Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.

Poema de John Keats.
Wallpapers del romanticismo.
Poemas de William Wordsworth.


Dos hombres, dos historias: el mismo destino.

Dos hombres, dos historias: el mismo destino.


Ariel y Uriel nacieron el mismo día, a la misma hora, en el mismo hospital.

Ambos admitían la veracidad de los horóscopos, las mismas fortunas y fatalidades.

Ariel y Uriel jamás se cruzaron, jamás se vieron en la calle, jamás oyeron hablar del otro.

Sin embargo, por capricho del azar, Ariel y Uriel se enamoraron de la misma mujer: Victoria.

Entonces sí, Ariel y Uriel oyeron hablar del otro, se cruzaron, se vieron, pelearon por ella.

Ariel venció y obtuvo la aceptación, el orgullo y el amor incondicional de Victoria.

Uriel fue vencido y obtuvo el rechazo, la vergüenza y la indiferencia irrevocable de Victoria.

Ariel y Uriel nacieron el mismo día, a la misma hora, en el mismo hospital.

Ambos siguieron admitiendo la veracidad de los horóscopos, las mismas fortunas y fatalidades, quizás porque el amor y el desamor no son destinos diferentes.



Más Egosofía. I El lado oscuro del amor.


Más literatura gótica:
El relato: Dos hombres, dos historias y el mismo destino fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es una historia que Alejandro Dolina ha contado.