mujer mortal. En una carta de 1958, Tolkien escribió que Baya de Oro «representa los cambios estacionales en las tierras fluviales durante el otoño». Esta noción, aunque vaga, está presente en la historia, más específicamente cuando Frodo recita las líneas del poema «¡Oh primavera y verano, y de nuevo primavera!». No obstante, Tolkien está admitiendo aquí que Baya de Oro es una alegoría, algo extraño teniendo en cuenta su visceral rechazo por este tipo de recurso.

En La Comunidad del Anillo, Frodo y sus compañeros Sam, Merry y Pippin, se encuentran con Baya de Oro y Tom Bombadil en el Bosque Viejo, cerca de Los Gamos [Buckland]. Después de que los Hobbits son rescatados del Viejo Hombre-Sauce, la pareja les ofrece refugio en su cabaña, que está rodeada por un estanque de nenúfares [ver: ¿Qué era el Viejo Hombre-Sauce?]. La estancia de los Hobbits allí es breve pero extraña. Desde el primer momento, tanto los Hobbits como el lector advierten que Baya de Oro y Tom Bombadil no son lo que parecen.

Al igual que su encarnación anterior en el poema de 1934, la Baya de Oro de El Señor de los Anillos conserva un vínculo estrecho con la naturaleza y, más particularmente, con el agua. Se la describe con un adorno de sirena en el pelo [como el personaje en el poema de George MacDonald], con un vestido que, al moverse, «crujía suavemente como el viento en las orillas de un río florido». La voz de Baya de Oro parece tener un singular poder expresivo. Sus dulces canciones inducen a los Hobbits a pensar en «estanques y aguas más grandes que ellos jamás había conocido».

Dicho esto, a título personal siempre sentí curiosidad por el significado de Baya de Oro, sobre todo porque es uno de esos personajes a los que Tolkien nunca más se refiere, ni siquiera en El Silmarillion y otros textos sobre los orígenes de la Tierra Media. Entonces, ¿quién es Baya de Oro? No parece ser un Elfo [creo que Tolkien lo hubiese aclarado si lo fuera], tampoco una mujer mortal. ¿Hay un significado más profundo en su relación con Tom Bombadil? ¿O acaso es solo un personaje femenino simbólico, diseñado para agregar un poco de equilibrio al recuento de personajes, abrumadoramente masculinos en ese punto de la historia? [ver: La diversidad de género en «El Señor de los Anillos»]

Como lector siempre asumí que Baya de Oro no era humana. Más específicamente, que es algún tipo de ninfa de río:


[¡Venid, querida gente! —dijo, tomando a Frodo de la mano—. ¡Rían y diviértanse! Soy Baya de Oro, la hija del río.]


Tom Bombadil vuelve a relacionar a Baya de Oro con el río poco después:


[Junto a ese estanque, hace mucho tiempo, encontré a la hija del río, Baya de Oro, joven y hermosa, sentada entre los juncos.]


En la Carta 210, Tolkien hace un breve comentario sobre Baya de Oro y su significado, el cual refuerza el hecho de que probablemente no sea humana:


[Baya de Oro representa los cambios estacionales reales en tales tierras.]


Si Tolkien es sincero aquí, y no hay motivos para pensar que no lo fuera, parecería exagerado suponer que un humano representaría adecuadamente estos «cambios estacionales» cuando no vemos tal representación conceptual por humanos en ningún otro lugar de la Tierra Media. En este punto parece claro que Baya de Oro no es una mujer ordinaria. Pero, ¿qué es entonces?

La respuesta de Tom Bombadil no resuelve el misterio de Baya de Oro; de hecho, le añade una dimensión completamente diferente: «Junto a ese estanque, hace mucho tiempo, encontré a la hija del río». La noción de «hace mucho tiempo», para Tom Bombadil, debe ser muy diferente a la nuestra. Para Tom, mucho tiempo debería ser, bueno, realmente mucho tiempo.

Aunque los orígenes de Baya de Oro son inciertos, Tom Bombadil claramente la identifica como habiendo sido «encontrada» por él en el río, y su título: Hija del Río, sugiere que no es una mujer mortal. Sin embargo, Tom quizás está siendo poético aquí, no necesariamente literal. La cabaña de Tom está muy cerca de Bree y otros asentamientos humanos, y tal vez Baya de Oro podría haber nacido allí. Es importante señalar que no se da la fecha de cuando fue «encontrada», podrían ser 18 años, o 1800, y no tendríamos forma de saberlo. De hecho, podemos encontrar razones que justifiquen que Baya de Oro es un espíritu del río y otras que la identifiquen con una simple niña mortal criada por Tom, aunque esto parece ser improbable.

En cualquier caso, Baya de Oro no encaja fácilmente en ninguna de las definiciones de Tolkien sobre los seres sintientes de la Tierra Media, sobrenaturales o no. Al igual que Tom Bombadil, ella sigue siendo un enigma, pero uno que nos brinda algunos puntos de apoyo para descrifrarlo.

Por ejemplo, con respecto a la verdadera naturaleza de Baya de Oro en el contexto de la Tierra Media, su nombre y características son similares a muchos de los espíritus del agua mencionados en el folclore inglés, como Jenny Greenteeth [«dientes verdes»]. También es importante recordar que Baya de Oro pertenece a la mitología temprana de Tolkien y que originalmente debería ser vista como una especie de elemental, en este caso, del agua. Además, la asociación de Baya de Oro con el agua relaciona temáticamente a Tom Bombadil con Väinämöinen y su prometida, Aino, en el Kalévala, la epopeya nacional finlandesa que Tolkien tanto admiraba.

Otra explicación posible es que Baya de Oro sea una de los Ainur, tal vez una Maia, tal vez un espíritu exterior atraído por las bondades de Arda. Si de hecho es una Ainur, Baya de Oro definitivamente sería Yavanna. De hecho, hay varias similitudes físicas entre Baya de Oro y Yavanna: ambas tienen cabello rubio, ambas visten de verde [sus ropas reflejan una conexión pacífica y simbiótica con el mundo natural], y están asociadas con la naturaleza. Es una posibilidad atractiva, sin dudas, pero si Baya de Oro es Yavanna, entonces Tom Bombadil debería ser una encarnación de Aulë, esposo de Yavanna.

¿No es curioso que Tom pueda manipular el Anillo Único como si se tratara de una baratija? [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?] Solo si Tom Bombadil fuese una encarnación de Aulë, esto tendría sentido. Sauron fue un Maia de Aulë [también Saruman], y de él aprendió los secretos de la forja. En este contexto, para Aulë no supondría ningún peligro manipular la creación de un antiguo aprendiz suyo [ver: El misterioso Anillo de Saruman]

Para ser claro al respecto, NO CREO que Tom Bombadil sea una encarnación de Aulë [como mínimo, hay una disonancia de personalidades], solo que tendría sentido que lo fuera, y que una de las formas en las que Tolkien podría haber sugerido esto es, precisamente, haciendo que Tom manipule el Anillo Único sin sufrir ninguna consecuencia.

Si quisiéramos ser todavía más rebuscados [y eso es algo que nos encanta en El Espejo Gótico] podríamos decir que Baya de Oro se asocia fácilmente con el mito griego de Perséfone, sobre todo por la forma en que es capturada por Tom Bombadil [no es caprichoso entonces que Tom siempre ponga a dormir a sus enemigos —salvo a los Tumularios, que ya están muertos—, tal como lo hace Hades, quien secuestró a Perséfone] y por su asociación con el ritmo de las estaciones.

Adicionalmente, las madres de Perséfone y Baya de Oro se lamentan de la pérdida de sus hijas. La madre de Perséfone, Ceres, se rasga las manos y los senos; mientras que la madre de Baya de Oro, la Mujer del Río, se convierte en parte de los ruidos nocturnos que perturban la casa de Tom Bombadil mientras se sienta en la orilla del río suspirando por su hija. Además, tanto Baya de Oro como Perséfone están asociadas con los lirios. En El Señor de los Anillos, Baya de Oro es vista por primera vez por los Hobbits con «nenúfares blancos» a sus pies; en Ovidio, Perséfone se presenta del mismo modo.

Sin embargo, la función de Baya de Oro, en términos narrativos, no tiene mucho que ver con esto. De hecho, si tuviésemos que resumir esta función [Eru nos libre de hacerlo] sería despertar a los Hobbits a la belleza cruda y salvaje del mundo. Más aún, Baya de Oro aparece a los ojos de los Hobbits a través de diversos roles atribuidos tradicionalmente a la feminidad: como diosa, madre [en términos de cuidadora], esposa y administradora de las responsabilidades domésticas.

Baya de Oro suele ser utilizada como ejemplo crítico sobre el rol de las mujeres en El Señor de los Anillos. Tolkien la presenta como una figura doméstica hospitalaria, una buena anfitriona que alimenta a los viajeros. Si bien parece estar cómoda allí, los inicios de su relación con Tom fueron traumáticos. Fue encontrada y capturada por el viejo Tom, y llevada a la cabaña para ser su esposa. De hecho, las constantes atenciones de Tom parecen sospechosas en este punto [cortar flores no parece ser el mejor obsequio para una entidad de la naturaleza]. Sin embargo, Baya de Oro es una figura femenina que comparte una relación doméstica cooperativa y recíproca con Tom Bombadil. Hay una dinámica de igualdad entre ambos que no se observa en otras parejas de la Tierra Media, donde los roles de género, sobre todo en cuestiones relacionadas con lo doméstico, son mucho más tradicionales.

Por otro lado, también hay que decir que Baya de Oro es el único personaje femenino en El Señor de los Anillos que no tiene una agenda personal, y que además proporciona una figura femenina pura, feliz, alegre y sabia; sea lo que sea que eso signifique en términos de género [no tengo ninguna intención de debatir en ese terreno].

En cierto modo, Baya de Oro presagia la aparición posterior de Galadriel: ambas son hermosas, rubias, viven en un lugar aislado y están asociadas con el agua. Si Galadriel ha sido asociada con María [madre de Cristo], Baya de Oro claramente representa a Eva. Más aún, la aparente inocencia y la naturaleza primitiva de Baya de Oro y Tom Bombadil son análogas a las de Adán y Eva.

Frodo ciertamente reacciona ante Baya de Oro como algo especial:


[Se puso de pie como lo había hecho a veces, encantado por las bellas voces de los Elfos; pero el hechizo que ahora se le impuso era diferente: menos agudo y elevado era el deleite, pero más profundo y más cercano al corazón mortal; maravilloso y, sin embargo, no extraño.]


Baya de Oro también reacciona ante Frodo:


[Pero veo que eres un amigo de los Elfos; la luz en tus ojos y el timbre [Baya de Oro usa la palabra ring, «anillo»] en tu voz así lo dicen.]


Baya de Oro reconoce la bondad en Frodo, pero también hace una alusión al Anillo que aún no ha visto. Tanto ella como Tom parecen sentir el Anillo, lo que significa que son más que simples humanos, un tanto excéntricos, viviendo en el Bosque Viejo. Además, la voz de Baya de Oro sugiere que ha vivido cerca del nacimiento del río, y lo ha visto a través de muchas temporadas, dándole la apariencia —y la voz— de una mujer joven y sabia más allá de sus años.

Hay un componente mitológico en Baya de Oro que no podemos obviar. Y claramente hay diferencias en las distintas versiones del personaje. En el poema, Baya de Oro es mucho más peligrosa que en El Señor de los Anillos. Sumerge a Tom en el río sujetándolo de la barba [y sabemos lo fuerte que puede llegar a ser Tom], es juguetona con él, burlona, como una ninfa. De hecho trata de seducirlo en las profundidades, pero Tom pronuncia una de sus fórmulas mágicas, en la forma de una canción, y logra salir a la superficie. En este sentido, Baya de Oro actúa de uno de los varios personajes en el poema que tratan de atrapar a Tom.

Baya de Oro conserva algunas características de la ninfa mitológica, sobre todo su apariencia, aun después de contraer matrimonio con Tom, aunque su temperamento ha variado radicalmente. Ahora es mucho más hogareña, doméstica, de lo que podríamos suponer leyendo solo el poema.

No, no creo que Baya de Oro sea una Maia, al menos no lógicamente. En ese caso, su epíteto no sería Hija del Río, sino Madre del Río. Sin embargo, también es justo decir que el canto de Baya de Oro, su voz, y la capacidad para evocar imágenes muy poderosas y vivas en quienes la escuchan, podrían ser señales de que alguna vez participó en la Gran Música. En este sentido, Baya de Oro pudo haber sido creada en el primer Tema, antes de que Melkor lo perturbara.

El Silmarillion es claro al respecto: los Elfos y los Hombres aparecen en el tercer Tema, y no estaban en el Tema que Ilúvatar propuso al principio. Pero Baya de Oro quizás es anterior. Posee una magia primordial que Frodo nota cuando la ve por primera vez; un tipo de magia que la distingue de los Elfos, y que acaso la remonta hasta el primer Tema de la Música de Ainur.

Baya de Oro posee demasiada pureza para ser parte del segundo Tema corrompido por Melkor, y ciertamente no encaja con el tercero, donde aparecen los Hombres y los Elfos. Además, El Silmarillion señala que «de todas las creaciones en Arda, el agua era la más elogiada». Por otro lado, los Eldar dicen que en el agua resuena el eco de la Música de los Ainur más que en cualquier otra sustancia. Tal vez por eso la música permanece tan viva, tan intensa, tan primordial, en el canto de Baya de Oro.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: El misterio de Baya de Oro fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Manly Wade Wellman.
¿Una historia de amor?
Libro y análisis.

Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.
Análisis de «Salem's Lot».