Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


Forenses aseguran que así se veía Jane Austen


Forenses aseguran que así se veía Jane Austen.




Recientemente el Jane Austen Centre, ubicado en Bath, Inglaterra, reveló una estatua de cera de Jane Austen, según los expertos, la imagen más cercana a la autora desde la última vez que se reflejó en un espejo, hace ya casi doscientos años.

La figura (arriba) estuvo a cargo de la artista forense Melissa Dring y la diseñadora Andrea Galer.

Jane Austen rara vez ofrecía descripciones minuciosas en sus novelas. Emma Woodhouse, por ejemplo, solo era "astuta y rica". El señor Bingley, de Orgullo y prejuicio (Pride and Prejudice), apenas es descrito como "un hombre simple en posesión de una gran fortuna".

¿Por qué?

Quizás porque la apariencia física de los personajes de Jane Austen importaba menos que su compleja constitución psicológica. En vez de personajes visualmente reconocibles, Jane Austen gestaba individuos, personas sofisticadas debajo de una correcta máscara de decoro.

Lo mismo puede decirse de la propia Jane Austen. Sus lectores poco y nada sabían sobre ella ya que sus primeras novelas fueron publicadas de forma anónima.

Desde la muerte de Jane Austen en 1817 sus biógrafos han relatado una y otra vez su historia personal y hazañas literarias, colaborando para convertirla en un verdadero icono cultural. Algunos de ellos fueron familiares de la autora, como James Edward Austen-Leigh, su sobrino, quien editó Un recuerdo de Jane Austen (A Memoir of Jane Austen) en 1872.

Este indiscreto sobrino describe a Jane Austen como:

"Una mujer muy atractiva. Su silueta era delgada, más bien alta, de paso ligero y firme. Su aspecto daba la impresión de una gran salud física y emocional. Su cabello era oscuro, algo rizado, sus mejillas eran redondas, su boca y su nariz eran pequeñas y muy bien formadas, y sus ojos despedían un brillo notablemente expresivo".

Basándose en estas descripciones, sumadas a la de una nieta de Jane Austen, llamada Caroline, y en especial a un viejo retrato de la autora pintado por su hermana, Cassandra —quién le añadió algunos kilos de más (izq)—, se realizó esta estatua de cera, cuyo proceso requirió del empleo de las últimas técnicas forenses de reconstrucción facial.




Más sobre Jane Austen. I Autores con historia.


Más literatura gótica:
El artículo: Forenses aseguran que así se veía Jane Austen fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com