¿Dónde encontrar un vampiro real?


¿Dónde encontrar un vampiro real?




—¿Dónde puedo encontrar un vampiro real? —nos interroga una lectora de Salto, Uruguay.

La respuesta excede nuestras posibilidades, de modo que —acompañados por Rodolfo Champetrie, Javier Sanorini y un primo de Monte Grande, cuyo nombre hemos olvidado— recurrimos al profesor Lugano, especialista en asuntos relacionados con el vampirismo barrial.

—¿Dónde encontrar un vampiro real? —repitió el profesor, sacando la nariz de un vaso de ginebra—. Pero qué preguntas son ésas, hechas así, sin preámbulos. No es éste el lugar para hablar, sin embargo, les daré la mejor respuesta que permiten las circunstancias.

Miradas absortas, expectantes.

El primo de Monte Grande ahogó un quejido infantil.

—...

—¿Y bien, profesor? ¿En dónde se puede encontrar un vampiro real?

—En Carapachay. Calle Antofagasta al 1200, segundo patio. Pregunten por Lela Estamburra.

—¿Y ella sabe dónde hay un vampiro real, o es ella el vampiro? La aclaración es importante. Ya sabe, para saber si conviene o no abordarla con una estaca a mano.

—Lo sabrán cuando lleguen.

Y llegamos nomás, a la Calle Antofagasta al 1200, Carapachay, casi a la medianoche. Un perro lánguido nos observó desde atrás de un macetón. Sobre el portón metálico se veía la marca de una mano: tres dedos rasgando la pintura oscura. Aquello confirmaba la leyenda de precariedad dactilar de los vampiros.

Golpeamos.

Una señora obesa entornó la puerta. Desde adentro nos observó con recelo.

—Disculpe, doña. Buscamos a Lela. Nos han dicho que aquí pueden decirnos dónde encontrar un vampiro real —dijo alguien, presumiblemente, yo.

—Entren —dijo ella, haciendo las caderas contra el portón—. ¿Ven aquella piecita? ¿La del fondo? Bien: entren y esperen. No enciendan la luz.

Entramos.

Una vez dentro de la piecita oímos una voz, una especie de ronquido artificial, como la voz de un moribundo que elabora una frase fatal, determinante, ante un auditorio de selectos deudos.

Los vampiros no existen —dijo la voz—. Existo yo.

Nos precipitamos hacia la puerta en perfecto desorden. Alguien se tropezó con una silla. Luego se oyó una risa demencial, vacía, carente de humor, que nos rasgó las espaldas con un frío sepulcral.

Al salir al pasillo, dando empujones y puteando al aire, escuchamos otro sonido, más gutural, acaso como el chasquido lúbrico de un estómago de proporciones abominables, inabarcables. Pensé en un gusano descomunal arrastrándose por la ladera de una montaña.

Ya en la parada del 71 alguien elucubró el siguiente razonamiento:

Los vampiros no existen, pero existe el tipo de la calle Antofagasta.

Archivamos mentalmente aquel dato.

Nadie mencionó el frío cortante de aquella voz mientras esperábamos el colectivo, ni la risa desmesurada, ni el chasquido de succión que siguió a continuación. Tampoco se dijo nada sobre la ausencia del primo de Monte Grande, cuyo nombre, en silencio, resolvimos olvidar para siempre.




Relatos de vampiros. I Crónicas del profesor Lugano.


El artículo: ¿Dónde encontrar un vampiro real? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Está bueno. Seguí escribiendo antes que se apague la luz.

Donatien Alphonse dijo...

Estupendo.

Season green dijo...

Che la verdad muy bueno...!
genial...

Anónimo dijo...

wooow excelente!

yanina34 dijo...

Eres un escritor exquisito, Aelfwine. Me agrada mucho leerte

Nkl dijo...

MUUUUUUY bueno

julieta_08 dijo...

Le hubieras puesto mas drama.. pero asi esta bien..
congratulations!

Anónimo dijo...

muy buena historia le falto mas suspenso pero estuvo buena jajjaja la noche es larga y todo puede ocurrir antes de que empiece amanecer

Anónimo dijo...

Hola!

Me encanta este blog es excelente y los relatos muy buenos.
Me gustaría saber si podría enviarles un relato escrito por mi para publicar aquí, me encantaría colaborar en este espacio tan entretenido e interesante.
gracias.

Elizabeth

Anónimo dijo...

Espectral, fascinante...

Anónimo dijo...

La historia no convence q farsa me siento Burlada

Unknown dijo...

linda historia :os envidio kisiera io poder escriviros una historia konmovedora:
soy :ROJE
saludos, linda noche

Unknown dijo...

te leei aah jajaja es relmente envolvente, me atrapo jaja pero.... es realmente lo que queremos? queremos encontrar lo que no podemos buscar? es realmente interesante lo que una simple caminata en la media noche te puede hacer o suceder sin buscar!! pero ya sabes dicen "el destino" jajaj que cosa es esoo jaja y es como lo imaginamos? en realidad todo es oscuro? maldicion o bendicion no se pero... en si sigue asi escribe no busques, si llegas a encontrar recuerda!! aveces es mejor lamentarse que arrepentirse. saludos

Chofix12388456 dijo...

Muy bueno, lleno de suspenso, me encanto.

Unknown dijo...

me gustaria saber que le paso a la familia de monte grande, acaso nadie pregunto mas por el?

Anónimo dijo...

acaso la familia de monte negro jamas volvio a preguntar por el ?

Anónimo dijo...

De verdad quiero ser un vampiro ayudame dame hechizos lo que sea pero quiero ser un de verdad

Unknown dijo...

Buenas noches soy de peru lima y me gustaría saber cómo puedo convertirme en un vampiro gracias

rompecabezasymatices dijo...

Buena historia. Por su extensión deja pidiendo más.

Unknown dijo...

Yo también llevo un tiempo pero esto es un bacalao si deverda es así ahora mismo lo daría todo por esa raza



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.
Artículo.

Poema de E.A. Poe.
Relato de Allison V. Harding.
Artículo.