«Déjà-vu»: ¿y si ya vivimos esto antes?


«Déjà-vu»: ¿y si ya vivimos esto antes?




El universo de los Déjà vu —de lo «ya visto»— es increíblemente amplio, y abarca una cantidad de situaciones aparentemente interminable.

En resumen, se trata de un fenómeno cognitivo que nos produce la sensación de que ya hemos vivido algo idéntido a lo que está sucediendo en el presente. Sin embargo, el decir popular muchas veces le atribuye al déjà vu otras sensaciones que exceden lo simplemente «visto».

La ciencia reclama haber encontrado la causa de esa extraña sensación de ya haber visto, vivido o sentido un hecho que, en realidad, está ocurriendo en ese preciso momento. Al parecer, en ocasiones el lóbulo temporal procesa por separado, y con milésimas de segundo de diferencia, ciertos paquetes de información sensorial, de manera tal que nuestra consciencia los registra como recuerdos; y lo son, formalmente, aunque de hecho hayan ocurrido milésimas de segundo antes.

Esta explicación, por cierto, razonable y hasta verificada científicamente, no ha impedido que surjan otras especulaciones mucho más interesantes.

Lo más atractivo del déjà vu consiste en su universaliad. Si bien es un acontecimiento raro, a todos les ha ocurrido alguna vez en la vida. A propósito del tema hemos consultado con el profesor Lugano, quien ha estudiado extensamente el fenómeno del déjà vu, no ya dentro de lo neurológico, y menos aun de lo paranormal, sino más bien en el contexto de las relaciones sentimentales y, en menor medida, de las menudencias cotidianas.

A continuación compartimos algunos ejemplos del extenso catálogo de experiencias recogidas por el profesor Lugano en su trabajo de campo.

Déjà embrassé: fenómeno curioso que consiste en la sensación de ya haber besado a una persona, aunque de hecho la hayamos conocido hace unas pocas horas.

A veces se produce una correspondencia en el fenómeno, una reciprocidad, de manera tal que la personas besada también experimenta la misma certeza de reiteración del besador.

Déjà mangé: el profesor registra el caso de Humberto Masticardi, asiduo concurrente del Teufel, quien en ocasiones tiene la sensación de ya haber comido la cena cuando en realidad está en ayunas desde la mañana. Afortunadamente, el fenómeno no trae consigo una sensación de saciedad, de manera tal que puede sobrellevarse sin perjuicio de una buena nutrición.

Déjà payé: anomalía cognitiva que puede definirse como la sensación de ya haber pagado un servicio anteriormente.

Algunos lo consideran un artilugio propio de insolventes, pero hay casos que demuestran lo contrario, como el de Hugo Versa, cuya vida se ha visto completamente trastornada a causa de este prodigio neurológico.

Versa fue visto en varias ocasiones haciendo la fila para pagar sus servicios, y retirarse del establecimiento justo cuando estaba frente a la ventanilla, persuadido de que ya había abonado el importe correspondiente. Actualmente vive en la calle.

Déjà sorti: portento infrecuente, peregrino, se diría, que describe la sensación de ya haber estado en pareja con alguien con quien recién se inicia una relación.

Lejos de experimentar la admiración, el estupor, y en ocasiones la conmoción de descubrir rasgos novedosos en el otro, el déjà sorti genera todos los síntomas de la aclimatación sentimental.

Déjà souffert: Discontinua sensación de ya haber sufrido una ruptura amorosa antes de que se produzca.

El profesor cita algunos casos fenomenales de individuos que, al ser dejados, no derraman una sola lágrima, sintiendo de manera enérgica que ya han atravesado el duelo con anterioridad.

Déjà l'ai vu: Desorden que involucra a personas que tienen la sensación de haber visto una película, una serie, o leído un libro, antes de su estreno o lanzamiento.

El nivel de certidumbre en estos casos es elevado, y los sujetos que padecen este desagradable síntoma son capaces de comentar argumentos enteros, citar referencias, y hasta hacer spoilers sobre materiales que, en rigor, son inéditos.

El Déjà l'ai vu suele producirse durante una conversación, donde alguien comenta el próximo estreno de una película, y es interceptado por alguien que sostiene haberla visto, y que de hecho es malísima. En estos casos importa poco asegurarles que la película, al menos en esta dimensión, se encuentra en la etapa de preproducción.

Déjà baisée: Es tal vez la más inquietante de estas irregularidades de la percepción. Consiste en la sensación de ya haberse acostado con alguien cuando, en realidad, se trata del primer encuentro amoroso. Algunos sujetos investigados por el profesor aseguran haber experimentado el déjà baisée antes incluso de consumar el acto.

Aquellos que sí han logrado superar esta barrera psicológica, y se han entregado a la pasión a pesar de ella, dejan de lado las maniobras ambiciosas del amante novel, y se entregan en cambio a las proezas moderadas del ámbito de lo conyugal.

El catálogo del profesor se extiende arbitrariamente sobre cuestiones secundarias, y hasta banales, pero que quizás sirven de ejemplo, aun en su ausencia, de las exquisitas intermitencias con las que nuestro cerebro nos traduce la realidad.




El lado oscuro de la psicología. I Fenómenos paranormales.


Más literatura gótica:
El artículo: «Déjà-vu»: ¿y si ya vivimos esto antes? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Mark Francis.
Artículo.
Poema de E.A. Poe.

Relato de Allison V. Harding.
Artículo.
Índice.