Dos hombres, dos historias: el mismo destino.

Dos hombres, dos historias: el mismo destino.


Ariel y Uriel nacieron el mismo día, a la misma hora, en el mismo hospital.

Ambos admitían la veracidad de los horóscopos, las mismas fortunas y fatalidades.

Ariel y Uriel jamás se cruzaron, jamás se vieron en la calle, jamás oyeron hablar del otro.

Sin embargo, por capricho del azar, Ariel y Uriel se enamoraron de la misma mujer: Victoria.

Entonces sí, Ariel y Uriel oyeron hablar del otro, se cruzaron, se vieron, pelearon por ella.

Ariel venció y obtuvo la aceptación, el orgullo y el amor incondicional de Victoria.

Uriel fue vencido y obtuvo el rechazo, la vergüenza y la indiferencia irrevocable de Victoria.

Ariel y Uriel nacieron el mismo día, a la misma hora, en el mismo hospital.

Ambos siguieron admitiendo la veracidad de los horóscopos, las mismas fortunas y fatalidades, quizás porque el amor y el desamor no son destinos diferentes.



Más Egosofía. I El lado oscuro del amor.


Más literatura gótica:
El relato: Dos hombres, dos historias y el mismo destino fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es una historia que Alejandro Dolina ha contado.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Basil Copper.
Análisis de «Las Ratas del Cementerio» de Henry Kuttner.
Análisis de «Las Ratas del Cementerio» de Henry Kuttner.

Poema de Clark Ashton Smith.
Análisis de «La Habitación en la Torre» de E.F. Benson.
Relato de Evangeline Wilbour Blashfield.