«Una balada de entierro»: Rudyard Kipling; poema y análisis


«Una balada de entierro»: Rudyard Kipling; poema y análisis.




Una balada de entierro (A Ballad of Burial) es un poema del escritor inglés Rudyard Kipling (1865-1936), publicado en la antología de 1919: Canciones departamentales y baladas de barracas (Departmental Ditties and Barrack-Room Ballads).

Una balada de entierro, uno de los mejores poemas de Rudyard Kipling, expresa el último deseo de un soldado acerca de su funeral y su posterior entierro. El estilo del poema es sencillo, y se ajusta a las características de las canciones cantadas por los soldados ingleses en los momentos de ocio. No obstante, detrás de ese aparente desapego por el destino se intuye un temor sincero por el olvido, por la completa y absoluta aniquilación.




Una balada de entierro.
A Ballad Of Burial; Rudyard Kipling (1865-1936)

Si justo aquí debo morir,
Solemnemente os debo pedir
Que tomes lo que resta de mí
Hacia las colinas por el bien del viejo bien.
Amortájame en el mismo fondo,
En el mismo hielo usado para apagar,
Aquel mismo que bebí cuando estaba seco.
—Observa esto para el bien del viejo bien—

Corre hacia la estación de trenes,
Hacia Umballa pide sólo un billete de ida,
No me preocupa el retraso o las sacudidas.
Descansaré alégremente del rencor
De los coolies y su clamor;
Así envuelto de mi dignidad
Envíame lejos para el bien del viejo bien.

Luego de la soñolienta Babu despierta,
Reserva para cuatro un camión.
Pocos, creo, desearán viajar
En mi lóbrega compañía,
Como antiguamente hacían.
Necesitaré un descanso especial,
Algo que nunca antes tomé,
Consíguemelo para el bien del viejo bien.

Después de esto, todo debes disponer,
No seré huésped de ningún hotel,
Ni la espina del buey me soportaría,
Dura es la espalda y áspera la soga,
Las cuerdas de Toga son frágiles y delicadas.
Crea un asiento y ubícame allí,
En una cómoda cuerda flexible,
Haz lo posible para el bien del viejo bien.

Después de esto, tu trabajo está hecho.
Recuérdale al sacerdote un lamento
Por la partida del querido muerto,
Sacude el polvo y las cenizas al viento.
No me bajes de inmediato, confío
En una excusa que me brinde tres días.
Luego embriágate por el bien del viejo bien.

No podría soportar los llanos,
¡Piensa en el ardor de Junio y Mayo!
¡Piensa en las lluvias de Septiembre!
¡Todo sobre mi hasta el día del juicio!
Nunca debería descansar en paz,
Debería yacer despierto y sudar.
Bájame, entonces, hacia mi lecho,
A las colinas para el bien del viejo bien.


If down here I chance to die,
Solemnly I beg you take
All that is left of "I"
To the Hills for old sake's sake.
Pack, and pack me thoroughly,
In the ice that used to slake
Drinks I drank when I was dry—
This observe for old sake's sake.

To the railway station hie,
There a single ticket take
For Umballa—goods-train—I
Shall not mind delay or shake.
I shall rest contentedly
Spite of clamour coolies make;
Thus in frozen dignity
Send me up for old sake's sake.

Next the sleepy van Babu wake,
Book a Kalka van "for four."
Few, I think, will care to make
Journeys with me any more
As they used to do of yore.
I shall need a "special" break—
Thing I never took before—
Get me one for old sake's sake.

After that—arrangements make,
No hotel will take me in,
And a bullock's back would break
'Neath the teak and leaden skin.
Tonga-ropes are frail and thin,
Or, did I a back seat take,
In a tonga I might spin,
Do your best for old sake's sake.

After that—your work is done.
Recollect a Padre must
Mourn the dear departed one—
Throw the ashes and the dust.
Don't go down at once. I trust
You will find excuse to "snake
Three days' casual on the bust,"—
Get your fun for old sake's sake.

I could never stand the Plains,
Think of blazing June and May,
Think of those September rains
Yearly till the Judgment Day!
I should never rest in peace,
I should sweat and lie awake.
Rail me then, on my decease,
To the Hills for old sake's sake.


Rudyard Kipling (1865-1936)




Poemas góticos. I Poemas de Rudyard Kipling.

Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Rudyard Kipling: Una balada de entierro (A Ballad of Burial), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de H. Russell Wakefield.
Poema de Richard Wilbur.
Las pesadillas infantiles de Lovecraf.

Relato de Everil Worrell.
Análisis de «La Casa del Juez» de Bram Stoker.
Relato de Leonora Carrington.