¿Por qué no hay ángeles mujeres? La diversidad de género en el cielo


¿Por qué no hay ángeles mujeres? La diversidad de género en el cielo.




En el arte existe una gran cantidad de imágenes de ángeles mujeres, sin embargo, en los mitos bíblicos la feminidad de los ángeles está prolijamente ausente. Contrariamente a lo que sucede en el infierno, donde la diversidad de género parece más equilibrada, con una gran cantidad de demonios femeninos, la Biblia no propone ni un solo nombre, ni una sola referencia, acerca de un ángel mujer.

Para soslayar esta incómoda falta de referencias, muchos teólogos sostienen que los ángeles no son hombres o mujeres, es decir, masculinos o femeninos, al menos en la forma en la que los seres humanos entendemos y experimentamos las diferencias de género.

No obstante, cada vez que la Biblia menciona la palabra «ángel» siempre se la utiliza en su forma masculina. De hecho, cuando los ángeles se manifiestan ante personas, en la Biblia, siempre se los ve como hombres; y cuando se les da un nombre, siempre es masculino.

¿Dónde están, entonces, los ángeles mujeres?

La palabra hebrea para ángel es מֲלְאָךְ (Malak), que luego sería traducida al griego angelos. Ambas significan «mensajero», y ambas son sustantivos masculinos. En este sentido, si tomamos a la Biblia como única referencia sobre el tema, todo parece indicar que no hay ángeles femeninos, sin embargo, quizás la palabra ángel no designe a una especie después de todo, sino más bien a un cargo, un oficio exclusivamente masculino.

Como decíamos anteriormente, todas las apariciones de ángeles en la Biblia describen fisionomías masculinas. La mayoría de estas apariciones son genéricas, es decir, el ángel no dice su nombre, y simplemente se encarga de hacer su trabajo, a menudo anunciar algo. Pero cuando se les da un nombre, siempre son masculinos, aunque tampoco son demasiados. La Biblia solo nombra a dos ángeles por su nombre: Gabriel y Miguel.

El único que hace una referencia a lo que podrían ser ángeles mujeres es Zacarías, quien menciona la aparición de dos mujeres con alas. Algunos interpretan que podrían tratarse de ángeles femeninos, pero lo cierto es que Zacarías no utiliza la palabra ángel para referirse a ellas, y sí lo hace ante seres alados con aspecto varonil.

Para colmo, Zacarías observa que esas dos mujeres aladas vuelan llevando la canasta de la maldad. Las describe con alas de cigüeña, un pájaro impuro en los mitos hebreos. Esta es la única referencia posible de ángeles femeninos en la Biblia: mujeres portando el mal, básicamente, y asumiendo la forma de un ave inmunda.

Pero, si no hay ángeles mujeres en la Biblia, ¿por qué a menudo los ángeles son representados en el arte con aspecto femenino?

Al no contar con referencias bíblicas, es decir, con un sustento oficial, digamos, es posible que esas representaciones femeninas de ángeles estén relacionadas con antiguas tradiciones paganas, que poco a poco se fueron integrando al pensamiento y, sobre todo, al arte cristiano.

Muchas mitologías, sobre todo los mitos griegos, utilizan la figura de mujeres aladas. Algunas diosas paganas también tenían alas —como Nike, la mensajera de la victoria—, y en cierto modo se comportaban como ángeles, apareciendo repentinamente, entregando mensajes, empuñando espadas y luchando en los campos de batalla, como las valquirias de los mitos nórdicos.

Quizás los teólogos estén en lo cierto, y los ángeles no sean hombres o mujeres en términos humanos, pero en ese caso debería existir, al menos, una sola referencia a un ángel mujer, o al menos con atributos tradicionalmente asociados a la feminidad. El problema, en última instancia, tal vez se resuma a una cuestión de perspectiva.

La Biblia aporta muy poco sobre el tema de los ángeles. Algo sobre las jerarquías angélicas, algo sobre la improductividad reproductiva de los ángeles, y no mucho más. Si bien se aclara que los ángeles no pueden producir descendencia angelical, esto no significa que no posean género; de hecho, hay una gran cantidad de ángeles caídos mujeres, y otros que, tras la caída, como Semihazah, engendraron criaturas híbridas con mujeres humanas, los Nephilim (ver: Sobre las Guerras Celestiales).

Uno puede morir de literalidad aquí, porque podríamos utilizar el mismo recurso para decir que el epíteto: hijos de Israel no hace referencia a las mujeres de aquella tierra, lo cual es absurdo.

El hecho de que los ángeles caídos puedan participar en actividades reproductivas, aunque ilegítimas, y sujetas al castigo divino, argumenta a favor de la posibilidad de que haya más de un género entre los ángeles. ¿Entonces por qué no se mencionan ángeles mujeres? Bueno, aquí entra a jugar la cuestión de perspectiva de la que hablábamos antes.

El hecho de que no haya ángeles femeninos quizás se deba a que toda la actividad angelical en la Tierra descrita en la Biblia es de naturaleza militar.

Los ángeles o envían mensajes o luchan, a veces en una especie de guerra fría contra los demonios. En este contexto, era impensado imaginar a las mujeres involucradas directamente en estos asuntos, tradicionalmente masculinos.

Por eso mismo, tal vez, la palabra ángel no refiera a una especie de entidad celestial en particular, sino a un oficio, una misión, encarnada en un ser de naturaleza intermedia entre lo espiritual y lo corporal. Siendo oficios que, en la Tierra, pertenecían al género masculino, es lógico suponer que sus representantes celestiales asuman una forma análoga en nuestro plano.

Sabemos también que los ángeles están restringidos en términos de tiempo y espacio, y que tienen una forma y una existencia limitada, como los humanos, aunque con parámetros más amplios. No son seres absolutamente espirituales, sino que poseen algún grado de corporeidad, o densidad espiritual, por decirlo de algún modo.

El enfoque tradicional entre lo material y lo espiritual se vuelve difuso aquí, y hasta incorrecto; porque los ángeles existen únicamente dentro de la Creación, de manera tal que su espiritualidad, en cierto modo, posee algún grado de materialidad, incluso si está mucho más allá de nuestra capacidad de comprensión.

Al no tener cuerpos físicos, al menos como nosotros los concebimos, las diferencias de género entre ángeles resultan irrelevantes. Sin embargo, cuando interactuan con el mundo material sí asumen una forma humana, preponderantemente masculina, pero como ya hemos visto, esto se relaciona con una cuestión de oficios; pero también de logística. Un ángel femenino, en tiempos bíblicos, habría sido ignorado o considerado como un engaño.

En resumen: no tenemos una idea precisa sobre cómo funcionan las relaciones entre ángeles, y menos aún entre ángeles y mortales. Dentro de la Biblia todas las interacciones de ángeles con humanos involucran el cumplimiento de deberes tradicionalmente asociados a lo masculino. En este sentido, realmente no debería sorprender que no haya evidencia de ángeles femeninos en las Escrituras.

Hasta aquí nos referimos únicamente a la Biblia, pero también hay otras referencias interesantes, como John Dee, quien aseguró haber aprendido el Enoquiano: el lenguaje de los ángeles, y haber descubierto una sutil trama de intrigas y pasiones entre los ángeles en El libro de Enoc; obra profana, blasfema en cierto punto, y quizás por eso encantadora.

Allí, por ejemplo, se habla de Yecum, un ángel mujer, caída en desgracia, enviada por Dios a seducir a los ángeles caídos; y también de Aradia, nada menos que la hermana de Lucifer.




Ángeles. I Mitos bíblicos.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿Por qué no hay ángeles mujeres? La diversidad de género en el cielo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

5 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tal vez la biblia no sea una fuente confiable en cuanto a mitos, sino una compilación de mitos, en versiones recortadas e incompletas.
Tal vez si haya ángeles femeninos.

Unknown dijo...

Talvez,las mujeres siempre quiere sobrepasar al hombre?

Paty dijo...

La cultura hebrea es marcadamente machista, por lo que es inimaginable para ellos que una mujer tenga un rol tan importante.

Anónimo dijo...

Tal vez Diosito las tengas reguardadas para la sorpresa frente al Diablillo cuando llegue el juicio, así de oculto como cuando fue el nacimiento del Mesías. O es solo imaginación mia, jajaja

Anónimo dijo...

Quizas las mujeres angeles aunque no esten escritas en la biblia "talvez" si existan pero Dios no las mencionan en la biblia porque en la tierra lo que hay es una guerra espiritual es cuestion de perspectiva cuando Dios vio Adan solo. Dijo Dios le hare ayuda idonea y le trajo a su mujer eva Dios ya conocia esa ayuda idonea femenina no se la estaba inventando en ese momento y los angeles en mi parecer tienen sexo definido o distintivo cuando jesus dijo que en el cielo no se casaran ni se daran en casamiento sino que seran igual a los angeles de Dios en el cielo se referia a que serian santos y ya no habria necesidad de reproducirse.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «En la cripta» de Lovecraft.
Relato de David H. Keller.
Análisis de «El Templo» de Lovecraft.

Consultorio paranormal.
Tierra Media.
Relato de Henry Hasse.