Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Conociendo a la mujer: una psicología femenina

Conociendo a la mujer: una psicología femenina (Knowing Woman. A Feminine Psychology) es un libro de psicología de la investigadora Irene Claremont de Castillejo (1885-1967) —autora de: Libertad de la ciudad (Freedom of the city) y Yo me casé con un extraño (I Married a Stranger), también editado como: Respaldada por el viento—, publicado en 1963.

Hacia 1945 Irene Claremont de Castilejo inició sus estudios de psicología analítica nada menos que trabajando con Carl Gustav Jung —autor de: Acerca de la psicología de los llamados fenómenos ocultos (Zur Psychologie und Pathologie sogenannter okkulter Phänomene), De la esencia de los sueños (Vom Wesen der Träume), Sobre las cosas que se ven en el cielo: un mito moderno (Ein moderner Mythus: Von Dingen, die am Himmel gesehen werden), El hombre y sus símbolos (Man and His Symbols) y El Libro Rojo (Rotes Buch)— y Emma Jung —autora de: La leyenda del Grial (The Grail Legend)—, convirtiéndose en una respetada psicoterapeuta y una de las expertas más reconocidas en el estudio de la psicología de la mujer.

Conociendo a la mujer: una psicología femenina, verdadero clásico en la materia, esta respetada analista jungiana explora la división de la psique humana en dos principios que, lejos de ser opuestos, a menudo se yuxtaponen: lo masculino y lo femenino.

Conociendo a la mujer: una psicología femenina, procura entender a la mujer no solo estudiando su psique, sino en contraste con el principio masculino.

Por ejemplo, Irene de Castillejo sostiene que todo el edificio de lo masculino, el arquetipo dominante del mundo, se basa en lo que denomina "conciencia centrada"; algo así como una prerrogativa de concentración.

Ahora bien, esta cualidad masculina, aunque no excluyentemente masculina, podría resumirse como una fuerza interior que tiende a la concentración; no ya como cualidad, es decir, la misma concentración que uno podría poner en el estudio o trabajo, sino más bien como escudo que abstrae al ser del exterior y lo encierra en el núcleo de sus ideas.

El principio femenino, mucho más amplio, se construye en la inestabilidad y la creatividad; de nuevo, sin matices peyorativos. Las mujeres emplean el pensamiento (lógico e ilógico) enfoncándose en un rango mucho más amplio de intereses que el hombre.

En una misma situación, frente a los mismos estímulos, la mujer es capaz de elaborar un vasto y complejo paño de conexiones mientras que el hombre esencialmente "piensa en lo que está pensando", sin poder escapar de la conciencia centrada.

En este contexto, la psique femenina se ve restringida a una cultura gobernada por los valores masculinos, reprimiendo los instintos de la mujer hacia una premeditada sumisión y adopción de roles claramente establecidos; siendo "mujer" (para la sociedad) únicamente al ser esposa y madre.

Cualquier estadío previo es visto como un mero aprendizaje, una preparación de la verdadera realización del ser, que se consigue únicamente a través del hombre como esposo o hijo.

Por eso, sostiene Conociendo a la mujer: una psicología femenina, la mayoría de las mujeres se establecen metas muy claras desde la infancia. Incluso sus juegos, desde luego, impuestos, tienden a insertar la idea de que la única realización posible se consigue a través del matrimonio, lo cual coloca a muchas de ellas en el centro de una carrera cuyo final marca el inicio del fracaso y una tremenda frustración.




Conociendo a la mujer: una psicología femenina.
Knowing Woman. A Feminine Psychology.
Material relacionado:






Más literatura gótica:

El análisis y resumen del libro de Irene de Castillejo: Conociendo a la mujer: una psicología femenina (Knowing Woman. A Feminine Psychology) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com