«Al final»: Elizabeth Siddal; poema y análisis


«Al final»: Elizabeth Siddal; poema y análisis.




Al final (At Last) es un poema prerrafaelita de la escritora inglesa Elizabeth Siddal (1829-1862), compuesto en 1861 y publicado de manera póstuma en la antología: Poemas de Elizabeth Siddal (Poems of Elizabeth Siddal).

Al final, uno de los poemas de Elizabeth Siddal más emotivos, es una de esas piezas que se enmarcan en la tragedia personal de la autora, y que por esa razón adquieren matices realmente ominosos.

En este contexto, Al final fue escrito en 1861, durante un embarazo muy complicado que derivó en un parto traumático, donde Elizabeth Siddal dio a luz una niña muerta, hecho que fragmentó definitivamente su alma, dejándole apenas voluntad para agotar las horas meciendo una cuna vacía (ver: Elizabeth Siddal y Dante Rossetti: una historia de amor).




Al final.
At Last, Elizabeth Siddal (1829-1862)

Oh, Madre, abre la amplia ventana
Y deja que entre el día;
Oscuras se tornan las colinas
Y los pensamientos comienzan a nadar.

Madre querida, toma mi joven hijo,
(Ya que de tí he nacido)
Y cuida todos sus pequeños caminos
Hazlo sabio sobre tu falda.

Lava mis manos luctuosas
Y luego ata mis pies;
Mi cuerpo ya no puede descansar
Fuera de su sábana tortuosa.

Toma el brote de un árbol joven
Y verde hierba recién segada,
Déjalos sobre ésta lóbrega cama
Para que mi dolor no se sepa.

Encuentra tres bayas rojas
Y arráncalas del tallo,
Quémalos al canto del gallo
Para que mi alma no regrese.

Cuando caigan las gruesas lágrimas,
(Y caerán, Dios lo sabe)
Díle que que morí de un gran amor
Y que mi corazón ha muerto alegre.

Cuando el sol se haya puesto
Y la hierba ondule en tu regazo,
Arrástrame en el frágil ocaso
Y ocúltame entre las tumbas.


O mother, open the window wide
And let the daylight in;
The hills grow darker to my sight
And thoughts begin to swim.

And mother dear, take my young son,
(Since I was born of thee)
And care for all his little ways
And nurse him on thy knee.

And mother, wash my pale pale hands
And then bind up my feet;
My body may no longer rest
Out of its winding sheet.

And mother dear, take a sapling twig
And green grass newly mown,
And lay them on my empty bed
That my sorrow be not known.

And mother, find three berries red
And pluck them from the stalk,
And burn them at the first cockcrow
That my spirit may not walk.

And mother dear, break a willow wand,
And if the sap be even,
Then save it for sweet Robert’s sake
And he’ ll know my soul’s in heaven.

And mother, when the big tears fall,
(And fall, God knows, they may)
Tell him I died of my great love
And my dying heart was gay.

And mother dear, when the sun has set
And the pale kirk grass waves,
Then carry me through the dim twilight
And hide me among the graves.


Elizabeth Siddal
(1829-1862)




Poemas góticos. I Poemas de Elizabeth Siddal.


Más literatura gótica:
El análisis, resumen y traducción al español del poema de Elizabeth Siddal: Al final (At Last) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.
Análisis de «Salem's Lot».

Relato de John D. Swain.
Análisis de «Dagón».
Leyendas de vampiros.