Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


La misteriosa muerte de Amy Levy

La misteriosa muerte de Amy Levy.


Amy Levy (1861-1889) fue una poetisa inglesa que celebró y defendió el amor en todas sus formas, aún aquellas condenadas por la sociedad. No sorprende que una personalidad semejante haya encontrado una muerte prematura, y acaso misteriosa.

Amy Levy fue, entre otras cosas, una pensadora feminista y una defensora de los derechos de quienes transitan el amor por carriles alternativos. Para mayor horror de los ambientalistas de las buenas costumbres, era judía.

Nació en un distrito pobre al sur de Londres, el 10 de noviembre de 1861. Sus padres eran Lewis Levy y Isobel Levin. Si bien se crió en un seno religioso, Amy Levy nunca fue una practicante, aunque si una defensora de sus raíces. De muy joven se interesó en la literatura. A los trece años escribió un ensayo notable sobre Elizabeth Barret Browning a causa de su obra Aurora Leigh, de corte feminista; y a los catorce publicó su promer poema: Ida Grey: historia del sacrificio de la mujer (Ida Grey: A Story of Woman's Sacrifice), en el periódico Pelican. A los quince años fue enviada al Brighton High School, y luego, en 1879, al Newnham College, Cambridge; convirtiéndose en la primera estudiante judía del college.

Estimulada por sus amistades, entre ellas, Eleanor Marx, hija del filósofo Karl Marx, Amy Levy comenzó a escribir relatos, poemas y ensayos para distintos periódicos. Oscar Wilde puso el ojo en su talento y la invitó a participar de su revista literaria Women's World. Allí publicó sus dos primeros cuentos: Cohen de Trinity (Cohen of Trinity) y Sabios en su generación (Wise in Their Generation). Pronto incursionó en la novela. Su primer abordaje fue Romance de una tienda (Romance of a Shop), de 1888, donde cuatro hermanas descubren los placeres y ansiedades de valerse por sí mismas. Su segunda novela, Reuben Sachs (Reuben Sachs), también de 1888, aborda la problemática de las minorías judías en Londres.

La obra de Amy Levy está llena de magníficas curiosidades. Por ejemplo, la controversial Balada de la religión y el matrimonio (Ballad of Religion and Marriage), salpicada de radicales opiniones feministas; o Xantippe y otros versos (Xantippe and Other Verses), antología que incluye la voz de una irritada esposa de Sócrates, para nada feliz con la personalidad de su marido. Otra obra controversial es Un poeta menor y otros versos (A Minor Poet and Other Verse), que contiene monólogos incendiarios para su tiempo.

El amor llegó a la vida de Amy Levy cuando conoció a la escritora Vernon Lee -seudónimo de Violet Page- en Florencia, acaso en 1886. Ambas estaban interesadas en la poetisa Safo y su consecuente olvido por parte del academicismo ortodoxo. Pronto entablaron una relación profunda y tormentosa, que rápidamente desnudó los demonios íntimos de Amy Levy.

Por su epistolario se desprende que Amy Levy sufría terribles episodios de depresión desde su adolescencia, que aumentaron en intensidad y violencia a medida que transcurrían los años. Uno de estos episodios, cuya causa no se ha conservado, la dejó completamente sorda. El 10 de septiembre de 1889, justo después de publicar su última novela, Miss Meredith (Miss Meredith), y vencida por una depresión aplastante, Amy Levy se suicidó inhalando monóxido de carbono. Tenía apenas veintisiete años de edad.

Se dice que antes de suicidarse Amy Levy dejó algunos párrafos misteriosos sobre la banalidad del sufrimiento por amor, razonamiento que no la salvó de suicidarse justamente por ese sufrimiento que juzgaba banal. Oscar Wilde escribió un obituario memorable, aunque sin dudas fueron las feministas del siglo XX quienes se encargaron de rescatar a Amy Levy del olvido vertiginoso de los poetas capaces de trasgredir todas las normas, aún aquellas que rigen el amor y sus demonios.




El artículo: La misteriosa muerte de Amy Levy fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com