Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Ritual de meditación para mejorar tu autoestima


Ritual de meditación para mejorar tu autoestima.


Por Atenea Helenaus.


Cuando logramos tener una buena autoestima la vida es mucho más fácil y divertida. Por suerte no es algo que deba darse por casualidad. Amarse a uno mismo es también una decisión que se practica día a día.

La verdadera magia aspira siempre al amor. Y es que el amor es el estado más glorioso del ser humano, que siempre debe comenzar en el amor por uno mismo.

¿Si no nos amamos a nosotros mismos cómo podemos pretender que otros lo hagan?

Además, el amor esparce otros dos ingredientes fundamentales de la magia: la claridad y la compasión. Por lo tanto, cualquier practicante de la magia debe necesariamente practicar también el amor propio, el respetarse a sí mismo, y cultivar una sólida autoestima, que pueden ejercitarse como si se trataran de músculos.

Revisemos ahora un ritual de meditación simple para mejorar tu autoestima.

Todo ritual de meditación es una rutina, que desde luego puede alterarse pero que de ninguna forma debe perder su regularidad.

Siéntate cómodamente y tómate unos minutos para relajarte.

Cierra los ojos.

No controles tus pensamientos. Deja que fluyan. El secreto está no prestarles atención. Sólo obsérvalos sin enfocarte en ellos.

Respira pausadamente. No debes llevar el aire a tu pecho, sino a tu vientre

Si te descubres "atado" a un hilo de pensamiento en particular, por ejemplo, algo que te preocupa, déjalo ir y concéntrate en tu respiración.

Ahora desplaza tu total atención al chakra del corazón, justo en el centro del pecho.

Usualmente sentirás que tu atención se desvía hacia tu cabeza, más específicamente entre tus ojos cerrados. No te preocupes, es normal que así sea. De a poco lo irás logrando.

Visualiza que cada inspiración atraviesa el chakra del corazón y luego baja hasta tu vientre. Puedes ayudarte imaginando una esfera de luz dentro de tu pecho que se va "inflando" con cada respiración.

Visualiza cómo la esfera de luz va creciendo, inundándote, iluminando cada rincón de la habitación.

Empezarás a sentir un ligero aumento en la temperatura. Si sientes calor, detente. No es el lugar indicado para practicar el ritual. Si sientes que la luz es cálida, agradable, entonces puedes continuar.

En este punto no tendrás problema en focalizar tu mente. Tus pensamientos ya no serán erráticos. Puedes, si así lo deseas, aprovechar la luz que has generado para iluminarte a tí mismo o a alguien a quien amas sinceramente.

Ahora sí, el calor de tu pecho es bienvenido. Puede quemarte, como sin dudas lo hará las primeras veces que practiques este ejercicio.

Recién ahí, con el chakra del corazón ardiendo en luz, puedes leer en voz alta y muy lentamente las siguientes palabras mágicas:

Amavi mea abundant,
Guia mea vita undo claritat,
Aeterna divinitas mea patientia,
Lux mea dux, lux tuum dux.


Respira pausadamente y deja que el poder de las palabras atraviesen la luz.

Si sientes algún tipo de resistencia física debes identificar en qué parte de tu cuerpo ocurre. Lo sentirás como una ligera incomodidad. Dirige hacia allí la luz que has generado.

En este punto te sentirás realmente genial, pero también existen otras posibilidades que conviente tener en cuenta sin que te alarmes. No es inusual que algunas personas suden mucho durante este ejercicio e incluso vomiten o lloren. En cierta forma, es bueno que así sea.

Si el chakra de tu corazón bombea la luz suficiente no es extraño que tu cuerpo trate de sincronizarse con ella, liberándose de impurezas.

Después de pronunciar las palabras mágicas ten cuidado. No debes romper de repente la visualización. Una buena señal para darlo por terminado es cuando las yemas de tus dedos comiencen a hormiguear.

Si esto no sucede, tómate unos minutos y comienza a respirar con un ritmo más normal, menos lento y profundo.

Sentirás que la luz poco a poco pierde intensidad.

En este momento trata de no hablar ni de regresar de inmediato a tus actividades cotidianas. Para que la transición sea exitosa puedes concluir con un baño de inmersión o simplemente lavándote la cara. El agua es un excelente conductor entre la realidad objetiva y la interior.

Puedes utilizar algunos aromas para acompañar tu ritual de autoestima aunque no son imprescindibles. Las esencias de mirra son las más adecuadas. Si consigues algún cristal de cuarzo su efectividad se verá potenciada muchísimo.

Importante: no practiques este ritual todos los días.

El chakra del corazón es capaz de generar mucha luz pero también requiere períodos de absorción. Si abusas de él tendrá efectos perjudiciales, como agotamiento mental y físico. Con el tiempo irás encontrando un ritmo propio que te permitirá realizarlo en cualquier sitio, pero por el momento limítate a un máximo de dos o tres veces por semana.




Más Hechizoteca: todos los hechizos. I Diarios wiccanos.


Más literatura gótica:
El artículo: Ritual para mejorar tu autoestima fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

arturo dijo...

una pregunta
Alguna vez intente hacer una sesión de regresión, pero a pesar de no regresar a una vida pasada, si pude visualizar fuego blanco, unas llamas ardientes pero frías, que se sentían bastante bien.
acaso eso fue una apertura de un chakra? el de el corazón?

Atenea Helenaus dijo...

Probablemente, Arturo. Todo depende de la zona de tu cuerpo donde sentiste las llamas. Durante las regresiones suele activarse más el chakra del plexo solar.