Un espíritu está tratando de comunicarse conmigo


Un espíritu está tratando de comunicarse conmigo.




Compartimos el correo de una lectora del Consultorio paranormal de El Espejo Gótico, y una duda que nos llega con bastante frecuencia: cómo saber si un espíritu está tratando de comunicarse con nosotros. Al finalizar, como siempre, analizaremos el caso.


***

Necesito algunas respuestas, o sugerencias, porque realmente no sé qué está pasando. Constantemente siento como si alguien me estuviera tocando el pelo y la ropa, e incluso he sentido que alguien me acaricia la espalda cuando estoy sola.

Al principio esto me producía mucho miedo, pero ahora me siento más intrigada que otra cosa. ¿Podría ser que un espíritu esté tratando de comunicarse conmigo? Y de ser así, ¿cuáles son las señales de que un espíritu está tratando de contactarse? Muchas gracias por adelantado al equipo de El Espejo Gótico.

***


Un espíritu —no una entidad— es una forma de energía que permanece en este mundo después de la muerte del cuerpo. En este contexto, hay dos clases de espíritus que podemos encontrar en este plano, aunque con una gran variedad de subcategorías: los espíritus atrapados y los espíritus libres. En ambos casos, son entidades que están conscientes de su entorno, conscientes de los seres humanos, y por lo tanto capaces de contactarse con los vivos de diversas maneras (ver: ¿De qué están hechos los espíritus?)

Los motivos por los cuales un espíritu puede quedarse atrapado en nuestro plano son los siguientes:


a- Asuntos pendientes - apego: si bien nunca es un momento conveniente para morir, un espíritu puede quedarse atrás si tiene un objetivo incumplido o la necesidad de quedarse cerca de un ser querido.

Estos espíritus pueden tratar de comunicarse con las personas de forma muy insistente. El apego de un espíritu con una persona puede convertirse fácilmente en obsesión (ver: Entidades que se obsesionan con los vivos)

b- Confusión: hay espíritus que no saben que están muertos, sobre todo aquellos que experimentaron una muerte súbita o trágica. Una vez que el espíritu comprende que está muerto, generalmente sigue adelante.

c- Decir adiós: este fenómeno es rápido, no se sostiene en el tiempo, y consiste en alguna manifestación producida por un espíritu que intenta despedirse de sus seres queridos.

Esta actividad generalmente ocurre mientras la persona está dormida (ver: Muertos que se comunican a través de los sueños), aunque también puede ocurrir en la vigilia.

d- Miedo: muchos espíritus solo temen avanzar hacia el otro lado y buscan aferrarse desesperadamente a este plano.


Si bien los espíritus atrapados pueden necesitar ayuda para abandonar este plano, algunos simplemente quieren quedarse donde están, y difícilmente puedan ser convencidos de seguir adelante. Al ser parcialmente conscientes del entorno, pueden tratar de contactarse con los vivos.

A diferencia de los espíritus atrapados, los espíritus libres ya han avanzado, pero regresan a este mundo por una razón particular. En general, su agenda no incluye la comunicación, aunque puede darse ocasionalmente, de manera que no hablaremos de ellos aquí.

A menudo la comunicación espiritual es unidireccional, es decir, o el espíritu trata de comunicarse con nosotros, o nosotros con ellos, sin que los receptores sepan exactamente qué está ocurriendo. Después de todo, los espíritus también necesitan aprender comunicarse con una persona determinada, y eso a veces incluye un proceso de prueba y error hasta capturar la atención del otro y dirigirla hacia el mensaje que desean transmitir.

Algunos espíritus tienen la necesidad de comunicarse con una persona de nuestro plano. Puede ser simplemente para hacerle saber que está bien, para dar consuelo, o incluso para manifestar su enojo. Las posibilidades son tan variadas como la amplitud de emociones humanas.

Entonces, ¿cómo un espíritu trata de comunicarse con los vivos? ¿Cómo llama tu atención alguien que no puede ser visto o escuchado?

Veamos algunas de las manifestaciones más comunes:


a- Tacto: La sensación de una mano en tu brazo o tu espalda, una caricia en tu cara o en tu cabello, cuando se descartan todas las posibilidades lógicas, puede ser una buena señal de que un espíritu quiere comunicarse contigo (ver: Cuando algo invisible te toca). Algunos espíritus, de hecho, pueden ser un poco bruscos y hasta empujarte o arañarte.

b- Electricidad: algunos espíritus pueden interactuar con dispositivos eléctricos. Por lo tanto, podrían tratar de llamar tu atención haciendo parpadear las luces o incluso encendiendo o apagando los equipos. El contexto siempre es importante. Por ejemplo, un espíritu puede llamar tu atención sobre algo específico, como subir el volumen de la radio cuando están pasando una canción cuya letra es significativa para el mensaje que desea transmitir.

c- Sueños: son la mejor manera en que un espíritu puede comunicarse con una persona, probablemente porque la mente del soñador está más relajada, y despejada de preocupaciones y distracciones externas. En estos casos, suelen ser sueños recurrentes (Diccionario de sueños). Es importante identificar qué estaba haciendo la persona fallecida en el sueño. En muchos casos, este tipo de sueños pueden ser reconfortantes, esclarecedores, proféticos, pero también aterradores.

d- Aparición: no es muy frecuente, pero un espíritu puede manifestarse en ciertas ocasiones de manera tal que sea visto por una persona. Lo más probable es que esto se produzca de noche, cuando la persona está tranquila y sola (ver: Sentir «presencias» cuando estás solo).

e- Puntos fríos: los puntos fríos son creados por un espíritu que absorbe la energía del ambiente al moverse de un lugar a otro. Es posible seguir este rastro en la casa. ¿Hacia dónde te lleva?

f- Olores: Los olores son otra forma en que un espíritu puede hacerte saber que está cerca (ver: Espíritus que se manifiestan a través del olor).

g- Animales: ¿Tus mascotas se comportan de forma extraña? ¿Tu perro ladra o gruñe a un punto fijo donde no hay nada, o bien mueve la cola con entusiasmo hacia determinados lugares sin razón aparente? ¿Tu gato parece estar obsesionado mirando un rincón de la habitación? (ver: ¿Los gatos y perros pueden ver a los espíritus?) En estos casos es importante analizar el comportamiento del animal para descifrar el mensaje que el espíritu quiere transmitir.

h- Ruidos: ¿Escuchas ruidos, pasos o voces extrañas? (ver: Escuchar fantasmas que ríen y lloran en la casa) Golpes en las paredes, puertas y ventanas, sin razón aparente (ver: Algo golpea la puerta de mi habitación). Esto constituye una de las formas más habituales en las que un espíritu trata de comunicarse. De hecho, es probable que si un espíritu quiere comunicarse contigo susurre tu nombre (ver: «Estoy aquí»: algo susurra debajo de mi cama)


Como vemos, hay muchas formas en que un espíritu puede intentar hacer contacto. Para recibir el mensaje correctamente, y sobre todo para interpretarlo, hay que estar abierto a la experiencia, que muchas veces es completamente subjetiva e incomprensible para los demás (ver: Sentir que hay un espíritu en casa).

Más allá de los espíritus, hay entidades que también pueden comunicarse. Las entidades no humanas (ver: Contactos no humanos en el plano astral) pueden proyectar una abrumadora sensación de bienestar, o de miedo, dependiendo de su naturaleza. Los espíritus, en cambio, rara vez poseen la energía necesaria para proyectar semejante intensidad.

Los espíritus atrapados en nuestro plano no necesitan cruzar para comunicarse con nosotros, ya están aquí, casi siempre en un estado de letargo e inconsciencia respecto del entorno.

Las entidades demoníacas, aquellas que se manifiestan con un mayor grado de agresividad, necesitan ser invitadas, intencional o involuntariamente (ver: Ouija: errores frecuentes, peligros y consecuencias). Estos seres tratarán de despertar la curiosidad de la persona, y hasta de ganarse su confianza. Eventualmente mostrarán su verdadera faceta, que siempre está relacionada con la violencia.

En todo caso, las señales de que hay un espíritu en casa son bastante sutiles. Una presencia no necesariamente implica que tenga un mensaje para transmitir. Pero si, en efecto, hay un espíritu tratando de comunicarse contigo es probable que escuches, sientas o veas algo por el rabillo del ojo solo para darte vuelta y no encontrar nada allí. Experiencias como estas pueden significar que estás recibiendo mensajes de un espíritu. Saber interpretarlos adecuadamente es algo que no podemos responder en términos genéricos.

¿Por qué?

Bueno, porque estos mensajes son, digamos, personalizados; es decir, son mensajes o señales enviadas para que sean interpretadas por una persona en particular.




Consultorio paranormal. I Fenómenos paranormales.


Más literatura gótica:
El artículo: Un espíritu está tratando de comunicarse conmigo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción, consultas o compartir tu experiencia paranormal, escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de David H. Keller.
Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Consultorio paranormal.

Tierra Media.
Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».