Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


El efecto Bouba-Kiki

El efecto Bouba Kiki.

El lado oscuro de la psicología a menudo es iluminado por esporádicos haces lúdicos. Hoy vamos a proponerles un pequeño experimento, desde luego, inocuo; para el que vamos a solicitar la colaboración de todos los lectores.

No hace falta esforzarse realmente; solo observar y decidir en base a una premisa. ¿Ven la imagen que encabeza el artículo? Son dos figuras abstractas sin ningún significado concreto. El experimento consiste en asignarle un nombre a cada una de ellas. Me temo que este ejercicio no hay espacio para la creatividad. Voy a darles dos nombres y ustedes, de forma privada, deben decidir qué nombre corresponde a cada figura.

¿Cuál de estas figuras es Bouba y cuál es Kiki?

Les damos unos segundos para bautizar las imágenes con sus nombres correspondientes. Recuerden, no hay una respuesta correcta o equivocada.

¿Suficiente? Bien, lo que acaban de realizar es un brevísimo experimento lingüístico-cognitivo llamado Efecto Bouba/Kiki, creado por el psicólogo Wolfgang Köhler en 1929.

Este científico descubrió que el 95% de los sujetos que participaron en el experimento le asignaron a la imagen de la derecha el nombre Bouba, y Kiki a la de la izquierda, aunque Köhler utilizó los nombres Baluba y Takete.

Aquel primer ejercicio se realizó en Tenerife, pero se reprodujo en muchísimos países, cambiando ligeramente la fisionomía de los nombres; por ejemplo, Baluba se llamó también Bouba y Maluma en experimentos realizados por el neurólogo Vilayanur S. Ramachandran y Edward Hubbard, y Takete pasó a llamarse Kiki.

Al parecer, los experimentos realizados con personas de habla inglesa arrojaron un porcentaje aún mayor que los practicados con gente de habla española. El 98% de los sujetos investigados le asignó el nombre Bouba a la forma redondeada, y Kiki a la puntiaguda. La conclusión del experimento sugiere que el cerebro humano construye propiedades abstractas de las formas; asignándoles sonidos tajantes cuando son agudas, mientras que las redondeadas parecen exigir de nuestra creatividad sonidos más suaves.

El experimento se reprodujo también en niños de dos años, incapaces de leer, con los mismos resultados y porcentajes que se hallaron en adultos.

Este sencillo experimento que acaban de realizar ofrece un poderoso punto de investigación para el estudio de la evolución del lenguaje, ya que prueba que las palabras jamás son arbitrarias, es decir, que no creamos nombres y palabras de forma azarosa, sino que al "bautizar" un objeto lo hacemos valiéndonos de sus características y sobre todo de las impresiones que nos provocan.

Podríamos pensar que en la noche de los tiempos, cuando un hombre (o una mujer) intentaron comunicarse con otro ser utilizando una sucesión coherente de sonidos a los que les asignaron un significado particular, no sería en realidad un evento tan extraordinario. Lo verdaderamente formidable fue que su oyente, que no conocía las reglas propias que su interlocutor había creado, haya conseguido entender lo que decía, y sobre todo aceptado esos sonidos como propios e acertados.

Esta aceptación de que determinados sonidos pueden significar, por ejemplo, luna; tal vez tenga que ver menos con un acuerdo conciliador que con el reconocimiento de la luna en esos mismos sonidos.

La ciencia, al menos en este sentido, parece apoyar los fundamentos de todas las mitologías. El hombre nunca inventó las palabras, sino que "tradujo" lo que veía y sentía utilizando su propio rango de sonidos, por cierto, finito, pero que nunca es arbitrario y mucho menos azaroso.



El lado oscuro de la psicología. I Diccionario de sueños.


Más misterios miserables:
El artículo: El efecto Bouba/Kiki fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Lae Brown dijo...

En realidad tiene que ver con la "motivación del signo lingüístico" es decir, un estudio de la lengua sobre si las palabras están motivadas por algo exterior o son aleatorias.

ricardo campos dijo...

Entiendo lo del 95 o 98% ... pero yo los nombre, a las figuras, bouba a la izquierda y kiki a la derecha.... a caso soy un extraño? Que sucede con ese 5 o 2% restante?
Podrian explicarme esa inquietud? Por favor.