Baalberith: el demonio de los abogados


Baalberith: el demonio de los abogados.




Baalberith, también conocido como "el archivero", es un demonio prácticamente indescifrable.

Algunos demonólogos sostienen que Baalberith es abogado, un oficio que los mismos investigadores paranormales califican de diabólico, y que su memoria es prodigiosa.

La relación de Baalberith con la abogacía se remonta a la época de los fenicios, donde ocupaba el papel de testigo en la formulación de juramentos y actas.

El lector ácido acaso conjeture que todos los demonios son el demonio de los abogados, pero esto no es del todo así, al menos desde una perspectiva mitológica.

Entre los siglos XV y XVII d.C., Baalberith aparece con frecuencia en distintos grimorios y libros prohibidos. A menudo se lo describe como héroe de las causas perdidas, es decir, como defensor de los que siempre son derrotados en los tribunales: los pobres y los desamparados.

Nadie ha logrado descifrar por qué Baalberith pasó de ser el demonio de los abogados y las cortes de justicia a asistente de alquimistas y boticarios. En este contexto, favorece la trasmutación de metales y la resolución de disputas durante el mes de junio.

De acuerdo con el Libro de Jueces, el templo de Baalberith (o Ba'al Berith) fue destruído tras una disputa con Abimelech, lo cual precipitó su culto al olvido.

El nombre de Baalberith proviene de Ba'al, es decir, de aquel dios multiforme que en los libros malditos fue asociado a distintos demonios, como el propio Baal, Baalcefón, Bael, Belfegor, Belial y Belcebú, entre otros.

Su nombre significa literalmente: Señor del Convenio (Ba'al, "señor", y Berith, "convenio"); es decir, el patrono de los acuerdos.

Los mitos hebreos son oscuros en relación a Baalberith. Sabemos que adoraban a un ídolo llamado Baalberith tras la muerte de Gideon, idéntico, según los rabinos, al poderoso Baal-zebub, es decir, Belcebú. Algunos sostienen que su culto estaba tan extendido que la mayoría de la gente portaba algún tipo de talismán o amuleto de Baalberith cuando encaraban un negocio o una disputa pública.

Otros, con argumentos igualmente razonables, afirman que Baalberith es nada menos que Belcebú en persona, y que su nombre fue cambiado debido a su popularidad entre la gente.

Finalmente debemos citar una leyenda bastante oscura de Baalberith donde se lo relaciona directamente con una especie de dispositivo diseñado para el placer femenino. Este vínculo, estrictamente lingüistico, acaso provenga de la similitud de la palabra Berith, "convenio, acuerdo", y Berit, "circuncisión".




Más diccionario demonológico. I Diccionario de demonios femeninos.


Más diccionario demonológico:
El artículo: Baalberith: el demonio de los abogados fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escribenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

donde puedo encontrar algo mas sobre baalberith?

Laura Lauman dijo...

Esta entrada aclara muchas cosas que sospechaba de antes. No me extraña tanto que los abogados tengan a un demonio. Me imagino una misa antes de ir a juicio donde los feligrees son todos abogados, y tiene hasta sentido.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Antología de Jean Lorrain.
Relato de M.R. James.
Relatos de William Faulkner.

El libro del tercer ojo.
Relatos de E.F. Benson.
Relato de Jean Lorrain.