Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Consejos de un boticario medieval.
Relato de Lord Dunsany.
Obras completas de Robert H. Benson.

Misterios.
Relato de M.R. James.
Obras completas de Gustav Meyrink.


«Amor Profanus»: Ernest Dowson; poema y análisis


«Amor Profanus»: Ernest Dowson; poema y análisis.




Amor Profanus (Amor Profanus) es un poema decadentista del escritor inglés Ernest Dowson (1867-1900), publicado en la antología de 1896: Versos (Verses).

Amor Profanus versifica sobre el reencuentro de dos amantes, un reencuentro secreto, furtivo, pero en absoluto casual. Ambos soñaban con regresar ese espacio de intimidad, de traición, de complicidad. La faceta decadentista de Ernest Dowson invade esa experiencia, haciéndola oscilar entre la satisfacción y el desencanto, entre la pasión del volver a verse con la certeza de que todo, el tiempo y ellos mismos, han cambiado para siempre.

El título de este gran poema de amor de Ernest Dowson, Amor Profanus, pertenece al latín, y significa literalmente: «amor profano». La elección de la palabra «profano» no es caprichosa, y merece una breve descripción que podría echar luz sobre la naturaleza de este reencuentro clandestino.

Profano proviene del latín profanus, cuya etimología está compuesta de pro, «delante», y fanum, «templo». De modo que lo profano era lo que estaba fuera del templo, del espacio sagrado; es decir, todo aquello que no estaba consagrado.

Si trasladamos este concepto al reencuentro de dos viejos amantes en el poema de Ernest Dowson, lo profano pierde su carácter indecente, incluso blasfemo, y obtiene en cambio el encanto fronterizo del deseo y la pasión que trascienden las fronteras de lo socialmente sagrado, es decir, el matrimonio.



Amor Profanus.
Amor Profanus, Ernest Dowson (1867-1900)

Más allá de la pálida memoria,
en algún misterioso bosque oscuro
existe un lugar hecho de sombras,
donde las palomas nunca anidan,
un lugar olvidado por el sol:
He soñado que allí nos reuníamos
para maravillarnos de nuestro viejo amor.

Reunidos allí, por casualidad, largos años habían pasado
vagando por la espesura sombría;
y aquel antiguo lenguaje del corazón
intentamos en vano evocar: ¡Oh, que melodía furtiva!
Sobre nuestros pálidos labios han corrido
las aguas del olvido
que coronan el amor de todos los mortales.

En vano balbuceamos, desde lejos,
nuestro viejo deseo brilló frío y muerto:
esa vez fue lejano como una estrella,
cuando los ojos alumbraban y los labios eran carmesí.
Sin embargo fuimos con los ojos abatidos,
sin encontrar placer en la cercanía,
como dos pobres sombras desconsoladas.

¡Oh, Amor! Mientras la vida sea nuestra,
no acumules los pétalos rosas y blancos,
arranca la hermosura que huye de las flores
para que adornen nuestro pequeño sendero de luz:
pues pronto habremos de ahogarnos
en la amarga hierba de los muertos;
separados, tristes espectros de la noche.


Beyond the pale of memory,
In some mysterious dusky grove;
A place of shadows utterly,
Where never coos the turtle-dove,
A world forgotten of the sun:
I dreamed we met when day was done,
And marvelled at our ancient love.

Met there by chance, long kept apart,
We wandered through the darkling glades;
And that old language of the heart
We sought to speak: alas! poor shades!
Over our pallid lips had run
The waters of oblivion,
Which crown all loves of men or maids.

In vain we stammered: from afar
Our old desire shone cold and dead:
That time was distant as a star,
When eyes were bright and lips were red.
And still we went with downcast eye
And no delight in being nigh,
Poor shadows most uncomforted.

Ah, Lalage! while life is ours,
Hoard not thy beauty rose and white,
But pluck the pretty, fleeting flowers
That deck our little path of light:
For all too soon we twain shall tread
The bitter pastures of the dead:
Estranged, sad spectres of the night.


Ernest Dowson (1867-1900)




Más poemas góticos. I Poemas de Ernest Dowson.


Más literatura gótica:
El análisis, resumen y traducción al español del poema de Ernest Dowson: Amor Profanus (Amor Profanus), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es el mejor poema que e leido me e enamorado

AETERNUSPRAECIPITIUM dijo...

NO ES POSIBLE QUE SE PUEDAN HACER EN UNA PÁGINA COMO ÉSTA, CRÍTICAS TAN POBRES A UN POEMA TAN EXCELSO COMO LO REPRESENTA ÉSTE...
en el esplendor de la información, como lo es ahora nuestra época, las críticas deberían de ser mucho más fuertes, no un simplemente "me gusto", no hay nada de malo en decirlo pero por favor, esas cosas se anotan en una libreta en casa...

dentro del decadentismo del cual fue partícipe Downson, encontraremos estos versos llenos de la sinceridad del rencuentro de los amantes que se buscan con la espera de lo verdadero, pero como aelfwine acertó, con la amargura del rompimiento de la ilusión de un "siempre iguales"... amordasante la concepción decadentista del rencuentro... es grandioso Dowson, no solo en este poema, sino en muchísimos que de él se abortaron...

AETERNUSPRAECIPITIUM

Anónimo dijo...

Dos vertientes pueden brotar de páginas como está o cualquiera; pues, en aquel "esplendor la información" que menciona don "eterno precipicio", pueden surgir comentarios muy básicos como el primero, o pseudo-intelectuales como el segundo.
De hecho, en ese "esplendor de la información" en el que se vive hoy, el ejercicio del pensamiento y su efecto en la crítica es más que pobre, por no decir que ninguno, al contrario de lo que ingenuamente cree éste joven. Mas su comentario sirve de perfecto ejemplo para el fin de mi comentario, una absoluta ausencia de reflexión.
Más aún, después de leer un poema como este, las palabras hallan su insuficiencia para manifestar lo que producen aquellas lineas de Downson en un buen lector. Un "me gusto" es incluso excesivo, la mejor expresión es el silencio.
Además, es más que evidente la diferencia entre hablar de gustos después de leer un poema, e interpretar lo que el poeta escribió., siendo la crítica al primer comentario totalmente inválida, pues se para desde una postura absolutamente distinta a la del autor del primer comentario. No obstante, quien escribió el primer comentario manifiesta, por su escritura, poca relación con las letras, eso sí lo acepto.
Me disculpo por la extensión de este comentario, pero creo preciso hacer a veces justicia al pensamiento.
Att: Nomen nescio