El hombre más solo del mundo


El hombre más solo del mundo.




Por alguna razón que los profetas olvidaron mencionar, el último hombre tuvo tiempo de sentirse solo antes del fin.

Desde la orilla vió a Caronte levar anclas con los brazos exhaustos. Oyó, traído por el viento, los últimos ladridos de Cerbero. El Annwn y el frío Hel se vaciaron. Las Valquirias sobrevolaron en vano sobre un campo estéril de cadáveres.

El apocalipsis era innecesario para un solo hombre.

La última página del libro había sido escrita.

El hombre se quedó solo. Vagó por las calles desiertas, entre vehículos abandonados y edificios colosales recortados contra el cielo ennegrecido.

Enloquecido por una soledad que ningún otro ser humano había experimentado antes, se entregó al vértigo de la locura.

Desesperado, irrumpió en una vieja casa abandonada, buscó la compañía monótona de un espejo y en el reflejo no halló a nadie.




Egosofía. I Filosofía del profesor Lugano.


El relato: El hombre más solo del mundo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Wallace Stevens.
Relato de Algernon Blackwood.
De la Infestación Demoníaca al Poltergeist.

Historia de Caronte, el barquero.
Relato de Charlotte Mew.
Poema de Samuel Loveman.