«Voces»: Frances Bellerby; poema y análisis


«Voces»: Frances Bellerby; poema y análisis.




Voces (Voices) es un poema gótico de la escritora inglesa Frances Bellerby —Mary Eirene Frances Parker Bellerby (1899-1975)—, publicado en la antología de 1970: Poemas escogidos (Selected Poems).

Voces, sin dudas uno de los poemas de Frances Bellerby más reconocidos, nos invita a caminar con una mujer por un sendero extraño, donde emergen voces aun más extrañas: voces de mujeres y niños muertos que susurran en la sombra.

En cierto modo, Voces de Frances Bellerby describe simultáneamente un lugar físico y la conciencia de los muertos que lo habitan. ¿Se trata de un lugar mágico, donde las voces de los muertos se hacen oír, o simplemente un sitio evocativo que despierta los recuerdos de la narradora? Solo sabemos que Frances Bellerby emprende un paseo por el bosque, como de costumbre, cuando escucha estas voces incorpóreas. ¿De dónde provienen? ¿Son voces de fantasmas o parte de la imaginación de la poetisa? Todo parece indicar que las voces se oyen en un lugar exacto, que despiertan durante el verano, en el momento preciso en el que la luz y las sombras se equilibran, y luego se disuelven en el aire.

Así seguimos a Frances Bellerby mientras toma una curva. No siente allí la presencia de ningún ser humano; sin embargo, encuentra una casa muy vieja, tal vez abandonada. No hay nadie que mire a través de la ventanas (y por eso la narradora la llama ciega). Las paredes están cubiertas de vegetación, y la luz realiza curiosos efectos sobre el agua. La solitaria observadora permanece allí durante un buen rato, pero no puede encontrar nada más que el suave murmullo del agua.

Voces de Frances Bellerby es un poema misterioso, un poema imbuido de una sutil conciencia espiritual codificada a través del entorno natural.

Frances Bellerby sufrió una caída desde los los acantilados de Lulworth en 1930. Su físico nunca se recuperó. En la década de 1950 se le diagnosticó cáncer de mama, pero sobrevivió otros veinte años, aunque con una muy mala salud física y un progresivo deterioro mental. Voces, tal vez, refleja de manera poética su padecimiento psiquiátrico y, al mismo tiempo, su búsqueda constante de lo divino en el mundo natural.




Voces.
Voices, Frances Bellerby (1899-1975)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Hoy escuché esas voces de nuevo:
voces de mujeres y niños, en ese hueco de luz resplandeciente
que se adentra en el sendero oscurecido por los árboles
antes de subir de nuevo a la sombra.

Doblé la curva, como siempre,
no había nadie en la hondonada iluminada por el sol;
sólo helechos en la pared, la dedalera junto a la puerta colgante
de la vieja casita ciega y desolada. Y como antes

noté el brillo de la luz
que saltaba donde el vapor corre sobre el sendero
—agua y piedras invisibles como en la oscuridad de la noche—
como peces relucientes se desliza y salta la luz.

Esperé mucho tiempo en la curva del camino,
pero solo oí el murmullo del agua debajo del arco.
Sin embargo, les digo que he estado en ese lugar una y otra vez,
y siempre, en el clima de verano, esas voces son claras,
cerca de esa casa rota, justo donde el sendero oscurecido por los árboles
se adentra en el hueco de luz antes de subir de nuevo a la sombra.


I heard those voices today again:
Voices of women and children, down in that hollow
Of blazing light into which swoops the tree-darkened lane
Before it mounts up into the shadow again.

I turned the bend–just as always before
There was no one at all down there in the sunlit hollow;
Only ferns in the wall, foxglove by the hanging door
Of the blind old desolate cottage. And just as before

I noticed the leaping glitter of light
Where the steam runs under the lane; in that mine-dark archway
–Water and stones unseen as though in the gloom of night–
Like glittering fish slithers and leaps the light.

I waited long at the bend of the lane,
But heard only the murmuring water under the archway.
Yet I tell you, I’ve been to that place again and again,
And always, in summer weather, those voices are plain,
Down near that broken house, just where the tree-darkened lane
Swoops into the hollow of light before mounting to shadow again.


Frances Bellerby
(1899-1975)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Poemas góticos. I Poemas victorianos.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Frances Bellerby: Voces (Voices), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Daniel Milano dijo...

Delicada elección, Sebastián.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Frank Belknap Long.
Relato de Algernon Blackwood.
Artículo.

Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.
Artículo.