Cómo NO hacer un pacto con el demonio.


Cómo NO hacer un pacto con el demonio.




Primero lo leyó todo: libros prohibidos, grimorios. Investigó. Meditó. Cometió toda clase de tropelías para hacerse digno de la presencia de Satanás.

El proceso no fue sencillo. Una cosa es decidirse a negociar el alma y otra muy distinta adquirir los conocimientos necesarios para permutarla.

Finalmente, después de muchos años de estudios y actos de vandalismo, el hombre inició el último rito.

Velas, círculos de fuego, espadas flamígeras, palabras mágicas, y el príncipe de las tinieblas apareció.

—¿Qué quiere? —preguntó Satanás en tono confidencial.

—Vender mi alma.

—Imposible.

—¿Por qué?

—Porque ya es mía.




Egosofía. I Filosofía del profesor Lugano.


El relato: Cómo NO hacer un pacto con el demonio fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hmm eso da mucho miedo lo bueno que mi alma pertenece a Dios y no al diablo tengo la marca de Dios en mi alma por eso que mucho me huyen al verme att kristal

Anónimo dijo...

D: ya valí madres

Anónimo dijo...

No te preocupes?att kristal

Malayerba dijo...

JAJAJAJAJA valió verga. xDDDD Me gustó.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Lovecraft y «la emoción más antigua de la humanidad».
Taller gótico.
Poema de Lord Byron.

Relato de Mary Elizabeth Counselman.
Análisis del poema de Dylan Thomas.
Sobre ruidos paranormales intensos.