El muchacho de Egremond: Samuel Rogers


El muchacho de Egremond (The boy of Egremond) es un poema gótico del escritor inglés Samuel Rogers, publicado en 1819.

Posiblemente influenciado por William Wordsworth, El muchacho de Egremond se convirtió en una pieza central de la obra de Samuel Rogers, y en una inspiración para muchos escritores victorianos, especialmente para la magnífica Gertrude Atherton.

Ahora bien, ¿quién fue el muchacho de Egremond? En el siglo XII William Fitz-Duncan (Uilleam mac Donnchada), príncipe de Escocia, fue enviado por el rey David de Escocia a una batalla imposible de ganar. Cayó como un héroe en los valles de Craven.


El muchacho de Egremond.
The boy of Egremond, Samuel Rogers (1763-1855)

¿Qué resta cuando huye la Esperanza?
Ella contestó, "un llanto Infinito."
Pues en el ojo del pastor ella leyó
Quién en su yacía en su lecho.
En Embsay rugieron las campanas,
La daga despertó en Barden;
Los sonidos mezclados se hinchaban, muriendo,
Y abajo en el Wharfe tronaban los gritos;
Cerca del refugio en el bosque,
Vestido de tartán y forestal verde,
Con el sabueso amarrado y el halcón en su capucha,
El Muchacho de Egremond fue visto.
Alegre era su canto, un canto de tiempos antiguos;
Pero donde la rocas se parten en dos,
Y el río se precipita,
¡Su voz no volvió a oírse!
¡Sólo un paso! Y el golfo atravesó;
¡Pero aquel paso fue su último!
Como la niebla devora su camino,
(Una nube que se cierne día y noche),
El sabueso amarrado, oliendo
Al Amo y también su halcón.
Aquel estrecho de ruido y batalla
Recibieron el resto de su Vida.
Allí ahora tocan las campanas;
El Miserere, debidamente cantado;
Y hombres santos, encapuchados,
Vagan arriba y abajo de los bosques.
¿Qué provecho hemos sacado?
Señor despiadado,
No te has estremecido cuando la espada
Vació su furia sobre el joven corazón,
Sobre el desvalido y el inocente.
Siéntate ahora y responde por cada gemido.
El niño antes tí es sólo tuyo.
Y aquella que por allí vaga,
Es una madre en su desesperación,
A menudo lo recordará, despertando, durmiendo,
A los que lloraron junto al Wharfe;
A los que nunca serán consolados
Cuando el río se bautizó con sangre.

Samuel Rogers (1763-1855)


Más poemas de Samuel Rogers. I Poesía gótica.


Más literatura gótica:
El resumen y la traducción del poema de Samuel Rogers: El muchacho de Egremond (The boy of Egremond) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Guille dijo...

hermoso



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

El libro del tercer ojo.
Relato de M.R. James.
Relatos de E.F. Benson.

Poema de D.H. Lawrence.
Relatos de Washington Irving.
Relato de Villiers de L'Isle-Adam.