Gárgolas: leyendas, orígenes y significado


Gárgolas: leyendas, orígenes y significado.




De todos los seres mitológicos que pueblan los bestiarios medievales, las Gárgolas son, posiblemente, uno de los más incomprendidos.

En principio hay que desechar la idea de que las Gárgolas provienen de la mitología clásica. Su origen es mucho más cercano en el tiempo: la Edad Media.

La palabra: Gárgola proviene del francés gargouille, que significa «garganta». El término deriva del latín gurgulio, o gargula, y, más atrás, de la raíz indoeruropea gar, que significa «tragar», matiz que la lengua española conserva en la palabra garganta.

¿Pero cuál es la relación entre las Gárgolas y el acto de tragar? Otras lenguas nos brindan una clave interesante.

En italia se conoce a las Gárgolas como Doccione, o bien Gronda Sporgente, término arquitectónico que significa algo así como «alero prominente». En Alemania las Gárgolas son llamadas Wasserspeier, «vomitador de agua»; término análogo al holandés: Waterspuwer: «escupe agua».

Toda esta terminología sobre las Gárgolas apunta a su utilidad arquitectónica, ya que éstas son, además de un símbolo y un recordatorio del infierno, un elemento necesario en las catedrales para desaguar los tejados.

La evolución de las Gárgolas en el arte se dio de un modo repentino, aunque en un primer momento no se las llamaba de este modo. Los primeros artistas en representarlas las llamaron Grifos, aludiendo a la criatura de los mitos griegos, pero muy pronto las Gárgolas adquirieron relevancia propia, tan personal como grotesca.

Es interesante señalar que el significado de las Gárgolas tiene que ver con la representación de lo imposible. Agotados los modelos clásicos, los artistas recurrieron a lo más profundo de su imaginación para describir el horror en estado puro. Las gigantescas bestias clásicas ya no inquietaban. Por el contrario, para esta nueva clase de horror que brotaba de las iglesias, un espanto ciego, idiota, obstinado, que repartía hambre y bendiciones en cuotas desiguales, se necesitaba una criatura capaz de encarnar lo más abominable de las huestes infernales.

Fue así que las Gárgolas comenzaron su eterna vigilancia sobre catedrales góticas, e incluso en edificios barrocos con pocas pretenciones religiosas. Desde las alturas escrutan al caminante, recordándole constantemente el destino trágico de su alma, aquello que le espera del otro lado si se desvía del camino señalado por el santo edificio que yace bajo sus garras, como un cadáver descomunal.

La leyenda de Gárgolas más antigua proviene de Francia, y vale la pena comentarla brevemente.

A mediados del año 600 d.C., un hombre llamado Romain, conocido como San Romanus, primer canciller del rey merovingio Clotaire II, relata el azote de un monstruo infame en las tierras de Rouen. Lo llama Gargouille —o Goji, en otras versiones—, y lo describe con los típicos atributos reptiloides de los dragones franceses: alas de murciélago, mirada hipnótica y fauces flamígeras.

En algunas versiones de la leyenda, San Romanus somete a esta criatura mediante un crucifijo, en otras, lo abate con la ayuda de un proscrito. Sea cual sea la versión que estudiemos, lo cierto es que San Romanus derrota a la Gárgola y la lleva a la ciudad de Rouen, donde es quemada en medio de largas celebraciones.

Sin embargo, la cabeza de la Gárgola no ardió, como si su cráneo hubiese estado diseñado para para resistir el fuego de sus propias fauces, de modo tal que, imposibilitados de quemarla debidamente, San Romanus mandó a colocar la cabeza sobre la puerta principal de la iglesia de Rouen. Esta, según la leyenda, fue la primera Gárgola en cumplir la función de guardián de una iglesia.

Tiempo después, y para conmemorar el nombre de San Romanus y de su ignoto ayudante, el arzobispo de Rouen inició la tradición de liberar un prisionero por año, quien debía caminar junto a él mismo bajo la mirada pétrea de la Gárgola y, quizás, juntos recordarle cómo ésta había sido vencida.




Mitología. I Medievalismo.


Más literatura gótica:
El artículo: Gárgolas: leyendas, orígenes y significado fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

8 comentarios:

Fénix dijo...

Me gusta mucho las gárgolas, y muchas personas as veces gusta una cosa y no sabe sus significados. y esa información es muy importante para los que que aún no saben!!!! Gracias por me acordar esa información.

Paúl dijo...

Muy interesantes los significados que ha ido ampliando la palabra "gárgola". Me pregunto si la raíz GAR del indoeuropeo tuvo sus inicios a partir del onomatopeyismo, algo como un probable GARGAR en el mismo indoeuropeo o tal vez en el protoindoeuropeo. Gracias por despertar este tipo de inquietudes filológicas, espejo gótico...!!!

Aelfwine dijo...

Es muy interesante lo que señalas, Paul. No es descabellado pensar que exista una relación entre la raíz de la palabra y los sonidos propios que representa, en este caso, guturales.

Saludos!

Francisco J. Núñez del Prado M. dijo...

Una redacción que invita a la lectura... Sin embargo me embarga una duda en el marco netamente bíblico, pues el colocar gárgolas en las iglesias so pretexto de símbolismos para amedrentar demonios o asustar a los feligreses sobre el futuro que tendrían fuera de la iglesia, resultaría ser una acción más en contra que a favor de tales fines, pues cómo un demonio se asustaría de una imagen similar a el? Por el contrario es una invitación a que las criaturas demoniacas espirituales se acojan en esas iglesias y por otra parte si una persona estaría asustada de esas bestias, como entraría a un aposento plagado de imágenes de ellas en toda su estructura? Más parece una obra del demonio que como siempre busca mentira, robar y asesinar la fe de los creyentes, como siempre, utilizando las religiones alejadas de los textos bíblicos y apegadas al paganismo con disfraces de cristiandad. Estas gárgolas más allá de la finalidad arquitectónica objetiva de desagüe no tienen ninguna finalidad cristiana pues ninguna imagen de ser u objeto, real o ficticia, que asemeje a un demonio puede estar en comunión con Dios, Jesús y el Espíritu Santo, es por eso que esas iglesias donde se exhiben estos demonios (gárgolas) son ahora museos, fábricas o elefantas blancos abandonados, el Dios vivo no comulga con demonios, el Dios vivo no comulga con imágenes, el Dios vivo es único y solo comulga con el amor, la Biblia aclara, de entre todos los mandamientos y enseñanzas el más importante es el amor, cómo el amor entonces puede estar sujeto a símbolismos de temor, a símbolismos demoniacos? Las gárgolas son una mentira más del Diablo para que con pretextos religiosos o mundanos o paganos o de arte, se plaguen las calles de figuras que representan al averno. Dios les de siempre sabiduría para discernir lo bueno de lo malo, cada día la opción está en nosotros de tomar el camino del bien o el camino del mal, el camino de la vida o de la muerte, de la bendición o de la
maldición, despójense de toda religiosidad y mentira y munanse del amor de Dios, no del amor humano e imperfecto, sino del amor perfecto de Dios. Bendiciones para ustedes y sus familias siempre.

Unknown dijo...

Concuerdo con su opinion

Anónimo dijo...

me gusto y me sirvo mucho

Sonia Campos dijo...

¿Por qué usar gárgolas para cubrir los desagües de los tejados cuando las mismas son un recordatorio de las aberraciones del infierno? Para mi, y para muchos, son una representacion de lo satánico.

jhondoe79 dijo...

Excelente Data , siempre me ejercieron alguna Fascinación , estas iamgenes, que en un principio no sabia ni como llamarlas- , Muchas gracias por la claridad, en los conceptos- , falto comentar sobre el"ulular de las Gárgolas, cuando arrecia la Tormenta", y es el viento cuando pasa, por sus gargantas de desagüe, que dan , ese sonido de ululante al paso del viento.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Philip K. Dick.
Índice.

Poema de Dorothy Parker.
Relato de Catherine L. Moore.
Relato de Guy de Maupassant.