Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Emily Dickinson.
Relato de Algernon Blackwood.
Obras completa de William Hope Hodgson.

El caso de Sven Andersson.
Relato de Jean Lorrain.
Novelas góticas de Thomas Peckett Prest.


«Serpentina»: Delmira Agustini; poema y análisis


«Serpentina»: Delmira Agustini; poema y análisis.




Serpentina (Serpentina) es un poema erótico de la escritora uruguaya Delmira Agustini (1886-1914), publicado de manera póstuma en la antología de 1924: El rosario de Eros.

En la superficie, los versos de Serpentina parecen crecer a medida que aumenta la excitación de la narradora; por debajo, sin embargo, se agitan otros impulsos primarios que revelan la naturaleza de la feminidad en términos arquetípicos.

¿Por qué Delmira Agustini recurre a lo serpentino?

Precisamente porque la serpiente representa a la sexualidad femenina en estado salvaje. Así como su equivalente masculino suele reflejarse a través de los impulsos de un animal depredador, como el lobo, por ejemplo, la sexualidad femenina se identifica con las cualidades serpentinas.

Esto se observa, por ejemplo, en el mito griego de Lamia y la vagina dentada, o de Medusa, donde la hembra adquiere propiedades hipnóticas que paralizan a su presa. En Serpentina, Delmira Agustini, incorpora estos rasgos de la feminidad en estado salvaje. Sus ojos, como los de la gorgona, hechizan; son como «dos píldoras de insomnio».

Ya al final de Serpentina, la imagen de la mujer-serpiente trasmuta el simulacro de la seducción en un movimiento de ataque. Se transforma en una figura amenazadora, precisamente porque se apropia de la serpiente como símbolo fálico y lo utiliza como arma contra su presa, el hombre, el amante.




Serpentina.
Serpentina, Delmira Agustini (1886-1914)

En mis sueños de amor ¡yo soy serpiente!
gliso y ondulo como una corriente;
dos píldoras de insomnio y de hipnotismo
son mis ojos; la punta del encanto
es mi lengua...¡y atraigo como el llanto!
soy un pomo de abismo.

Mi cuerpo es una cinta de delicia,
glisa y ondula como una caricia...

Y en mis sueños de odio ¡soy serpiente!
mi lengua es una venenosa fuente;
mi testa es la luzbélica diadema,
haz de la muerte en un fatal soslayo
con mis pupilas; y mi cuerpo en gema
¡es la vaina del rayo!

Si así sueño mi carne, así es mi mente:
un cuerpo largo, largo, de serpiente,
vibrando eterna, ¡voluptuosamente!

Tu amor, esclavo, es como un sol muy fuerte:
jardinero de oro de la vida,
jardinero de fuego de la muerte
en el carmen fecundo de mi vida.

Pico de cuervo con olor de rosas,
aguijón enmelado de delicias
tu lengua es. Tus manos misteriosas
son garras enguantadas de caricias.

Tus ojos son mis medianoches crueles,
panales negros de malditas mieles
que se desangran en la acerbidad;

crisálida de un vuelo del futuro,
es tu brazo magnífico y oscuro,
torre embrujada de mi soledad.

Delmira Agustini (1886-1914)




Poemas góticos. I Poemas de Delmira Agustini.


Más literatura gótica:
El análisis y resumen del poema de Delmira Agustini: Serpentina (Serpentina), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios: