Quirim y la piedra de los traidores

Quirim y la piedra de los traidores.




Quirim es un demonio de apariciones modestas, poco teatrales, pero decididamente contundentes; al menos si tomamos como referencia los distintos grimorios y libros prohibidos de la Edad Media que repararon en su historia.

Se dice que Quirim suele adoptar la forma de una pequeña piedra, o incluso de una hoja o una mota de polvo, para posarse sobre la frente de los durmientes y conseguir que éstos manifiesten las hebras que urden sus secretos más íntimos.

Mezclando el sueño con la vigilia, Quirim se propone una tarea colosal: que el hombre acepte la unidad de su destino; que entienda que la vida y la muerte, la sucesión del tiempo, la realidad y los deseos, los hechos ocurridos y los imaginados, no son otra cosa que segmentos ilusorios del Todo donde habita y por el que es habitado.

Los rígidos censores de la Inquisición mencionaron veladamente a Quirim en más de un juicio. No obstante, como no podía ser de otro modo, en defensa de la verdad unilateral que imponían a sus devotos (o víctimas) los inquisidores omiten la pronunciación de su nombre para impedir que se lo invoque.

En esos casos, el astuto Quirim fue llamado: "la piedra de los traidores".




Más diccionario demonológico. I Diccionario de demonios femeninos.


Más diccionario demonológico:
El artículo: Quirim y la piedra de los traidores fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a: elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de H. Russell Wakefield.
Poema de Richard Wilbur.
Las pesadillas infantiles de Lovecraf.

Relato de Everil Worrell.
Análisis de «La Casa del Juez» de Bram Stoker.
Relato de Leonora Carrington.