Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Hechizo para que alguien no deje de pensar en ti


Hacer que alguien no deje de pensar en ti.


Hace poco compartía con ustedes un hechizo para que alguien piense en ti. Hoy llevaremos las cosas un poco más lejos con un hechizo para que alguien no deje de pensar en ti.

En este caso se trata de un sencillo hechizo que se utilizaba mayoritariamente en la ciudad de Praga durante el renacimiento. Fue adaptado en el siglo XIX por muchos magos conocidos, entre los que podemos destacar al misterioso Papus.

Sigamos entonces con este hechizo para que alguien no deje de pensar en ti, pero antes algunas advertencias.

En primer lugar, no se trata de un hechizo que sirve para todos los casos. Si no tienes un vínculo con la persona que deseas influenciar, es decir, si no te conoce o no te registra, estás en problemas. Este es un hechizo pensado para influir sobre alguien con quien tienes una relación más o menos cercana.

Ahora si. Avancemos.

Espera hasta el primer sábado con luna creciente. Entre las 21 y las 22 horas prepara los siguientes materiales.

Una rosa roja, sin tallo ni espinas. Un cuenco con agua (que previamente debes hervir y dejar enfriar). Sal.

Muy bien. Ya tenemos los materiales. Ahora preparémonos para el hechizo.

A la hora señalada te ubicarás en tu baño o en cualquier sitio de tu casa que te permita una total intimidad y la posibilidad de mojar un poco el lugar. Lo ideal sería que antes de comenzar de dieras una ducha. Pocas personas son concientes de que algunas falencias en los hechizos se deben a estas vibraciones negativas que uno trae a casa desde la calle.

Quítate toda la ropa. Por toda me refiero también a aros, anillos y cadenitas.

Sumerge la rosa roja en el agua diciendo estas palabras.


Abrahel Ille Sunt.
Lilith Ille Sunt.
Sparza alle tuum statira.


Toma la rosa con la mano derecha y pásala suavemente desde tu frente hasta los pies. No es necesario que hagas mucha presión. No se trata de un lavado real, sino mágico. Pasa los pétalos por tu cuello, hombros, pecho, vientre, piernas y pies.

Besa la rosa y vuelve a colocarla en el agua.

Toma un puñado de sal común y arrójalo sobre la rosa en el agua.

Con ambas manos usa la rosa para lavarte las manos. Aquí si necesitamos que la rosa se vaya deshaciendo en tus dedos mientras piensas en la persona que deseas influenciar. Al mismo tiempo debes recitar en voz alta 9 veces las siguientes palabras:


Cordis tuum mecum est (nombre de la persona que quieres que no deje de pensar en ti)


Perfecto. Ahora el último paso:

Ubícate en tu bañera y vuelca el agua sobre tu cabeza. ¡Cuidado con los ojos! También con tragar el agua.

Más allá de que la higiene de todo mago y bruja son fundamentales, es muy importante bañarse luego de cualquier hechizo, en especial uno como este, que nos obliga a utilizar nuestro cuerpo como catalizador.

Puedes repetir el hechizo 3 sábados consecutivos, pero no más.





El artículo: Hechizo para que alguien no deje de pensar en ti fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Darkus Kris dijo...

Las tres veces que se puede hacer el hechizo debe ser a la misma hora que la primera vez y con luna creciente? Tambien funciona si solo se hace una vez?

Gerardo dijo...

¿Hay alguna forma de deshacer dicho hechizo? ¿Y en las veces siguientes que se realiza puede ser con el nombre de otra persona?

TokkiSalang dijo...

Sí por ejemplo la luna creciente toca en viernes,¿hay algún problema?