Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de E.A. Poe.
Obras completas de Morley Roberts.
Diccionario de sueños.

Novela de Théophile Gautier.
Relatos y novelas de J.D. Beresford.
Poema de Emily Dickinson.


«Canción de la muerte»: José de Espronceda; poema y análisis


«Canción de la muerte»: José de Espronceda; poema y análisis.




Canción de la muerte (Canción de la muerte) es un poema del romanticismo del escritor español José de Espronceda (1808-1842), publicado en la antología de 1840: Poesías (Poesías).

Canción de la muerte nos introduce en una de las grandes preocupaciones del romanticismo: la muerte, a través de la sensación de nostalgia, de melancolía, de que todo en el mundo es efímero y nada, aún la muerte misma, está destinado al recuerdo.

José de Espronceda, sin embargo, ahuyenta los lugares comunes y nos invita a conocer una perspectiva diferente. Aquí, el autor vislumbra la realidad de la muerte desde el otro lado, es decir, desde el lado de la muerte.



Canción de la muerte.
Canción de la muerte, José de Espronceda (1808-1842)

Débil mortal no te asuste
mi oscuridad ni mi nombre;
en mi seno encuentra el hombre
un término a su pesar.
Yo, compasiva, te ofrezco
lejos del mundo un asilo,
donde a mi sombra tranquilo
para siempre duerma en paz.

Isla yo soy del reposo
en medio el mar de la vida,
y el marinero allí olvida
la tormenta que pasó;
allí convidan al sueño
aguas puras sin murmullo,
allí se duerme al arrullo
de una brisa sin rumor.

Soy melancólico sauce
que su ramaje doliente
inclina sobre la frente
que arrugara el padecer,
y aduerme al hombre, y sus sienes
con fresco jugo rocía
mientras el ala sombría
bate el olvido sobre él.

Soy la virgen misteriosa
de los últimos amores,
y ofrezco un lecho de flores,
sin espina ni dolor,
y amante doy mi cariño
sin vanidad ni falsía;
no doy placer ni alegría,
más es eterno mi amor.

En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y árida, clara, desnuda,
enseño yo la verdad;
y de la vida y la muerte
al sabio muestro el arcano
cuando al fin abre mi mano
la puerta a la eternidad.

Ven y tu ardiente cabeza
entre mis manos reposa;
tu sueño, madre amorosa;
eterno regalaré;
ven y yace para siempre
en blanca cama mullida,
donde el silencio convida
al reposo y al no ser.

Deja que inquieten al hombre
que loco al mundo se lanza;
mentiras de la esperanza,
recuerdos del bien que huyó;
mentiras son sus amores,
mentiras son sus victorias,
y son mentiras sus glorias,
y mentira su ilusión.

Cierre mi mano piadosa
tus ojos al blanco sueño,
y empape suave beleño
tus lágrimas de dolor.
Yo calmaré tu quebranto
y tus dolientes gemidos,
apagando los latidos
de tu herido corazón.

José de Espronceda (1808-1842)




Más poemas góticos. I Poemas de José de Espronceda.


Más literatura gótica:
El análisis y resumen del poema de José de Espronceda: Canción de la muerte (Canción de la muerte) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Oscar Andrés Díaz dijo...

Sólo un poeta como Espronceda puede crear vida a partir de la muerte, y dar belleza a oscuras palabras con una calidez humana sin igual... Me encanta la poesía gótica española!!

Lord Siniestro dijo...

Espronceda (L) ,me encanta esta pagina ^^ aqui tenes otro fiel seguidor ;)

http://elbosquedelaoscuridad.blogspot.com/

Anónimo dijo...

¡Ah, el maravilloso Espronceda! Este es uno de mis poetas favoritos y la verdad no entiendo como no se le valora hoy día lo suficiente... Su Estudiante de Salamanca me parece incluso mejor poema que El cuervo de Poe, que también me gusta mucho.

Anónimo dijo...

m enkanto el poema de la kancion a la muerte es una forma tan especial de demostrar lo hermoso de la muerte