Ammón: el licántropo enamorado

Ammón, el licántropo enamorado.


Ammón no siempre fue un demonio. Antiguamente fue una divinidad originaria de los ammonitas, aquella tribu aramea derrotada por Jefté, Saúl y otros grandes caudillos de Israel.

En aquellos tiempos Ammón era representado como un ser de estatura prodigiosa con cabeza de lobo, y luego con la de un búho. En este contexto, Ammón fue uno de los primeros dioses con aspecto de licántropo.

Se dice que el temperamento de Ammón era temible, aunque como toda criatura afín a los lobos era también sociable y buscaba la compañía de sus pares.

Cuando Ammón se enfurecía solía vomitar lenguas de fuego capaces de arrasar con regiones enteras, aunque estos episodios son bastante raros en su historia.

La verdadera pasión de Ammón era descubrir los secretos del pasado y los enigmas del futuro. De hecho, se creía que Ammón era capaz de navegar a través del tiempo.

Casi todos los grimorios coinciden en llamarlo príncipe, aludiendo de este modo a su noble alcurnia. Los libros prohibidos de la Edad Media sostienen que la ocupación principal de Ammón era reconciliar a los amantes y a los amigos que por una razón u otra se han distanciado; con la condición de que el motivo de sus disputas sea inferior a las posibilidades de su amor proyectado hacia el futuro.

Tal vez por eso la mayoría de los libros malditos sostienen que Ammón fue el primer licántropo enamorado.



Más diccionario demonológico. I Más mitología poética.


Más mitología:
El artículo: Ammón, el licántropo enamorado fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los Hombres-Lobo son adorables.

Neo- Dragont dijo...

el amor esta en todas partes aun los demonios lo sienten



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de D.H. Lawrence.
Relato de Nathaniel Hawthorne.
Relatos de Washington Irving.

Microficción.
Poemas de Matthew Arnold.
Novela de Jane Austen.