Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


¡Zombies a bordo del Titanic!

Cubierta Z: Zombies a bordo del Titanic (Deck Z: The Titanic: Unsinkable, Undead) es una extraña novela de zombies de los escritores Chris Pauls y Matt Solomon, publicada en 2012. 

La novela agrega un problema novedoso y dramático a los pasajeros a bordo del Titanic. No solo deberán sobrevivir al choque con aquel iceberg inoportuno sino además enfrentarse a una horda de zombies con idénticas necesidades de supervivencia.

La premisa de Plataforma Z: zombies en el Titanic, puede resumirse en la historia de los tripulantes de aquel famoso barco hundido en 1912 quienes en realidad salvaron a la humanidad de una atroz epidemia de zombies.

La historia comienza en Alemania, donde un científico descrubre un nuevo virus capaz de retrasar la muerte, aunque con efectos secundarios realmente desagradables. 

Temiendo que el virus caiga en manos del ejército aborda el Titanic a último momento, esperando ocultarlo en Nueva York para realizar los estudios correspondientes.

A pesar de sus precauciones, el virus se esparce rápidamente por la Plataforma Z, 

El capitán del Titanic, Edward Smith, y su tripulación de oficiales, intentan desesperadamente contener la propagación del extraño virus, que se esparce rápidamente entre los 2200 pasajeros con destino a la ciudad de Nueva York.

Los síntomas de los afectados son fácilmente diagnosticables: movimientos erráticos, repentinos, fiebre y una terrible voracidad por carne humana.

El equipo del capitán Smith se atrinchera en el puente del Titanic; desde allí intentarán contener el asedio de los zombies de la Plataforma Z utilizando unas pocas armas de fuego y una enorme creatividad.

En pocas horas el majestuoso Titanic se transforma en una verdadera carnicería. Todos los marinos sanos se unen al combate, a tal punto que deben abandonar sus responsabilidades náuticas.

Justamente por eso, en el fragor del combate, el barco choca contra un iceberg. La alerta llega demasiado tarde ya que el vigía encargado de observar las olas está ocupado devorando el cerebro de una constipada señora victoriana.

A pesar de que el número de botes de emergencia es insuficiente para transportar a los sobrevivientes, en este Titanic asediado por la plaga casi nadie se preocupa por encontrar la muerte en las frías aguas, sino en evitar transformarse en un voraz zombie.





Más literatura gótica:

El resumen de la novela: Plataforma Z: Zombies a bordo del Titanic (Deck Z: The Titanic: Unsinkable, Undead)  fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Wow eso me lleno te tristeza ver que las personas murieran asi att kristal

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Cuando alguien tiene alguna de esas buenas ideas, como retrasar la muerte, suele haber un desagradable efecto secundario.