«Amor de hombres muertos»: Rupert Brooke; poema y análisis


«Amor de hombres muertos»: Rupert Brooke; poema y análisis.




Amor de hombres muertos (Dead Men's Love) es un poema de amor del escritor inglés Rupert Brooke (1887-1915), escrito en 1911 y publicado de manera póstuma en la antología de 1918: Poemas escogidos (Collected Poems).

Amor de hombres muertos, uno de los mejores poemas de Rupert Brooke, versifica el despertar de dos amantes muertos en el infierno.

La ambivalencia de Rupert Brooke hacia su sexualidad emerge en muchos de sus poemas. Ciertamente lo hace en Amor de hombres muertos, el cual sitúa a un «maldito poeta exitoso» y a una «mujer como el sol» en el infierno, cuya condición aún no les ha sido revelada. El narrador comienza describiendo el intenso placer físico de estos amantes, el cual se vuelve un sentimiento amargo cuando advierten que están muertos.

En este punto podríamos pensar que Rupert Brooke sugiere que el amor físico equivale a la muerte espiritual, pero Amor de hombres muertos va un poco más lejos todavía.

La ignorancia o negación de Rupert Brooke respecto de su propia identidad lo llevó a representar el amor en términos negativos. Amor de hombres muertos es tal vez el ejemplo más sorprendente de esto. No solo los dos amantes de este poema están muertos, sino que están en el infierno. La perdición, acaso como consecuencia del amor que comparten, culmina en la última línea cuando los amantes se miran y encuentran: con un enfermizo estupor, el vacío de los ojos.

Las nociones de amor y pareja a menudo adoptan un tono mórbido en los poemas de Rupert Brooke, y por tal caso también en su vida. Cierta vez escribió que deseaba colarse en el Museo Británico, de noche, para acostarse con una momia. Había oído que la mayoría había muerto de sífilis, pero esperaba encontrar una que estuviera limpia. No es caprichoso que H.P. Lovecraft se haya inspirado en estos aspectos macabros de la obra de Rupert Brooke, y sobre todo en el poema: La llamada (The Call), para su relato: La llamada de Cthulhu (The Call of Cthulhu) (ver: Rupert Brooke: el primero que escuchó la «Llamada de Cthulhu»)

Para Rupert Brooke, el amor solo puede ser satisfactorio si puede desencarnarse, y varios de sus poemas describen esa condición de ausencia de un cuerpo físico. En cierto modo, el poeta sugiere que la perfectibilidad del amor, por lo tanto, solo puede alcanzarse espiritualmente. Pero no solo existen espíritus puros; también hay fantasmas, incluso difuntos que abrazan sus esqueletos en algún pozo insondable del infierno.

En este contexto, Amor de hombres muertos de Rupert Brooke asume un realismo casi antirromántico, presentando cuerpos desagradables, en estado de descomposición, e incluso practicando una especie de desmembramiento figurativo. Para alguien a quien W.B. Yeats describió como la «encarnación de la poesía», la ausencia de cuerpos íntegros en la obra de Rupert Brooke es irónica.

Lo físico en Amor de hombres muertos está diseccionado, separado, casi desintegrado. Tal vez lo que Rupert Brooke está tratando de decirnos aquí es que el infierno consiste en la ausencia de un cuerpo; o peor aún, que en el infierno estamos condenados a depender de la carne transitoria y corrupta solo para satisfacer de manera incompleta las necesidades del amor.




Amor de hombres muertos.
Dead Men's Love, Rupert Brooke (1887-1915)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Había un maldito poeta exitoso;
había una mujer como el sol.
Y estaban muertos. Ellos no lo sabían.
No sabían que su tiempo había terminado.
No sabían que sus himnos eran silencio;
y sus miembros, que tan bien habían servido al Amor,
eran polvo y hedor.

Y así, un día, como siempre,
con las manos extendidas, se apresuraron, rodilla con rodilla;
para abrazarse y besarse en llamas,
para verse en los ojos del otro,
y en ese largo abrazo
sentir los labios y el pecho calentarse
en el pecho y el labio y el brazo.

Así que, rodilla con rodilla, se acercaron,
y entre risas corrieron, me han dicho,
por las calles del infierno.
Y entonces,
de repente sintieron que el viento soplaba frío,
y, estrechamente abrazados,
sintieron el aire gélido en los labios, en el pecho,
y, con un enfermizo estupor,
el vacío de los ojos.


There was a damned successful Poet;
There was a Woman like the Sun.
And they were dead. They did not know it.
They did not know their time was done.
They did not know his hymns
Were silence; and her limbs,
That had served Love so well,
Dust, and a filthy smell.

And so one day, as ever of old,
Hands out, they hurried, knee to knee;
On fire to cling and kiss and hold
And, in the other's eyes, to see
Each his own tiny face,
And in that long embrace
Feel lip and breast grow warm
To breast and lip and arm.

So knee to knee they sped again,
And laugh to laugh they ran, I'm told,
Across the streets of Hell . . .
And then
They suddenly felt the wind blow cold,
And knew, so closely pressed,
Chill air on lip and breast,br /> And, with a sick surprise,
The emptiness of eyes.


Rupert Brooke
(1887-1915)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Poemas góticos. I Poemas de amor.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Rupert Brooke: Amor de hombres muertos (Dead Men's Love), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Poky999 dijo...

Es bastante profundo lo que se plantea en este poema. Excelente.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.
Artículo.

Poema de E.A. Poe.
Relato de Allison V. Harding.
Artículo.