Cómo hacer hablar a un hombre tímido (o el silencio de los elocuentes)

Cómo hacer hablar a un hombre tímido (o el silencio de los elocuentes)


-No consigo superar la timidez, profesor Lugano.

-¿Y cuál es el motivo por el que desea superarla?

-Muy simple. Acabo de volver de una cita con una mujer encantadora. Siendo generoso podría decir que no logré articular más de cuatro o cinco conceptos razonablemente interesantes.

-Ya veo. Es usted un admirador de Mark Twain.

-¿A qué se refiere?

-A aquello de: Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda.

-No conocía la frase, pero supongo que es posible. Sin embargo, la timidez, la incapacidad para hablar fluidamente, son una verdadera desgracia.

-La verdadera desgracia no procede de la timidez, sino del valor y la inteligencia para cerrar la boca cuando es necesario.

-¿Le parece, profesor?

-Absolutamente. Le digo más: el beso fue inventado por el silencio, la única forma lícita de la elocuencia.



Más filosofía del profesor Lugano. I Egosofía.


Más literatura gótica:
El artículo: Cómo hacer hablar a un hombre tímido (o el silencio de los elocuentes) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Las almas de los hombres y las mujeres.
Novela de Julio Verne.
Poemas de Thomas Hood.

Relato de Hyatt Verrill.
Relato de E.A. Poe.
Novela de Sarah Wilkinson.